Muer­te de aves se ex­tien­de en­tre San­ta Bár­ba­ra, Al­to Bio­bío y Qui­la­co

El Ser­vi­cio Agrí­co­la y Ga­na­de­ro acla­ró que la mor­tan­dad de aves co­rres­pon­de só­lo a jil­gue­ros y que aún se es­pe­ran los re­sul­ta­dos del es­tu­dio en las co­mu­nas. El pro­ble­ma ya lle­gó a San­tia­go y aún no se con­fir­ma el ori­gen de la muer­te de las ave­ci­llas. La

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA - Por Víc­tor Con­tre­ras

Pa­ra el día de ayer es­ta­ban pro­nos­ti­ca­dos los re­sul­ta­dos de la ne­crop­sia de las aves muer­tas en la co­mu­na de San­ta Bár­ba­ra. Es­te procedimiento fue rea­li­za­do por el Ser­vi­cio Agrí­co­la y Ga­na­de­ro, pe­ro no pu­do de­ter­mi­nar fi­nal­men­te qué fue lo que afec­tó a es­tos ani­ma­les.

Las mues­tras fue­ron en­via­das a San­tia­go, des­de don­de se in­for­mó que rea­li­za­rán nue­vas in­ves­ti­ga­cio­nes, en don­de se in­ten­ta­rá di­lu­ci­dar si el pro­ble­ma co­rres­pon­de a al­gún ti­po de epi­de­mia o el efec­to de al­gu­nos ele­men­tos tó­xi­cos que pu­die­ran ha­ber afec­ta­do a es­tos jil­gue­ros.

En un prin­ci­pio se ha­bló de otras es­pe­cies in­vo­lu­cra­das den­tro de es­te de­ce­so ma­si­vo de ave­ci­llas, aun­que fi­nal­men­te se con­fir­mó que es­ta tra­ge­dia co­rres­pon­día so­la­men­te a jil­gue­ros, aun­que tam­bién se pre­ci­só que la ex­ten­sión de la zo­na en la cual se en­con­tra­ron aves muer­tas es mu­cho ma­yor que la in­di­ca­da ini­cial­men­te, abar­can­do tres co­mu­nas de la pro­vin­cia.

AVES MUER­TAS EN SAN­TA BÁR­BA­RA, AL­TO BIO­BÍO Y QUI­LA­CO

El al­cal­de de San­ta Bár­ba­ra, Da­niel Sa­la­man­ca, in­di­có a La Tri­bu­na muy cons­ter­na­do que “la ver­dad es que pri­me­ro fue una sor­pre­sa lo que ocu­rrió la se­ma­na pa­sa­da, de he­cho yo pu­bli­qué en las re­des so­cia­les de es­ta si­tua­ción en el sec­tor de Los No­tros y Aguas Blan­cas, pe­ro por la in­for­ma­ción que te­ne­mos aho­ra es que es­to ocu­rrió des­de Vi­llu­cu­ra, que es­tá a 21 ki­ló­me­tros de San­ta Bár­ba­ra, y en Puen­te Cal­de­ro­nes has­ta Al­to Bio­bío, y des­de Qui­la­co has­ta Lon­co­pan­gue”.

La au­to­ri­dad co­mu­nal in­di­có que “to­dos esos sec­to­res se fue­ron en­con­tran­do es­pe­cies muer­tas, las cua­les son jil­gue­ros to­das, se­gún lo que in­for­mó el SAG”. “Es­to que­dó en ma­nos de ellos y se en­via­ron a San­tia­go pa­ra de­ter­mi­nar la cau­sa de es­ta mor­tan­dad de aves que nos tie­ne a to­dos sor­pren­di­dos por la ex­ten­sión geo­grá­fi­ca que abar­ca es­ta can­ti­dad de aves muer­tas”, de­cía el al­cal­de an­tes de que La Tri­bu­na ob­tu­vie­ra los re­sul­ta­dos del SAG que pre­li­mi­nar­men­te no pu­die­ron ob­te­ner la cau­sa de es­ta tra­ge­dia eco­ló­gi­ca.

“Es­ta­mos es­pe­ran­do el re­sul­ta­do de las mues­tras pa­ra sa­ber qué ti­po de ac­cio­nes ex­ter­nas hi­zo que mu­rie­ran es­tos pa­ja­ri­tos, si es que co­rres­pon­de a al­gu­na en­fer­me­dad o quí­mi­cos, et­cé­te­ra”, co­men­ta­ba preo­cu­pa­do Sa­la­man­ca.

CARACERÍSTICAS DEL JILGUERO

Pa­ra co­no­cer más so­bre el jilguero, sus ca­rac­te­rís­ti­cas y las con­di­cio­nes en las cua­les vi­ve, el Dia­rio de la pro­vin­cia de Bio­bío to­mó con­tac­to con Jor­ge Leichtle Pi­za­rro, aca­dé­mi­co de me­di­ci­na ve­te­ri­na­ria en Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián, quien en­fa­ti­zó que pri­me­ro se de­ben ha­cer las ne­crop­sias co­rres­pon­dien­tes an­tes de aven­tu­rar una cau­sa de muer­te de las aves.

-¿Cuá­les el há­bi­tat ideal de es­ta es­pe­cie?

El jilguero, cu­yo nom­bre cien­tí­fi­co es car­due­lis bar­ba- ta, es un pa­se­ri­for­me o ave can­to­ra na­ti­va en Chi­le y Ar­gen­ti­na. Ha­bi­ta en zo­nas de ma­to­rra­les y bos­que na­ti­vo, prin­ci­pal­men­te aso­cia­dos a zo­nas ru­ra­les.

-¿Cuá­les son las ca­rac­te­rís­ti­cas prin­ci­pa­les de es­tas aves y su im­por­tan­cia o tras­cen­den­cia en el país y/o la re­gión?

- Pre­sen­ta un mar­ca­do di­mor­fis­mo se­xual: ma­chos de co­lor ama­ri­llo ver­do­so con la ca­be­za y gar­gan­ta ne­gra, mien­tras que las hem­bras son de co­lo­res más te­nues, sin la pre­sen­cia de ne­gro. Es un ave gre­ga­ria, con gru­pos de has­ta 40 in­di­vi­duos. Co­mo otras aves gra­ní­vo­ras (que se ali­men­tan de gra­nos), pre­sen­tan un pi­co fuer­te y cor­to. Bus­can su ali­men­to (se­mi­llas) di­rec­ta­men­te del sue­lo o des­de la ve­ge­ta­ción.

Al igual que otros ani­ma­les gra­ní­vo­ros, cum­ple un rol eco­ló­gi­co co­mo dis­per­sor de se­mi­lla, ade­más de for­mar par­te de la ca­de­na tró­fi­ca.

-¿ Po­dría ela­bo­rar al­gu­na hi­pó­te­sis pre­li­mi­nar de la cau­sa de muer­te del jilguero en la pro­vin­cia?

-Lo pru­den­te se­ría pri­me­ro que to­do rea­li­zar ne­crop­sias a al­gu­nos ejem­pla­res. Pre­li­mi­nar­men­te po­dría pen­sar que se tra­te de al­gún ti­po de in­to­xi­ca­ción, pe­ro nue­va­men­te co­men­to, es ne­ce­sa­rio rea­li­zar la ne­crop­sia pri­me­ro que to­do.

- ¿ Hay an­te­ce­den­tes de ca­sos si­mi­la­res. Ya sea re­la­cio­na­do a las aves, la zo­na, la es­ta­ción del año u otras es­pe­cies?

-A ni­vel mun­dial exis­ten re­gis­tros de ca­so en que aves sil­ves­tres se han vis­to afec­ta­das de ma­ne­ra ne­ga­ti­va por la ex­po­si­ción a pro­duc­tos pes­ti­ci­das uti­li­za­dos en la agroin­dus­tria. Ca­sos de muer­tes ma­si­vas se han re­gis­tra­do en E.E.U.U y Eu­ro­pa. Por ejem­plo en Sa­jo­nia-an­halt (Ale­ma­nia) des­pués de 1990, las po­bla­cio­nes de mi­lano real (Mil­vus mil­vus) ca­ye­ron un 50% des­de unas 40 pa­re­jas ni­di­fi­can­tes ca­da 100 ki­ló­me­tros cua­dra­dos a 20.

EL SAG IN­FOR­MÓ que las pri­me­ras mues­tras ana­li­za­das en San­tia­go no arro­ja­ron una cau­sa de muer­te de las aves. Se­gui­rán in­ves­ti­gan­do.

FI­NAL­MEN­TE SE CON­FIR­MÓ que es­ta tra­ge­dia co­rres­pon­día so­la­men­te a jil­gue­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.