Ro­bó en dos vi­vien­das y se lan­zó a ca­nal de rie­go pa­ra evi­tar cap­tu­ra

Las víc­ti­mas son dos mu­je­res. Ma­dre e hija, se en­con­tra­ban tra­ba­jan­do, cuan­do los la­dro­nes en­tra­ron a ro­bar a sus ca­sas, ubi­ca­das den­tro de una mis­ma pro­pie­dad, a unos 30 me­tros de dis­tan­cia.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - Front Page -

La ma­ña­na de es­te jueves, una fun­cio­na­ria de Ca­ra­bi­ne­ros pro­ta­go­ni­zó un ac­ci­den­te de trán­si­to en el sec­tor de El Arra­yán, en la co­mu­na de Los Án­ge­les.

Se tra­tó de Car­la Ca­re, quien re­la­tó a La Tribuna el di­fí­cil mo­men­to que atra­ve­só lue­go de que fue­ra al­can­za­da por una ca­mio­ne­ta y ter­mi­na­ra vol­can­do a un cos­ta­do del ca­mino.

Co­mo to­dos los días, “sa­lí de mi ca­sa a las 8:15 de la ma­ña­na jun­to a mi hi­jo, al cual se lo pa­so a mi ma­dre cer­ca del Easy pa­ra que lo tras­la­de al jar­dín en su fur­gón es­co­lar”, re­la­tó la afec­ta­da.

Cer­ca de las 8:25 ho­ras, mien­tras se des­pla­za­ba por un ca­mino in­te­rior que co­nec­ta el sec­tor de El Arra­yán con la Ru­ta Q-180, se per­ca­tó que -en sen­ti­do con­tra­rio- se des­pla­za­ba una ca­mio­ne­ta a ex­ce­so de ve­lo­ci­dad.

“Ha­ce dos se­ma­nas en el ca­mino co­lo­ca­ron ri­pio por lo que no se pue­de an­dar fuer­te, mo­men­tos en los cua­les yo me tra­té de ori­llar no dis­mi­nu­yen­do mi ve­lo­ci­dad por­que iba a una ve­lo­ci­dad ra­zo­na­ble ya que iba jun­to a mi hi­jo, el cual iba en su si­lla, co­mo co­rres­pon­de”, sos­tu­vo la mu­jer.

Fue en esos mo­men­tos, agre­gó, cuan­do el con­duc­tor de la ca­mio­ne­ta ha­bría per­di­do el con­trol del vehícu­lo e im­pac­tó –con la par­te de­lan­te­ra- el pa­ra­cho­que tra­se­ro del au­to­mó­vil que con­du­cía la afec­ta­da.

A con­se­cuen­cia de aque­llo, la mu­jer per­dió el con­trol del mó­vil y se vol­có a un cos­ta­do de la ru­ta.

“To­dos los días sal­go a la mis­ma ho­ra, tran­qui­la a mi tra­ba­jo, con la fi­na­li­dad de rea­li­zar el ser­vi­cio que ha­go to­dos los días en el cen­tro pa­ra pre­ve­nir los de­li­tos y no pu­de”, ex­pre­só Ca­re.

Asi­mis­mo, agra­de­ció que tan­to su hi­jo co­mo ella re­sul­ta­ran só­lo con le­sio­nes le­ves ya que las consecuencias –a su jui­cio- po­drían ha­ber si­do ma­yo­res.

Ca­res vi­ve ha­ce seis años en el sec­tor por lo que co­no­ce el tra­yec­to, el cual lo rea­li­za a dia­rio.

“La per­so­na que me cho­có es una per­so­na que vie­ne es­po­rá­di­ca­men­te, creo, a ad­mi­nis­trar un fun­do, el cual lo úni­co que ma­ni­fes­ta­ba (…) era que iba muy atra­sa­do a una reunión (…)”, ex­pre­só la fun­cio­na­ria de Ca­ra­bi­ne­ros.

Sos­tu­vo que, en esos mo­men­tos, es­ta­ba preo­cu­pa­da de su hi­jo y de to­do lo que pa­só por­que, “en reali­dad, na­die es­pe­ra sa­lir y que le pa­se al­go en la mi­tad del ca­mino”.

Con­fe­só que han si­do mo­men­tos com­pli­ca­dos ya que nun­ca ima­gi­nó que ten­dría un ac­ci­den­te así. La si­tua­ción la asus­tó ya que, al vol­car el vehícu­lo, no po­día ver có­mo se en­con­tra­ba su hi­jo.

Sos­tu­vo que aque­lla ru­ta es fre­cuen­ta­da por ve­ci­nos del sec­tor; sin em­bar­go, al mo­men­to de ocu­rri­do el ac­ci­den­te no pa­sa­ban otros vehícu­los.

Re­cor­dó ha­ber es­ta­do cer­ca de ocho mi­nu­tos al in­te­rior del au­to­mó­vil vol­ca­do jun­to a su hi­jo has­ta que ve­ci­nos co­men­za­ron a lle­gar y co­men­za­ron a ayu­dar­los, pri­me­ro sa­can­do a su hi­jo y lue­go a ella. Fue en esos mo­men­tos cuan­do re­cién pu­do to­mar con­tac­to con Ca­ra­bi­ne­ros y avi­sar lo que ha­bía su­ce­di­do.

Tan­to ella co­mo su pe­que­ño hi­jo per­ma­ne­cen en re­po­so has­ta re­cu­pe­rar­se de lo ocu­rri­do.

tras arrancar las re­jas de pro­tec­ción de las ven­ta­nas, hu­ye­ron con di­fe­ren­tes ar­tícu­los, en­tre ellos, una mo­to­bom­ba, un te­le­vi­sor, compu­tador y he­rra­mien­tas eléctricas en­tre otras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.