Jus­ti­cia ab­sol­vió a hom­bre que te­nía 36 do­sis de ma­rihua­na

Abo­ga­do de­fen­sor del hom­bre di­jo que eran pa­ra su con­su­mo y no pa­ra el mi­cro­trá­fi­co.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA -

Ab­suel­to del de­li­to de trá­fi­co de es­tu­pe­fa­cien­tes en pe­que­ñas can­ti­da­des, más co­no­ci­do co­mo mi­cro­trá­fi­co, que­dó un hom­bre de 30 años que el 22 de sep­tiem­bre del año pa­sa­do fue sor­pren­di­do en el Ter­mi­nal Ro­do­via­rio de Los Án­ge­les con 36 en­vol­to­rios de ma­rihua­na y otra bol­sa con la mis­ma dro­ga, pe­ro pren­sa­da, ade­más, de di­ne­ro en efec­ti­vo y otros ele­men­tos.

En aque­lla opor­tu­ni­dad el ha­llaz­go fue rea­li­za­do por tres fun­cio­na­rios de la Bri­ga­da An­ti­nar­có­ti­cos de la Po­li­cía de In­ves­ti­ga­cio­nes (PDI) de Los Án­ge­les, quie­nes con la ayu­da de un pe­rro adies­tra­do pa­ra ol­fa­tear es­te ti­po de sus­tan­cias, des­cu­brie­ron en­tre las per­te­nen­cias del su­je­to, que se en­con­tra­ba sen­ta­do en una bu­ta­ca a la es­pe­ra de via­jar en un bus, las do­sis an­tes des­cri­tas.

El ab­suel­to del de­li­to, iden­ti­fi­ca­do co­mo C.A.E.G, fue li­be­ra­do por los in­te­gran­tes del Tri­bu­nal Oral en Lo Pe­nal de Los Án­ge­les de re­ci­bir una pe­na que pu­do ha­ber lle­ga­do a los 3 años de pre­si­dio co­mo so­li­ci­ta­ba la fis­ca­lía lo­cal.

Du­ran­te el jui­cio, que par­tió es­te jue­ves pa­sa­das las 11:30 ho­ras y se ex­ten­dió has­ta las 13:30 ho­ras en el Juz­ga­do de Ga­ran­tía de Los Án­ge­les, de­cla­ra­ron co­mo tes­ti­gos, ci­ta­dos por la Fis­ca­lía, los tres fun­cio­na­rios de la Bri­ga­da An­ti­nar­có­ti­cos de la PDI que desa­rro­lla­ron el procedimiento po­li­cial que cul­mi­nó con la de­ten­ción del aho­ra ab­suel­to del de­li­to de mi­cro­trá­fi­co.

Ade­más, el fis­cal a car­go del ca­so ex­hi­bió fo­to­gra­fías y apor­tó an­te­ce­den­tes que apun­ta­ban a sus­ten­tar la acu­sa­ción en con­tra del acu­sa­do, prue­bas que al tér­mino de la audiencia fue­ron des­es­ti­ma­das por los jue­ces que in­te­gra­ron el tri­bu­nal, quie­nes de­ci­die­ron aco­ger los ar­gu­men­tos de la de­fen­sa que en to­do mo­men­to ale­gó que su re­pre­sen­ta­do era un con­su­mi­dor ha­bi­tual de ma­rihua­na des­de los 14 años, por en­de, no co­rres­pon­día acu­sar­lo de mi­cro­trá­fi­co só­lo por por­tar la dro­ga.

Por par­te de la de­fen­sa de­cla­ra­ron co­mo tes­ti­gos el mis­mo impu­tado que lue­go sa­lió ab­suel­to y su pa­re­ja con quien con­vi­ve en Chi­llán.

Co­no­ci­do el ve­re­dic­to de los jue­ces de in­me­dia­to un sen­ti­mien­to de sa­tis­fac­ción se apo­de­ró del pro­ce­sa­do y su de­fen­sa.

“Es­ta­ba sien­do acu­sa­do de mi­cro­trá­fi­co, sien­do que soy un sim­ple con­su­mi­dor”, de­cla­ró en for­ma es­cue­ta y son­rien­te al tér­mino de la audiencia el que fue­ra impu­tado.

Mien­tras que su abo­ga­da, la De­fen­so­ra Pe­nal Pú­bli­ca de Los Án­ge­les, Da­li­la Ga­lle­gui­llos, ex­pre­só que “la ab­so­lu­ción de mi re­pre­sen­ta­do en­ten­de­mos que es con­for­me a de­re­cho, fue lo que so­li­ci­tó des­de su opor­tu­ni­dad en su ale­ga­to de aper­tu­ra la de­fen­sa, siem­pre tu­vi­mos la con­vic­ción de que los an­te­ce­den­tes que se con­ta­ban en la car­pe­ta de in­ves­ti­ga­ción no eran su­fi­cien­tes pa­ra pro­bar el de­li­to de mi­cro­trá­fi­co y, prin­ci­pal­men­te, por­que ha si­do asen­ta­do por nues­tra Cor­te Su­pre­ma que es ne­ce­sa­rio la le­si­vi­dad del bien ju­rí­di­co pro­te­gi­do por par­te de la Ley 20.000, que en es­te ca­so es la sa­lud pú­bli­ca. Fue cla­ro el fa­llo al se­ña­lar que el in­for­me que pre­sen­ta el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co no es un in­for­me que de­cía re­la­ción con la dro­ga es­pe­cí­fi­ca­men­te in­cau­ta­da a mi re­pre­sen­ta­do, sino más que un in­for­me to­xi­co­ló­gi­co ti­po”.

El fis­cal per­se­cu­tor del ca­so tam­bién fue con­sul­ta­do pre­vio al ini­cio de la audiencia si es que se iba a re­fe­rir so­bre el asun­to una vez co­no­ci­do el dic­ta­men, sin em­bar­go, ade­lan­tó que no iba a rea­li­zar de­cla­ra­cio­nes.

AD­QUI­SI­CIÓN DE LA DRO­GA

El acu­sa­do du­ran­te su de­cla­ra­ción con­tó que la dro­ga la ad­qui­rió en la co­mu­na de Mul­chén, mien­tras dis­fru­ta­ba de unos días de des­can­so con mo­ti­vo de Fies­tas Pa­trias el 2016 en ca­sa de fa­mi­lia­res. Co­mo re­co­no­ció que era un con­su­mi­dor ha­bi­tual des­de los 14 años, por aque­llo días de­ci­dió ha­cer una com­pra a un pro­vee­dor que le ofre­ció una es­pe­cie de “com­bo”, se­gún des­cri­bió, es de­cir, por un de­ter­mi­na­do pre­cio, lle­var­se no só­lo la can­ti­dad so­li­ci­ta­da, sino, ade­más, otro po­co de do­sis del ti­po pren­sa­da.

Ade­más, co­men­tó ser pa­dre de un hi­jo y vi­vir con su pa­re­ja en Chi­llán, don­de tra­ba­ja­ba, ac­ti­vi­dad que le per­mi­tía ob­te­ner un in­gre­so men­sual su­pe­rior a los 400 mil pe­sos.

MÁS DE UN 1 AÑO tu­vo que es­pe­rar el in­cul­pa­do pa­ra que­dar libre de car­gos por el de­li­to que se le im­pu­tó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.