“Del Huer­to a su Me­sa”: da­to gour­met pa­ra los que aman las ver­du­ras

La in­no­va­ción es que es­ta em­pren­de­do­ra creó un de­li­very sano en Los Án­ge­les.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA -

Sin du­da la tec­no­lo­gía hoy es el me­jor alia­do del hom­bre y de ello to­dos ac­tual­men­te sa­be­mos sa­car pro­ve­cho. Só­lo bas­ta un po­co de in­ge­nio pa­ra rea­li­zar al­gún pro­yec­to del que se dis­pon­gan mu­chas ga­nas.

Hoy son mu­chas las op­cio­nes de mer­ca­do, al­gu­nos pien­san en co­mi­das, otros en pro­duc­tos de ves­tir y así con­ti­núa una se­rie de in­nu­me­ra­ble ideas, don­de mu­chas per­so­nas bus­can una es­pe­ran­za pa­ra sur­gir en me­dio de la di­fí­cil épo­ca la­bo­ral, por la que es­ta­mos cru­zan­do a ni­vel na­cio­nal.

Al­gu­nos pre­fie­ren pá­gi­nas web don­de pre­sen­tar una ga­ma de pro­duc­tos, otros que op­tan por co­sas más sim­ples pre­fie­ren uti­li­zar re­des so­cia­les que sean más accesibles y eco­nó­mi­cas.

De ello una mu­jer ra­di­ca­da en Los Án­ge­les, sa­be su­fi­cien­te, pues­to que con mu­cho in­ge­nio y con ga­nas de cre­cer en el mer­ca­do co­men­zó una pro­pues­ta di­fe­ren­te.

Ale­jan­dra Ra­mí­rez Eas­ton, es ma­dre de cua­tro ni­ños y en un afán de man­te­ner tiem­po con sus hi­jos y un in­gre­so la­bo­ral, ideó un pro- yec­to que de­jó mu­cho ca­ri­ño y los me­jo­res re­cuer­dos.

Al re­fe­rir­se a su his­to­ria co­mien­za con­tan­do que sus orí­ge­nes se re­mon­tan a Cons­ti­tu­ción, allí cre­ció y ha­ce do­ce años lle­gó a Los Án­ge­les con mu­cha es­pe­ran- za de for­mar una nue­va vi­da.

La­men­ta­ble­men­te, las co­sas no se die­ron co­mo que­ría y fren­te a des­afor­tu­na­do he­cho de se­pa­ra­ción, que­dó a la de­ri­va con cua­tro hi­jos pe­que­ños, en­tre ellos un re­cién na­ci­do.

“Sin te­ner con quien con­tar, co­men­cé a pen­sar ideas pa­ra po­der tra­ba­jar des­de mi ca­sa, pa­ra con­ti­nuar sien­do, ma­má y a la vez in­de­pen­dien­te”, se­ña­ló Ale­jan­dra.

Por ello, en un afán po­si­ti­vo de bus­car pro­yec­tos, fue que es­ta mu­jer co­men­zó a idear as­pi­ra­cio­nes que sol­ven­ta­ran sus gas­tos fa­mi­lia­res, con­si­de­ran­do que en ese en­ton­ces con­ta­ba en su vi­da con cua­tro pe­que­ños por quie­nes ve­lar día y no­che.

Se­ña­la que “des­pués que mi hi­jo me­nor en­tró a pri­me­ro bá­si­co me da­ba tiem­po pa­ra po­der desa­rro­llar al­gu­na ac­ti­vi­dad y es por eso que na­ció la idea del re­par­to a do­mi­ci­lio”.

Ex­pli­ca que sur­gie­ron mu­chas ideas, pe­ro en­tre ellas ha­bía una que el co­mer­cio aun no idea­ba, es­ta era la ven­ta de ver­du­ra y fru­ta fres­ca, por in­ter­net.

Fue por ello que me­dian­te su amor, cui­da­do y de­di­ca­ción al ám­bi­to de co­ci­na, lle­gó a su men­te la idea de ge­ne­rar ayu­da de mer­ca­do pa­ra aque­llas per­so­nas que no po­dían ace­rar­se al co­mer­cio mi­no­ris­ta o a los gran­des mer­ca­dos de ver­du­ras.

Se­gún ex­pli­ca Ale­jan­dra, su in­ten­ción, siem­pre se ba­só en en­tre­gar en to­do mo­men­to, pro­duc­tos fres­cos con bue­na pre­sen­ta­ción y que fue­ran cien por cien­to sa­nos.

“Co­men­cé es­te ne­go­cio pen­san­do en las per­so­nas que tan­to co­mo yo aman la co­ci­na y les en­can­ta te­ner pro­duc­tos de bue­na ca­li­dad pa­ra co­ci­nar a sus se­res que­ri­dos”, ex­pli­ca.

PRO­YEC­TO IDEAL: FRU­TAS Y VER­DU­RAS DEL HUER­TO A SU ME­SA

Cuan­do An­drea ha­bla de su pro­yec­to, ex­pre­sa que su fa­mi­lia fue un pi­lar fun­da­men­tal, y por es­to co­men­zó a ima­gi­nar di­fe­ren­tes ma­ne­ras de en­tre­gar un ser­vi­cio com­ple­to que ade­más ex­pre­sa­ra ca­ri­ño y de­di­ca­ción.

Fue en­ton­ces que por su cer­ca­nía al cam­po y por su amor a la co­ci­na, na­ció el em­pren­di­mien­to ti­tu­la­do “Del Huer­to a su Me­sa”, pro­yec­to que con­sis­tió en en­tre­gar fru­tas y ver­du­ras de pri­me­ra ca­li­dad a clien­tes di­rec­ta­men­te en su do­mi­ci­lio.

“Del Huer­to a su Me­sa, es un em­pren­di­mien­to fa­mi­liar en el que me apo­ya­ba con un tra­ba­ja­dor y has­ta mi hi­jo más pe­que­ño me ayu­da­ba”, re­la­ta la mu­jer quien em­pren­dió es­ta ini­cia­ti­va, por me­dio de re­des so­cia­les, don­de en­tre­ga­ba a pe­di­do ca­jo­nes con ver­du­ras or­gá­ni­cas.

Ale­jan­dra se­ña­la que es­ta ini­cia­ti­va fue una de las más gra­ti­fi­can­tes de su vi­da, pues­to que en ella pu­so mu­cho ca­ri­ño y fue muy aco­gi­da ya que no exis­tía un mer­ca­do si­mi­lar en Los Án­ge­les, he­cho que la lle­vo a desa­rro­llar por tres años es­ta ini­cia­ti­va.

UNA CAÍ­DA: EL DESAFÍO DE LA COM­PE­TEN­CIA

Ale­jan­dra ex­pli­ca que por tres años es­ta ini­cia­ti­va, la man­tu­vo con mu­cha dis­tri­bu­ción de pro­duc­tos y fue el fuer­te de su vi­da, don­de te­nía bas­tan­tes pe­di­dos que lle­var dia­ria­men­te a ho­ga­res angelinos.

Fue en­ton­ces que en el año 2016, el co­mer­cio de otros pro­duc­to­res co­men­zó a ame­na­zar su in­gre­so y fren­te a ello tu­vo que guar­dar su que­ri­do pro­yec­to de la­do, pa­ra co­men­zar con otras ins­tan­cias la­bo­ra­les.

“Por el mo­men­to mi pro­yec­to es­tá des­can­san­do pe­ro con ga­nas y desa­rro­llan­do nue­vas ideas pa­ra que pron­to pue­da ofre­cer el ser­vi­cio nue­va­men­te”, ex­pre­sa la mu­jer, quien a pe­sar de en­con­trar­se con otras ac­ti­vi­da­des, es­pe­ra co­men­zar nue­va­men­te la en­tre­ga de pro­duc­tos de pri­me­ra ca­li­dad.

Agre­ga que an­te la ne­ce­si­dad, hoy se de­di­ca a la ad­mi­nis­tra­ción y es eje­cu­ti­va de ven­tas en una tien­da de uni­for­mes clí­ni­cos, pe­ro siem­pre man­tie­ne pre­sen­te el de­seo de con­ti­nuar con su em­pre­sa, la mis­ma que es­pe­ra por nue­vos clien­tes, que con­fíen en ella pa­ra lle­var lo me­jor has­ta su me­sa.

Mien­tras cuen­ta su re­la­to, Ale­jan­dra ex­pli­ca que es­pe­ra en­tre­gar co­mo ha­ce un par de me­ses sus en­car­gos, los que eran des­pa­cha­dos de la me­jor ma­ne­ra, en lim­pias ca­jas de ma­de­ra, lo cual apor­ta­ba al cui­da­do del me­dio am­bien­te.

Es así co­mo es­ta mu­jer em­pren­de­do­ra a pe­sar del cre­cien­te mer­ca­do, es­pe­ra an­sio­sa que sus clien­tes lle­guen has­ta sus re­des so­cia­les, don­de co­mo siem­pre en­tre­ga­rá la me­jor ca­li­dad y ser­vi­cio los cua­les eran sus se­llos prin­ci­pa­les.

ES­TA EM­PREN­DE­DO­RA es­pe­ra re­to­mar la dis­tri­bu­ción de pro­duc­tos a clien­tes angelinos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.