El Pa­pa en Chi­le

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - sal­va­dor Lanas Hi­dal­go. Di­rec­tor aca­dé­mi­co Es­cue­la de Li­de­raz­go Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián

La vi­si­ta pa­pal ha pro­du­ci­do los más va­ria­dos efec­tos en to­dos los ám­bi­tos de la con­vi­ven­cia so­cial. Uno que sor­pren­de es la con­tro­ver­sia que ha sus­ci­ta­do la co­lum­na do­mi­ni­cal de Car­los Pe­ña y que ha pro­vo­ca­do al­gu­nas res­pues­tas des­ca­mi­na­das de per­so­na­jes li­ga­dos al ám­bi­to ecle­sial y ha traí­do ré­pli­cas y dú­pli­cas del ar­ti­cu­lis­ta en los días su­ce­si­vos.

Esen­cial­men­te Pe­ña sos­tie­ne que exis­ten dos ám­bi­tos don­de se mue­ve la Igle­sia, el pri­me­ro es el de la fe, que es inefa­ble y so­bre el cual no se pro­nun­cia; el otro es re­fe­ri­do al con­jun­to de nor­mas que pro­pi­cia y don­de pre­ten­de in­fluir la cul­tu­ra y en eso es sus­cep­ti­ble de la crí­ti­ca y del es­cru­ti­nio pú­bli­co. ¿ In­cu­rre en un error el ar­ti­cu­lis­ta de ma­rras? No, no lo ha­ce.

En reali­dad la dis­tin­ción en­tre fe y ra­zón es una con­quis­ta del pen­sa­mien­to ca­tó­li­co des­de el si­glo XIII; con­so­li­dó las uni­ver­si­da­des, desa­rro­lló la cul­tu­ra y pro­du­jo la re­volución co­per­ni­ca­na, crea­do­ra de la cien­cia mo­der­na. Só­lo que esa dis­tin­ción ori­gi­nal era pa­ra unir y no pa­ra se­pa­rar los mun­dos co­mo en­se­ña­ra ma­gis­tral­men­te en el si­glo XX Jac­ques Ma­ri­tain.

La ló­gi­ca de Pe­ña ha ope­ra­do con con­sis­ten­cia, in­clu­so cuan­do da su opi­nión ne­ga­ti­va de la vi­si­ta pa­pal. La palabra de Dios es vi­va y efi­caz y más cor­tan­te que es­pa­da de dos fi­los, pues pe­ne­tra has­ta par­tir el al­ma y el es­pí­ri­tu… (Hebr. 4,12). Es una ver­dad del ca­non más or­to­do­xo cris­tiano que la fe es un don, por con­si­guien­te, quien no la posee no es reo de ac­ción al­gu­na.

A pe­sar de que Pe­ña pro­fe­ti­ce ma­gros re­sul­ta­dos de la ve­ni­da del Pontífice, que des­ti­le ai­res an­ti­cle­ri­ca­les y des­li­ce un cier­to me­nos­pre­cio por los cre­yen­tes, si­gue sien­do una opi­nión, por tan­to le­gí­ti­ma. Y pa­ra quie­nes sen­ti­mos “has­ta el tué­tano” la vi­da de un ni­ño inocen­te, pues ve­mos el ros­tro de un hi­jo o una hi­ja, el que al­guien con tri­bu­na na­cio­nal de­man­de re­pa­ra­ción de los ni­ños man­ci­lla­dos nos pro­du­ce una pro­fun­da em­pa­tía.

Aho­ra bien, ha­ce ra­to que el mun­do in­te­lec­tual -don­de fi­ja do­mi­ci­lio el ar­ti­cu­lis­ta- al igual que el mun­do po­lí­ti­co -y qué de­cir de cier­ta je­rar­quía ecle­siás­ti­ca- vi­ve(n) frac­tu­ra­do(s) de la reali­dad; di­vor­cia­dos de ese mun­do que vi­ve la ma­yo­ría de los chi­le­nos; allí las dis­qui­si­cio­nes in­te­lec­ti­vas -ver­da­de­ras en sí- no tie­nen mu­cho que ver con el sen­tir de las per­so­nas de a pie. En es­te mun­do, a dia­rio se en­tre­cru­zan la fe y la ra­zón; el mi­to y el lo­gos; fri­vo­li­da­des y hon­du­ras y se mez­clan sen­ti­mien­tos y des­va­ríos, do­lor y pla­cer, du­das y cer­te­zas; en fin co­mo es la vi­da mis­ma.

Por eso, tan­to en los ba­rrios de Pro­vi­den­cia o de Mai­pú; Iqui­que o Te­mu­co; Co­ro­nel o Con­cep­ción; Val­pa­raí­so o vi­lla Ale­ma­na, la vi­si­ta del Pa­pa Fran­cis­co se­rá una oca­sión es­pe­cial e inol­vi­da­ble pa­ra los cris­tia­nos y una bue­na nue­va pa­ra mu­chos “ti­rios y tro­ya­nos”. Pro­du­ci­rá ale­gría y bie­nes­tar es­pi­ri­tual en las co­mu­ni­da­des más di­ver­sas. Que ese reino de es­pe­ran­za ori­gi­na­ria que trae el lí­der apos­tó­li­co al­can­ce a los más dé­bi­les y des­po­seí­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.