Con­ti­núa ma­si­va to­ma de te­rre­nos en la co­mu­na de Ca­bre­ro

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA -

Se­gún re­la­tos de re­si­den­tes de par­ce­las ale­da­ñas, ellos tam­bién se es­tán vien­do afec­ta­dos, puesto que per­so­nas es­tán in­gre­san­do a sus pre­dios. Los in­vo­lu­cra­dos en es­ta to­ma de te­rreno, se­rían cer­ca de 200 per­so­nas.

Una in­só­li­ta si­tua­ción es la que se es­tá vi­vien­do en Ca­bre­ro, lue­go que cer­ca de 200 per­so­nas pro­ce­die­ran a la ocu­pa­ción ile­gal de te­rre­nos en­tre el sec­tor que une Cha­rrúa con Mon­teá­gui­la.

La si­tua­ción que­dó al des­cu­bier­to ha­ce apro­xi­ma­da­men­te dos se­ma­nas, cuan­do es­tos gru­pos de per­so­nas em­pe­zaron a mar­car par­te del te­rri­to­rio con nom­bres y sec­to­ri­zan­do con es­ta­cas zo­nas que co­rres­pon­de­rían al em­pla­za­mien­to de una an­ti­gua lí­nea fé­rrea, una zo­na vial y ade­más par­ce­las que co­lin­da­ban con un ca­mino ve­ci­nal de las zo­nas an­tes men­cio­na­das.

Al res­pec­to de es­ta si­tua­ción, per­so­nal de la cor­po­ra­ción edi­li­cia ha se­ña­la­do que se en­cuen­tran al tan­to de los su­ce­sos y tra­tan­do de en­con­trar una so­lu­ción a es­te im­por­tan­te nú­me­ro de per­so­nas que reclama por so­lu­cio­nes ha­bi­ta­cio­na­les.

En tan­to, en re­pre­sen­ta­ción de las per­so­nas que es­tán ejer­cien­do es­tas ac­cio­nes ile­ga­les, Noelia Za­pa­ta, di­ri­gen­te de las 315 fa­mi­lias de Mon­teá­gui­la, ex­pli­có a La Tri­bu­na Finde que es­te ac­to re­pre­sen­ta una me­di­da de pre­sión al mu­ni­ci­pio de Ca­bre­ro, a quien lle­va pi­dien­do una so­lu­ción ha­ce bas­tan­te tiempo.

“Va­mos a to­mar me­di­das más ra­di­ca­les al res­pec­to, si el mu­ni­ci­pio no res­pon­de de ma­ne­ra óp­ti­ma, ya que lle­va­mos se­ma­nas tra­tan­do de ha­blar con el al­cal­de. No he si­do re­ci­bi­da y nin­gún con­ce­jal en­tre­ga apo­yo al res­pec­to, lle­va­mos do­ce años es­pe­ran­do so­lu­cio­nes ha­bi­ta­cio­na­les”, ex­pre­só la di­ri­gen­te.

Ade­más, agre­gó que hay per­so­nas que se es­tán to­man­do de ma­ne­ra más ra­di­cal es­ta to­ma de te­rre- nos y no re­pre­sen­tan es­ta agru­pa­ción, pe­ro si no hay res­pues­tas van a to­mar me­di­das ra­di­ca­les sin me­dir con­se­cuen­cias.

Lo an­te­rior no es com­par­ti­do por una de las pro­pie­ta­rias le­ga­les y hoy afec­ta­da, Mi­riam Ri­ve­ra, quien ad­qui­rió una de las par­ce­las ha­ce apro­xi­ma­da­men­te ocho años y hoy se ve preo­cu­pa­da por las mar­cas que guar­da el fi­nal se su pre­dio.

“Co­men­za­mos a ob­ser­var es­ta si­tua­ción y so­mos tes­ti­gos de ‘mar­cas’ fue­ra de nues­tras par­ce­la, lo que nos pa­re­ce te­rri­ble, puesto que no­so­tros com­pra­mos de ma­ne­ra le­gal es­ta par­te de te­rreno”, ex­pli­có la mu­jer.

Di­ce que has­ta la fe­cha, ella y sus ve­ci­nos han si­do tes­ti­gos de dispu­tas en va­rios sec­to­res don­de se han re­gis­tra­do en­fren­ta­mien­tos, in­clu­si­ve en uno de ellos, pro­pie­ta­rios con­tra­ta­ron a otras per­so­nas pa­ra cui­dar el in­gre­so de ter­ce­ros, ya que an­te­rior­men­te hom­bres co­men­za­ron a cor­tar los cer­cos que co­lin­dan con la ca­rre­te­ra de Cha­rrúa.

ORI­GEN DE LOS TE­RRE­NOS EN DISPU­TA

La zo­na en cues­tión, co­rres­pon­de a una lí­nea fé­rrea que da­ta des­de 1935, don­de an­ti­gua­men­te tran­si­ta­ban tre­nes des­de Santiago y otras par­tes del país. Fue co­no­ci­da en ese en­ton­ces co­mo es­ta­ción Pe­ra­les, nom­bre que hoy lle­va la jun­ta de ve­ci­nos que ahí re­si­de.

La otra zo­na afec­ta­da, co­rres­pon­de a te­rre­nos de di­rec­ción vial, don­de desem­bo­ca una im­por­tan­te can­ti­dad de aguas llu­vias.

En tan­to del ter­cer sec­tor, se­ría un lo­te de par­ce­las, de apro­xi­ma­da­men­te me­dia hec­tá­rea ca­da una, don­de per­so­nas de di­fe­ren­tes sec­to­res las ad­qui­rie­ron con un co­rre­dor de pro­pie­da­des de Yum­bel.

LA VOZ DE LOS AFEC­TA­DOS

Al res­pec­to de es­ta se­rie de he­chos, los due­ños de las par­ce­las coin­ci­den en que las to­mas se es­tán rea­li­zan­do de ma­ne­ra vio­len­ta y que no hay nin­gún de­re­cho de es­tas per­so­nas de apro­piar­se de sus te­rre­nos.

An­te ello el secretario de la jun­ta de ve­ci­nos del sec­tor Pe­ra­les, Luis Ovalle, ex­pli­có que “es­ta si­tua­ción nos afec­ta de ma­ne­ra di­rec­ta ya que es­tas per­so­nas han lle­ga­do a in­va­dir el lu­gar de ma­ne­ra ile­gal y es­tán pro­vo­can­do te­mor”.

Ex­pre­san que han rea­li­za­do lla­ma­dos a Ca­ra­bi­ne­ros, quie­nes fren­te a los he­chos, les se­ña­la­ron que no pue­den ejer­cer me­di­das, puesto que no hay su­ce­sos de usur­pa­ción de por me­dio.

Es­te su­ce­so, es el que tie­ne preo­cu­pa­dos a los ve­ci­nos, puesto que ase­gu­ran que des­de que co­men­zó el pro­ce­di­mien­to es­tán ocu­rrien­do ac­tos co­mo que­ma de te­rre­nos y otros in­ci­den­tes inusua­les.

Mi­riam, agre­gó que “son gru­pos gran­des y vio­len­tos, cer­ca de 40 per­so­nas que han que­bra­do por­to­nes y de he­cho ve­ci­nos han te­ni­do que pro­te­ger con me­di­das ex­tre­mas, uno de los ve­ci­nos los sa­có del lu­gar con es­co­pe­tas”.

Se­gún ex­pli­có tam­bién el secretario de la jun­ta ve­ci­nal Pe­ra­les, “el co­rre­dor de pro­pie­da­des que nos ven­dió es­tas par­ce­las, has­ta el mo­men­to ha pres­ta­do ase­so­ría y ha se­ña­la­do que es­ta zo­na en 1935, tu­vo un acuer­do de co­mo­da­to, don­de se en­tre­gó de­re­chos por diez años a la em­pre­sa de Fe­rro­ca­rri­les, don­de es­tá po­día tran­si­tar por el sec­tor”.

Ade­más di­jo que “en es­te sec­tor, son do­ce me­tros en dispu­ta, pe­ro si es­tos eran te­rre­nos fis­ca­les no­so­tros no te­nía­mos cómo sa­ber di­cha si­tua­ción, de­bi­do a que es­te lo­teo ha pa­sa­do por to­das las par­tes le­ga­les co­mo el Ser­vi­cio Agrí­co­la y Ga­na­de­ro, Ser­vi­cio de Im­pues­tos In­ter­nos, Con­ser­va­dor de Bie­nes Raí­ces y ofi­ci­na de Par­tes mu­ni­ci­pa­les. De to­das és­tas ¿Cómo al­guien no se dio cuen­ta si ha­bía un pro­ble­ma en la ven­ta, si es que fue­ran te­rre­nos ile­ga­les?”. VOZ MU­NI­CI­PAL: “ES UN TE­RRENO INAPRO­PIA­DO PA­RA HA­BI­TAR” La Tri­bu­na ac­ce­dió a con­ver­sar de ma­ne­ra ex­clu­si­va con per­so­nal de la mu­ni­ci­pa­li­dad de Ca­bre­ro so­bre el te­ma en cues­tión, quie­nes se­ña­la­ron que la me­di­da no es ava­la­da por la mu­ni­ci­pa­li­dad por el ries­go pa­ra las per­so­nas y por­que no es­tá per­mi­ti­do.

De ello co­no­ce bien, Juan San­hue­za, ad­mi­nis­tra­dor pú­bli­co y al­cal­de su­bro­gan­te de la co­mu­na, quien ex­pli­có que “no­so­tros to­ma­mos co­no­ci­mien­to de es­te es­ce­na­rio, lue­go que ve­ci­nos die­ran avi­so de es­ta irre­gu­la­ri­dad y por me­dio de re­des so­cia­les, don­de las per­so­nas es­ta­ban ma­ni­fes­tan­do es­ta in­ten­cio­na­li­dad”.

An­te es­to, se­ña­ló que “jun­to al al­cal­de es­ta­mos preo­cu­pa­dos por­que en­ten­de­mos la fal­ta de vi­vien­das en la co­mu­na, pe­ro no apo­ya­mos la to­ma y la ile­ga­li­dad que exis­te en es­tos ac­tos, ade­más es­te sec­tor es­tá fue­ra del ra­dio ur­bano y no es un lu­gar via­ble”.

Ade­más ex­pli­có que “al­gu­nas per­so­nas se han pre­sen­ta­do en la mu­ni­ci­pa­li­dad co­mo di­ri­gen­tes y se les ha se­ña­la­do que po­de­mos co­la­bo­rar en la ela­bo­ra­ción de co­mi­té de vi­vien­das pa­ra in­ser­tar­los den­tro de la le­ga­li­za­da en los te­rre­nos y don­de se pue­da cons­truir des­de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad que co­rres­pon­de”.

So­bre de la si­tua­ción de los ve­ci­nos de las par­ce­las, es­tos so­la­men­te pue­den pres­tar orien­ta­ción ju­di­cial, ya que an­te po­si­bles

da­ños las ac­cio­nes le­ga­les úni­ca­men­te pue­den ser pre­sen­ta­das por ellos de ma­ne­ra par­ti­cu­lar, pa­ra ejer­cer los re­cur­sos de pro­tec­ción ne­ce­sa­rios.

Ca­be se­ña­lar, que se­gún in­for­mó la voz de es­te mu­ni­ci­pio, ellos se han di­ri­gi­do a las ins­ti­tu­cio­nes due­ños de es­te sec­tor - EFE y Via­li­dad-, puesto que só­lo ellos pue­den ejer­cer ac­cio­nes le­ga­les, fren­te a es­tas si­tua­cio­nes anó­ma­las y es­tán en es­pe­ra de esas re­so­lu­cio­nes.

Ade­más ex­pli­ca­ron so­bre es­te te­rri­to­rio que no es ap­to por­que se en­cuen­tra fue­ra del ra­dio ur­bano y por ello el mu­ni­ci­pio no pue­de per­mi­tir cons­truc­cio­nes. En pri­mer lu­gar ex­pli­ca­ron que es­te si­tio no co­rres­pon­de a te­rre­nos ru­ra­les ya que la su­per­fi­cie mí­ni­ma es me­dia hec­tá­rea y no es be­ne­fi­cio­so por la can­ti­dad de per­so­nas que acá se pre­sen­tan.

Ade­más, se­gún es­ta­ble­ció el fun­cio­na­rio, es­to se­ría im­po­si­ble ya que nun­ca po­drían ob­te­ner tí­tu­los de do­mi­nio por par­te de Bie­nes Na­cio­na­les, ya que ellos no en­tre­gan es­tas au­to­ri­za­cio­nes de sa­nea­mien­to, por to­mas ile­ga­les.

C o n j u n t a m e nt e co­men­tó so­bre las des­ven­ta­jas que “des­de el pun­to de vis­ta sa­ni­ta­rio ahí no hay agua po­ta­ble y ne­ce­sa­ria­men­te ten­dría que ser de pun­te­ra y hay que co­men­zar a con­tem­plar al­can­ta­ri­lla­dos”.

He­cho que, se­gún ex­pli­có, po­dría ge­ne­rar la con­ta­mi­na­ción de na­pas, de­bi­do a que ha­bría un ex­ce­so de fo­sas sép­ti­cas, por la den­si­dad poblacional.

Fi­nal­men­te, se­ña­ló que des­de el pun­to de vis­ta mu­ni­ci­pal, ahí no se pue­den lle­var a ca­bo cons­truc­cio­nes ile­ga­les y an­te una even­tual obra ellos tie­nen la fa­cul­tad de ejer­cer ac­cio­nes pa­ra or­de­nar y no­ti­fi­car de­mo­li­cio­nes por­que ahí la ocu­pa­ción es ile­gal y de po­ca se­gu­ri­dad.

Ra­zo­nes de so­bra son las que se pre­sen­tan an­te es­ta irre­gu­lar si­tua­ción de 200 fa­mi­lias que esperan por un subsidio ha­bi­ta­cio­nal que es­tá sien­do ges­tio­na­do por ellos mis­mos de la ma­ne­ra más ra­di­cal posible.

AC­TUAL­MEN­TE ca­mi­nos de los sec­to­res de Cha­rrúa y Mon­teá­gui­la se en­cuen­tran mar­ca­dos con

de per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.