Aho­ra vo­ta

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - Opinión - Juan Cris­tó­bal Ro­me­ro

A días de las pró­xi­mas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, hay un te­ma que an­te­ce­de a cual­quier pro­pues­ta po­lí­ti­ca y de­ba­te: la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na en las ur­nas elec­to­ra­les. Si bien en los úl­ti­mos años he­mos vis­to que hom­bres y mu­je­res con­cu­rren en ma­sa a las ca­lles a pro­tes­tar con­tra las AFP, a pe­dir edu­ca­ción gra­tui­ta y de ca­li­dad o a reivin­di­car el de­re­cho a las di­fe­ren­cias se­xua­les, es­te en­tu­sias­mo, con­vo­ca­to­ria y mo­vi­li­za­ción no se tras­pa­sa a la ho­ra de ele­gir a sus re­pre­sen­tan­tes. Des­de que el vo­to se hi­zo vo­lun­ta­rio, en 2012, la con­cu­rren­cia a los centros de vo­ta­ción ha ido en cons­tan­te de­cai­mien­to. De he­cho, en las úl­ti­mas elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les ape­nas par­ti­ci­pa­ron cer­ca de 5 mi­llo­nes de chi­le­nos.

Pe­ro lo que más im­pac­ta de la ba­ja par­ti­ci­pa­ción en las elec­cio­nes es que en re­gio­nes las co­mu­nas ur­ba­nas con gran­des con­cen­tra­cio­nes de po­bla­ción, coin­ci­dien­do con las ca­pi­ta­les re­gio­na­les, son las que tie­nen los más ba­jos ín­di­ces de vo­ta­ción. En la re­gión del Bio­bío, mien­tras en Con­cep­ción la par­ti­ci­pa­ción no su­pera el 30%, en Cob­que­cu­ra o San Ro­sen­do es­ta ci­fra se ele­va so­bre el 65%. Es­ta si­tua­ción in­ci­de y preo­cu­pa por­que las de­man­das so­cia­les co­mo son sa­lud, edu­ca­ción, vi­vien­da, tra­ba­jo, en­tre otros, es­tán sien­do de­ci­di­das por otros, sin te­ner una re­pre­sen­ta­ti­vi­dad se­gún la reali­dad te­rri­to­rial. Y es­ta fal­ta de in­vo­lu­cra­mien­to afec­ta, sin du­da, la ca­li­dad de nues­tra de­mo­cra­cia.

Pa­ra las fun­da­cio­nes Ho­gar de Cris­to es­te es un te­ma que nos preo­cu­pa y ocu­pa. Par­te del tra­ba­jo de la ins­ti­tu­ción es pro­mo­ver la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na de nues­tros aco­gi­dos, por ello pa­ra ca­da pro­ce­so elec­cio­na­rio se les in­cen­ti­va a cumplir con su de­ber cí­vi­co y a to­mar con­cien­cia que su vo­to es un de­re­cho y una opor­tu­ni­dad de le­van­tar la voz. Fue el ca­so del pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te del 2016, pa­ra el cual se rea­li­za­ron en­cuen­tros lo­ca­les con to­dos los hom­bres y mu­je­res que las fun­da­cio­nes Ho­gar de Cris­to acom­pa­ñan en los di­fe­ren­tes pro­gra­mas del país.

Sin du­da, es­te año he­mos se­gui­do la sen­da de fo­men­tar la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na en­tre nues­tros aco­gi­dos y a la co­mu­ni­dad en ge­ne­ral. Jun­to con el PNUD es­ta­mos ca­pa­ci­tan­do a pro­fe­sio­na­les de los pro­gra­mas de Ho­gar de Cris­to, pa­ra que cuen­ten con las he­rra­mien­tas ade­cua­das pa­ra fo­men­tar el de­re­cho a vo­to.

Se­gún el PNUD ca­da vez son más las per­so­nas que no se iden­ti­fi­can con los par­ti­dos po­lí­ti­cos, es­tos han per­di­do te­rreno an­te unas au­to­ri­da­des que cons­tan­te­men­te de­mues­tran es­tar ale­ja­dos de los in­tere­ses y reales preo­cu­pa­cio­nes de la ciu­da­da­nía. Si en el 2008 un 58% de los chi­le­nos no se veía re­pre­sen­ta­do por un par­ti­do, el 2016 es­ta ci­fra au­men­tó a un 83%.

Hoy el desafío es bi­la­te­ral. Por un la­do, pa­ra los can­di­da­tos, pa­ra que lo­gren que la ciu­da­da­nía de to­dos los rin­co­nes del país se en­tu­sias­me y vo­te; y por otro, pa­ra el elec­to­ra­do, en es­pe­cial el de aque­llas co­mu­nas con me­nos par­ti­ci­pa­ción, que con su vo­to pue­de cas­ti­gar o pre­miar a quie­nes han cum­pli­do sus pro­me­sas. Si sa­lis­te a pro­tes­tar, mar­chas­te, te ma­ni­fies­tas a dia­rio en re­des so­cia­les, aho­ra en­ca­mí­na­te a tu cen­tro de vo­ta­ción y ma­ni­fiés­ta­te a tra­vés del su­fra­gio. Nos de­jes tus de­man­das so­cia­les, tu voz, en las ma­nos de otras per­so­nas. No per­mi­tas que otros vo­ten por ti, aho­ra vo­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.