De­pre­sión en Chi­le: To­dos so­mos responsables

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Mó­ni­ca oyar­zún. Do­cen­te de la Es­cue­la de Te­ra­pia Ocu­pa­cio­nal U. Cen­tral

Un re­cien­te es­tu­dio del Centro de Es­tu­dios del Con­flic­to y la Cohesión So­cial (COES) y del Ins­ti­tu­to Mi­le­nio pa­ra la In­ves­ti­ga­ción en De­pre­sión y Per­so­na­li­dad (MIDAP) re­ve­ló que, apro­xi­ma­da­men­te, uno de ca­da cin­co chi­le­nos pre­sen­ta sín­to­mas de de­pre­sión. La en­fer­me­dad, ade­más, se­ña­la di­cha in­ves­ti­ga­ción, es más pre­va­len­te en mu­je­res de me­nor ni­vel so­cio­eco­nó­mi­co y se pre­sen­ta me­nos en per­so­nas migrantes.

De he­cho, se­gún los úl­ti­mos in­for­mes de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), Chi­le es­tá ubi­ca­do en­tre los cua­tro paí­ses con peo­res ín­di­ces de sa­lud men­tal en Amé­ri­ca La­ti­na

Los pro­ble­mas de sa­lud men­tal son mul­ti­cau­sa­les: el en­torno psi­co­so­cial, ca­rac­te­rís­ti­cas de per­so­na­li­dad, pre­dis­po­si­ción ge­né­ti­ca, la cul­tu­ra, el ni­vel so­cio­eco­nó­mi­co y con­di­cio­nes de crian­za en la in­fan­cia tem­pra­na, en­tre otros fac­to­res. To­do ello com­ple­ji­za su abor­da­je, ya que re­quie­re con­si­de­rar y com­pren­der di­ver­sos as­pec­tos.

Res­pec­to a la me­nor pre­sen­cia de de­pre­sión en los migrantes, es posible es­ta­ble­cer la hi­pó­te­sis de que los ex­tran­je­ros que mi­gran vie­nen de una si­tua­ción mu­chas ve­ces de precariedad o po­bre­za con la es­pe­ran­za de sur­gir y sa­lir ade­lan­te, por ello va­lo­ran las opor­tu­ni­da­des que pre­sen­ta el país al cual lle­gan.

Por otro la­do, las mu­je­res de gru­pos más vul­ne­ra­bles se en­fren­tan a fac­to­res de ries­gos aso­cia­dos a de­sigual­da­des so­cia­les y a es­tre­so­res aso­cia­dos con la po­bre­za, co­mo la ma­la ca­li­dad de la vi­vien­da o la vio­len­cia de gé­ne­ro, y a la exi­gen­cia en el desem­pe­ño del rol ma­dre-crian­za, en el cual de­ben abor­dar múl­ti­ples ta­reas y de­man­das ver­sus el mun­do mas­cu­lino. Por otro la­do, mu­chas ve­ces la de­pre­sión pa­sa inad­ver­ti­da en gru­pos aco­mo­da­dos y se in­vi­si­bi­li­za con el con­su­mo de sus­tan­cias.

En tér­mi­nos de ge­ne­rar es­tra­te­gias de abor­da­je de la de­pre­sión, es ne­ce­sa­rio pre­ci­sar que la sa­lud men­tal no de­pen­de so­la­men­te del Mi­nis­te­rio de Sa­lud. Es una res­pon­sa­bi­li­dad glo­bal y co­lec­ti­va, sien­do un com­pro­mi­so de Es­ta­do.

Al res­pec­to, el fo­co del nuevo Plan Na­cio­nal de Sa­lud 2017-2025 es el sis­te­ma pú­bli­co. De he­cho, en los úl­ti­mos años se ha apre­cia­do una im­por­tan­te ex­pan­sión en la aten­ción de sa­lud men­tal en Chi­le, be­ne­fi­cian­do a más de 1700 per­so­nas. Se han ins­ta­la­do ma­yor ofer­ta de sa­lud men­tal en la aten­ción pri­ma­ria y la hos­pi­ta­li­za­ción psi­quiá­tri­ca se es­tá rea­li­zan­do ma­yo­ri­ta­ria­men­te en hos­pi­ta­les ge­ne­ra­les.

Uno de los gran­des avan­ces de es­te Plan Na­cio­nal es que re­co­no­ce las bre­chas exis­ten­tes por cu­brir y en las cua­les es ne­ce­sa­rio po­ner én­fa­sis, co­mo por ejem­plo el dé­fi­cit de pre­su­pues­to en el área.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.