El im­pac­to en la so­cie­dad tras la tra­ge­dia de Ibe­ria

Ac­to­res ex­pli­ca­ron có­mo el des­cen­so pue­de afec­tar a la iden­ti­dad de­por­ti­va de Los Án­ge­les.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA - Por Víc­tor Con­tre­ras

El des­ta­ca­dí­si­mo es­cri­tor la­ti­noa­me­ri­cano, Eduar­do Ga­leano, re­dac­tó en 1995 en su li­bro ‘Fút­bol a Sol y Som­bra’ el si­guien­te pen­sa­mien­to: “¿En qué se pa­re­ce el fút­bol a Dios? En la de­vo­ción que le tie­nen mu­chos cre­yen­tes y en la des­con­fian­za que le tie­nen mu­chos in­te­lec­tua­les”.

Con es­to po­de­mos de in­me­dia­to ex­cluir de es­te de­ba­te a quie­nes en es­te ti­po de cir­cuns­tan­cias ape­lan al fút­bol co­mo una ac­ti­vi­dad in­tras­cen­den­te y que de­sa­ta pa­sio­nes ab­sur­das.

La verdad es que mu­chos re­co­no­ci­dos au­to­res de la li­te­ra­tu­ra de nues­tro con­ti­nen­te in­di­can que el fút­bol es un atri­bu­to fun­da­men­tal den­tro de la cul­tu­ra su­da­me­ri­ca­na, en don­de el es­ti­lo de jue­go pue­de de­ter­mi­nar tam­bién las ca­rac­te­rís­ti­cas de una so­cie­dad es­pe­cí­fi­ca y sus di­fe­ren­tes épo­cas.

Asi­mis­mo, el fút­bol fun­cio­na tam­bién ba­jo una di­ná­mi­ca de lo im­pen­sa­do, así co­mo de lo tra­ba­ja­do y el estado men­tal de quie­nes in­ter­pre­tan en un cam­po de jue­go el desa­rro­llo de un par­ti­do con sus ven­ta­jas y di­fi­cul­ta­des.

Es por es­to que lo pa­ra­dó­ji­co tam­po­co lo po­de­mos de­jar de la­do. El día an­te­rior a la de­ba­cle azul­gra­na, el equi­po de San­tia­go Wan­de­rers vino a es­ta mis­ma re­gión a lle­var­se la Co­pa Chi­le, en una inol­vi­da­ble fi­nal fren­te a la U.

Es im­po­si­ble no pen­sar en que el par­ti­do del do­min­go fren­te a San Mar­cos de Ari­ca no de­bió ha­ber­se ju­ga­do, por­que era el mis­mo Ibe­ria quien me­re­cía es­tar en esa fi­nal de co­pa. Re­cor­de­mos que fue fren­te a los por­te­ños que se per­dió por pe­na­les, en dos partidos don­de Ibe­ria ju­gó mu­cho me­jor que los ‘ca­tu­rros’, en una se­rie don­de in­clu­so des­ta­có un em­pa­te en los des­cuen­tos en el par­ti­do de ida, en el mar­co de un co­te­jo ab­so­lu­ta­men­te do­mi­na­do por los an­ge­li­nos.

Pero aque­lla fies­ta es­ta­ba re­ser­va­da pa­ra el pue­blo de Val­pa­raí­so, que has­ta es­te mo­men­to si­gue ce­le­bran­do el triun­fo de su equi­po. Wan­de­ri­nos de to­do Chi­le y el mun­do mos­tra­ron en las re­des so­cia­les su ale­gría, co­nec­tan­do las vo­ces de una zo­na con una iden­ti­dad de­fi­ni­da, en la cual in­flu­ye sin du­das, las ha­za­ñas del club más an­ti­guo de Chi­le.

ROL DE LAS AU­TO­RI­DA­DES Y DE LOS HIN­CHAS FIE­LES

El po­lí­ti­co de la pro­vin­cia y ex se­na­dor de la República, Ma­rio Ríos, di­jo a La Tri­bu­na que “no creo que es­te fra­ca­so afec­te pro­fun­da­men­te a la so­cie­dad, pero hay que to­mar res­pon­sa­bi­li­da­des al res­pec­to. Creo que los an­ge­li­nos so­mos un po­co apá­ti­cos y se ne­ce­si­ta de un li­de­raz­go de las au­to­ri­da­des pa­ra im­pul­sar una cam­pa­ña de­por­ti­va que mo­ti­ve a la gen­te y el equi­po a vol­ver rá­pi­da­men­te a la Pri­me­ra B”.

“En es­te ca­so de­be ser el al­cal­de quien to­me la ba­tu­ta y con­vo­que a los hin­chas más acé­rri­mos a una cam­pa­ña de con­fian­za. Nunca ol­vi­da­ré cuan­do Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca ba­jó a Se­gun­da Di­vi­sión y crea­ron una gran ini­cia­ti­va lla­ma­da “Vol­ve­re­mos”, en don­de in­clu­so lle­ga­ron a dar­le más vi­da a aque­lla ve­ni­da a me­nos Se­gun­da Di­vi­sión, lo­gran­do in­me­dia­ta­men­te el as­cen­so an­he­la­do”, ejem­pli­fi­có.

BA­JA DE IN­TE­RÉS EN EL EQUI­PO CO­MO LO QUE PA­SÓ CON LA RO­JA

Dia­rio La Tri­bu­na qui­so co­no­cer la im­pre­sión a ni­vel na­cio­nal de la tra­ge­dia ibé­ri­ca, por lo que se con­tac­tó con el di­rec­tor del dia­rio de­por­ti­vo on­li­ne ‘ Ti­tu­lar.cl’, Jor­ge Ro­drí­guez, quien ex­pli­có que “la ciu­dad sin du­da se va a ver re­sen­ti­da, co­mo su­ce­dió con la Se­lec­ción chi­le­na que­dan­do fue­ra del mun­dial. Cla­ra­men­te ha­brá una ba­ja de in­te­rés des­de to­dos los ám­bi­tos an­te el equi­po”.

“Ibe­ria hi­zo una bue­na Co­pa Chi­le, la U de Con­ce no tu­vo op­cio­nes fren­te a ellos y Co­lo Co­lo ni ha­blar, mien­tras que Wan­de­rers in­clu­so mos­tra­ron al­go de mie­do, por lo que ha­bía una gran mo­ti­va­ción ahí, pero el fút­bol a ve­ces es ca­pri­cho­so. Aho­ra lo im­por­tan­te es vol­ver a su­bir en un cor­to pla­zo por­que la ciu­dad pier­de re­pre­sen­ta­ti­vi­dad de­por­ti­va a ni­vel na­cio­nal, que es lo que quie­ren lo­grar en de­fi­ni­ti­va to­dos los clu­bes de fút­bol de pro­vin­cia”, re­ma­tó el pe­rio­dis­ta de­por­ti­vo y re­pre­sen­tan­te le­gal de ‘ Ti­tu­lar’.

EL DO­LOR DE HIN­CHAS, VI­SIÓN DE SO­CIÓ­LO­GO, OPI­NIÓN DE CAN­DI­DA­TO Y SU­FRI­MIEN­TO DE UN LÍ­DER

Los hin­chas han mos­tra­do su desa­zón en las re­des so­cia­les de La Tri­bu­na, don­de han des­cri­to su tris­te­za, ra­bia o in­cre­du­li­dad an­te es­te mo­men­to. El co­men­ta­rio más co­mún es la de­cep­ción tras la cam­pa­ña del equi­po azul­gra­na.

El más­ter en cien­cias so­cia­les de la Uni­ver­si­dad de Fri­bur­go en Ale­ma- nia, el ita­liano e hincha del Bo­log­na, En­ri­co Ba­ri­lli, con­ver­só con Dia­rio La Tri­bu­na y di­jo que “he es­tu­dia­do en Ar­gen­ti­na y vi­si­ta­do Chi­le y Bra­sil, y pu­de ver lo que sig­ni­fi­ca el fút­bol en esos paí­ses, a ve­ces si­mi­lar a al­gu­nas re­gio­nes de Ita­lia, Tur­quía o Gre­cia; por lo que en­tien­do que los fans más fuer­tes de­ben es­tar vi­vien­do una pe­na muy gi­gan­tes­ca en Los Án­ge­les”.

“A ve­ces las ale­grías del fút­bol se con­vier­ten en las es­pe­ran­zas de un pue­blo, y en Chi­le que es uno de los paí­ses más de­sigua­les del mun­do, el sec­tor po­pu­lar vi­ve el fút­bol co­mo una re­van­cha de la vi­da, por lo que ha­brá mu­cha gen­te con una sen­sa­ción de in­sa­tis­fac­ción que va a ir más allá de un sim­ple par­ti­do de fút­bol. Aflo­ra­rán tam­bién aque­llas de­rro­tas pro­du­ci­das por la in­jus­ti­cia so­cial”, ex­pli­có el ita­liano des­de el pun­to de vis­ta so­cio­ló­gi­co.

En tan­to, el can­di­da­to a la pre­si­den­cia y ex man­da­ta­rio, Se­bas­tián Pi­ñe­ra, en una entrevista a Ra­dio San Cris­tó­bal, qui­so ha­blar sobre el pre­sen­te de Ibe­ria y re­me­mo­ró una de las ac­cio­nes del en­cuen­tro que que­da­rán pa­ra siem­pre en el re­cuer­do de los hin­chas, en es­pe­cial de un ju­ga­dor en par­ti­cu­lar.

“Yo vi el par­ti­do com­ple­to de Ibe­ria y ten­go que de­cir en­fá­ti­ca­men­te que el gol anu­la­do a Die­go Ruiz fue ab­so­lu­ta­men­te le­gí­ti­mo. No po­día creer que por aquel error del ár­bi­tro, se desata­rá la tris­te­za de tan­tos hin­chas del fút­bol”, co­men­tó Pi­ñe­ra sobre el gol anu­la­do al ‘ Tan­que’ que su­po­nía la ven­ta­ja pa­ra Ibe­ria sobre los ari­que­ños.

La Tri­bu­na intentó ha­blar du­ran- te es­te lu­nes con el ju­ga­dor se­ña­la­do, pero él es­tá aún des­tro­za­do por lo su­ce­di­do, no se en­con­tró en con­di­cio­nes de ha­blar nue­va­men­te. Des­pués del do­min­go el Dia­rio de la pro­vin­cia con­ver­só con Ruiz, y al con­sul­tar­le por la can­ti­dad de años que se rom­pen en la pri­me­ra B, el ju­ga­dor res­pon­dió con evi­den­te tris­te­za y ex­plo­tan­do en lá­gri­mas que “no me lo recuerdes que yo sé to­do el do­lor que de­be es­tar sin­tien­do es­ta gen­te”.

PRO­YEC­TO DEL ES­TA­DIO: SE ES­PE­RA LLA­MA­DO A LI­CI­TA­CIÓN PA­RA 2018

Pa­ra co­no­cer si es­ta de­ba­cle del con­jun­to ibe­riano pu­die­ra afec­tar al pro­yec­to del nue­vo es­ta­dio de Los Án­ge­les, La Tri­bu­na con­ver­só con el con­ce­jal an­ge­lino Aní­bal Ri­vas, quien es miem­bro im­por­tan­te de es­ta ini­cia­ti­va.

Ri­vas ex­pli­có que “es­ta­mos en los trá­mi­tes ad­mi­nis­tra­ti­vos fi­na­les pa­ra la cons­truc­ción y oja­lá que lo que pa­só con Ibe­ria no ten­ga re­per­cu­sión ne­ga­ti­va en es­te pro­yec­to. Nos man­ten­dre­mos op­ti­mis­tas y ha­re­mos to­dos los es­fuer­zos pa­ra cum­plir con to­dos los trá­mi­tes que exi­gen los dis­tin­tos mi­nis­te­rios, pa­ra que ya a me­dia­dos del pró­xi­mo año es­te­mos lla­man­do a la li­ci­ta­ción”.

En con­si­de­ra­ción de las elecciones pre­si­den­cia­les, el con­ce­jal se­ña­ló que “es­te fue un com­pro­mi­so de Estado y la Pre­si­den­ta anun­ció un es­ta­dio pa­ra Los Án­ge­les y es­pe­ro que sea quien sea el Pre­si­den­te o Pre­si­den­ta de la República, tam­bién ten­ga la dis­po­si­ción pa­ra se­guir res­pal­dan­do el pro­yec­to”.

“Es­te pro­yec­to es­tá jus­ti­fi­ca­do ade­más pa­ra que la ciu­dad ten­ga la po­si­bi­li­dad de al­ber­gar gran­des even­tos de ti­po ar­tís­ti­co y cul­tu­ral, por lo que se­ría un re­cin­to muy im­por­tan­te pa­ra toda la pro­vin­cia de­bi­do a lo que sig­ni­fi­ca con­tar con un es­ta­dio acon­di­cio­na­do pa­ra 10 mil per­so­nas”, re­cal­có la au­to­ri­dad co­mu­nal.

Igual­men­te, es­tá de­mos­tra­do que los hin­chas más fie­les se­gui­rán alen­tan­do al club de sus amo­res. Co­mo tam­bién de­cía el uru­gua­yo Eduar­do Ga­leano en su li­bro ‘Su Ma­jes­tad el Fút­bol’ de 1968 “en su vi­da, un hom­bre pue­de cam­biar de mu­jer, de par­ti­do po­lí­ti­co o de re­li­gión, pero no pue­de cam­biar de equi­po de fút­bol”.

“En su vi­da, un hom­bre pue­de cam­biar de mu­jer, de par­ti­do po­lí­ti­co o de re­li­gión, pero no pue­de cam­biar de equi­po de fút­bol” EDUAR­DO GA­LEANO, ES­CRI­TOR URU­GUA­YO.

SOBRE LA DE­RRO­TA de Ibe­ria, un po­lí­ti­co di­jo que se ne­ce­si­ta li­de­raz­go pa­ra re­mon­tar la si­tua­ción, un pe­rio­dis­ta com­pa­ró la si­tua­ción con la Se­lec­ción chi­le­na, un so­ció­lo­go di­jo que la gen­te aho­ra mos­tra­rá in­sa­tis­fac­cio­nes pro­duc­to de la de­sigual­dad so­cial, un can­di­da­to pre­si­den­cial di­jo que el gol anu­la­do a Ruiz fue le­gí­ti­mo y un con­ce­jal di­jo que la cons­truc­ción del es­ta­dio va igual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.