A cui­dar las for­mas

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - Editorial - Periodista Dia­rio La Tribuna Juan Pa­blo Vergara

De­nun­cias por po­si­bles ac­tos de cohe­cho re­ca­ye­ron es­tos úl­ti­mos días so­bre can­di­da­tos a dipu­tados por el dis­tri­to 21. Y si bien, no exis­ten an­te­ce­den­tes de de­nun­cias con­cre­tas que ha­yan si­do in­gre­sa­das al Ser­vi­cio Elec­to­ral pa­ra que in­ves­ti­gue es­tas pre­sun­tas ma­las prác­ti­cas san­cio­na­das por ley, el só­lo he­cho que cir­cu­len es­te ti­po de acu­sa­cio­nes po­nen en el ta­pe­te una si­tua­ción que pen­sá­ba­mos des­te­rra­da de la po­lí­ti­ca chi­le­na. La pre­sen­te edi­to­rial no tie­ne co­mo ob­je­ti­vo apun­tar a na­die con el de­do, sim­ple­men­te re­no­var el lla­ma­do a nues­tros can­di­da­tos a que cui­den sus for­mas de ha­cer cam­pa­ña. La ley lo que san­cio­na es cual­quier com­por­ta­mien­to que pue­da in­ter­pre­tar­se co­mo la com­pra del vo­to y es­to pue­de ir des­de la en­tre­ga de una cier­ta can­ti­dad de di­ne­ro a la rea­li­za­ción de un ob­se­quio. Nun­ca es­tá de más re­pe­tir que las per­so­nas de­ben vo­tar de acuer­do a sus pre­fe­ren­cias po­lí­ti­cas y a la pro­pia eva­lua­ción que ha­gan de un de­ter­mi­na­do candidato o can­di­da­ta, en ba­se a las ap­ti­tu­des y ca­pa­ci­da­des que pue­dan ob­ser­var en ellos. De ahí un lla­ma­do a to­dos los as­pi­ran­tes a al­gún car­go de elec­ción po­pu­lar es­te pró­xi­mo 19 de no­viem­bre, de no con­tri­buir a ge­ne­rar sos­pe­chas en la gen­te con su ac­tuar. “La mu­jer del Cé­sar no só­lo de­be ser ho­nes­ta sino ade­más pa­re­cer­lo”, se­ña­la la fra­se que di­ri­gió el em­pe­ra­dor a su mu­jer Pom­pe­ya. Bueno, en po­lí­ti­ca es lo mis­mo, aun­que hoy en día la gen­te des­con­fía in­clu­so has­ta en quien lo pa­re­ce. Y a los elec­to­res el lla­ma­do es a fis­ca­li­zar, por muy sim­pa­ti­zan­tes que sea, pa­ra que la ley se cum­pla y de esa ma­ne­ra pre­ve­nir even­tua­les su­fra­gios “vi­cia­dos” que lo úni­co que pue­den lle­gar a ge­ne­rar es a tor­cer la real vo­lun­tad po­pu­lar. Hoy en día las tec­no­lo­gías así lo per­mi­ten y en cual­quier lu­gar pue­de eri­gir­se un te­lé­fono mó­vil co­mo el me­jor tes­ti­go pa­ra acu­sar a quie­nes osen pa­sar por so­bre la ley y con­se­guir apo­yos de ma­ne­ra frau­du­len­ta. Asi­mis­mo, las re­des so­cia­les se­rán el vehícu­lo a tra­vés del cual via­ja­rán es­tas de­nun­cias, aun­que tam­bién va la ad­ver­ten­cia a la gen­te, pa­ra que se­pan dis­tin­guir cuan­do una acu­sa­ción es ver­da­de­ra o cuan­do es fal­sa, pues­to que tam­bién exis­ta la po­si­bi­li­dad de que una ac­ción sea in­ter­pre­ta­da de una for­ma cuan­do no lo es. Ciu­da­da­nos, a in­for­mar­se y edu­car­se so­bre la ma­te­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.