El Pa­pa vi­si­tó a re­clu­sas el día an­tes de su tras­cen­den­tal lle­ga­da a La Arau­ca­nía

Di­cha re­gión es la tie­rra en don­de se con­cen­tra el con­flic­to en­tre el Es­ta­do chi­leno y el Pue­blo Mapuche. Se es­pe­ra que el Pon­tí­fi­ce in­ter­ce­da al res­pec­to en la mi­sa que efec­tua­rá hoy en el ae­ró­dro­mo de Ma­quehue. Exis­te ten­sión y preo­cu­pa­ción en Te­mu­co, d

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA - Por Víc­tor Con­tre­ras En­via­do Es­pe­cial en Te­mu­co Fran­cis­co en Chi­le

El Pa­pa Fran­cis­co ya en­vió al­gu­nos men­sa­jes a la co­mu­ni­dad chi­le­na en San­tia­go. El Su­mo Pon­tí­fi­ce lle­gó a nues­tro país y ha re­ci­bi­do mul­ti­tu­di­na­rios sa­lu­dos en las ca­lles de la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na.

Des­pués de más de 12 mil ki­ló­me­tros re­co­rri­dos des­de Ro­ma has­ta Chi­le, en la que es la se­gun­da vi­si­ta de un je­fe de Es­ta­do Va­ti­cano a la na­ción, su pe­ri­plo no ha te­ni­do pausas, des­de que pi­só el ae­ro­puer­to Arturo Merino Be­ní­tez a las 19:27 ho­ras del pa­sa­do lu­nes.

La Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let dio la bien­ve­ni­da al Pa­pa a tra­vés de su cuen­ta de Twit­ter con el si­guien­te men­sa­je: “Lo re­ci­be un país que ha cam­bia­do des­de la vi­si­ta de Juan Pa­blo. So­mos una so­cie­dad más jus­ta, li­bre y to­le­ran­te, pe­ro con de­sigual­da­des que re­quie­ren del men­sa­je de es­pe­ran­za de un her­mano es­pi­ri­tual de Al­ber­to Hur­ta­do”.

Y son cla­ves los men­sa­jes que es­pe­ra par­te de la so­cie­dad chi­le­na con res­pec­to a cier­tos te­mas, es­pe­cial­men­te lo que re­fie­re al con­flic­to mapuche en Chi­le, y en par­ti­cu­lar, en la re­gión de La Arau­ca­nía.

PA­PA ES­PE­RA­DO EN TE­MU­CO

Mu­chos fe­li­gre­ses de la no­ve­na re­gión aguar­dan ex­pec­tan­tes por la lle­ga­da de su San­ti­dad, la que es­tá pro­gra­ma­da pa­ra las 9 de la ma­ña­na de es­te miér­co­les 17, día en que se rea­li­za­rá la mi­sa más es­pe­ra­da en Chi­le, por el con­tex­to te­rri­to­rial y so­cial en don­de se lle­va­rá a ca­bo.

Ana Man­rí­quez es una jo­ven ca­tó­li­ca de Te­mu­co e in­di­có que “se­rá in­tere­san­te que el Pa­pa se re­fie­ra al con­flic­to mapuche, por­que se­gu­ro es al­go que la re­gión y el país en­te­ro es­tá es­pe­ran­do, tan­to así co­mo su lle­ga­da mis­ma.”

Juan Soto, un hom­bre adul­to y evan­gé­li­co, va­lo­ró la vi­si­ta del lí­der cris­tiano y ex­pre­só a La Tri­bu­na que “la fe es al­go muy im­por­tan­te pa­ra el ser hu­mano, por lo que tam­bién es­toy or­gu­llo­so de lo que ge­ne­ra una vi­si­ta ilus­tre co­mo es­ta, por lo mis­mo se­ría bueno que di­je­ra al­go so­bre la si­tua­ción mapuche”.

Paloma Lat­ta­piat, otra jo­ven de la no­ve­na re­gión, tam­bién con­si­de­ró la im­por­tan­cia de es­te te­ma, ar­gu­men­tan­do que “es muy bueno que él pue­da de­cir al­go al res­pec­to. Co­mo ciu­dad es­ta­mos or­gu­llo­sos de que el Pa­pa nos vi­si­te y nos pue­da dar pa­la­bras de es­pe­ran­za”.

En tan­to, re­por­te­ros ale­ma­nes de una ca­de­na te­le­vi­si­va de aquel país con­ver­sa­ron con La Tri­bu­na e in­di­ca­ron que es­tán acá “uno, por la im­por­tan­cia del Pa­pa y dos, pa­ra sa­ber cuá­les se­rán sus di­chos con res­pec­to a los abu­sos se­xua­les y el con­flic­to en La Arau­ca­nía”.

QUE­MAN IGLE­SIAS CA­TÓ­LI­CAS POR TEN­SIÓN DE RE­CLA­MOS IN­DÍ­GE­NAS

Por lo mis­mo y en ata­ques si­mul­tá­neos, dos pe­que­ñas ca­pi­llas ubi­ca­das en las afue­ras de Te­mu­co que­da­ron com­ple­ta­men­te en rui­nas a só­lo ho­ras de que Fran­cis­co arri­be a la ciu­dad, en he­chos acon­te­ci­dos du­ran­te la ma­dru­ga­da del Mar­tes 16.

La ca­pi­lla de San­ta Jua­ni­ta, en la lo­ca­li­dad de Cun­co —a unos 60 kms. de Te­mu­co— es­ta­ba a pun­to de ser inau­gu­ra­da por los fie­les que des­de ha­ce 12 años tra­ba­ja­ban en su cons­truc­ción.

A po­cos me­tros de dis­tan­cia, la igle­sia del Sa­gra­do Co­ra­zón tam­bién ar­dió en lla­mas, de­jan­do de­vas­ta­da a to­da la co­mu­ni­dad ca­tó­li­ca que se pre­pa­ra­ba pa­ra ver a Fran­cis­co.

“Es tris­te por el es­fuer­zo de la gen­te y el tra­ba­jo que ellos han rea­li­za­do y que se fue de­rrum­ban­do”, fue par­te de las de­cla­ra­cio­nes del pá­rro­co de la lo­ca­li­dad pre­cor­di­lle­ra­na de Cun­co, Jor­ge Ruiz, pu­bli­ca­da en el Dia­rio Aus­tral de Te­mu­co.

Los ata­ques se su­man a los cin­co que se re­gis­tra­ron el fin de se­ma­na pa­sa­do, y a otro ocu­rri­do tam­bién en la ma­dru­ga­da en la ca­pi­tal chi­le­na. Ca­ra­bi­ne­ros en­con­tró pan­fle­tos en contra de la vi­si­ta de Fran­cis­co.

Los aten­ta­dos in­cen­dia­rios son fre­cuen­tes en la re­gión de La Arau­ca­nía, don­de en los úl­ti­mos años se cuen­tan más de cien ata­ques de es­te ti­po contra ma­qui­na­ria fo­res­tal y tem­plos re­li­gio­sos.

Las au­to­ri­da­des apun­tan a gru­pos ra­di­ca­les de in­dí­ge­nas ma­pu­ches, la ma­yor et­nia chi­le­na, que re­cla­man la res­ti­tu­ción de te­rre­nos que con­si­de­ran su­yos por de­re­chos an­ces­tra­les y que hoy es­tán en ma­nos de fo­res­ta­les.

Los ma­pu­ches de­nun­cian por su par­te la cre­cien­te mi­li­ta­ri­za­ción de

Di­cha re­gión es la tie­rra en don­de se con­cen­tra el con­flic­to en­tre el Es­ta­do chi­leno y el Pue­blo Mapuche. Se es­pe­ra que el Pon­tí­fi­ce in­ter­ce­da al res­pec­to en la mi­sa que efec­tua­rá en el ae­ró­dro­mo de Ma­quehue a las 10:30 ho­ras de es­te miér­co­les 17.

la zo­na, en la que se han des­ple­ga­do más de 3.800 po­li­cías pa­ra res­guar­dar la se­gu­ri­dad de Fran­cis­co.

An­tes de via­jar, el pa­pa ase­gu­ró que bus­ca­ría acer­car po­si­cio­nes en el con­flic­to de tie­rras.

A pri­me­ra ho­ra de es­te mar­tes, la sa­li­da del ae­ro­puer­to de Te­mu­co lucía con un fuer­te res­guar­do po­li­cial, mien­tras que las prin­ci­pa­les ar­te­rias de la ciu­dad es­ta­ban ya blo­quea­das con va­llas pa­pa­les.

De mo­men­to, no es­tá pre­vis­ta la reunión de Fran­cis­co con di­ri­gen­tes ma­pu­ches de gru­pos ra­di­ca­les. Des­pués de la mi­sa el pon­tí­fi­ce tie­ne pla­nea­do re­unir­se con un gru­po de in­dí­ge­nas, cu­yas iden­ti­da­des aún no fue­ron re­ve­la­das por la or­ga­ni­za­ción del en­cuen­tro.

VI­SI­TA A LA CÁR­CEL DE MU­JE­RES

Du­ran­te es­te mar­tes, el Pa­pa mos­tró su ma­yor sa­tis­fac­ción en la vi­si­ta a la cár­cel de mu­je­res de San Joa­quín, en don­de no­to­ria­men­te, el Su­mo Pon­tí­fi­ce se sin­tió muy co­nec­ta­do con los ca­si 500 asis­ten­tes a esa pe­que­ña li­tur­gia con in­ter­nas.

En cual­quier mo­men­to la vi­si­ta de la Pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca a ese lu­gar se­ría un acon­te­ci­mien­to na­cio­nal, sin em­bar­go, an­te la pre­sen­cia del Pa­pa, ella era só­lo una es­pec­ta­do­ra más.

To­do co­men­zó con el tes­ti­mo­nio de una ma­dre de­te­ni­da, quien ex­pre­só an­te la aten­ta mi­ra­da de Fran­cis­co que “los hi­jos car­gan con la con­de­na que le he­mos da­do. Sa­be­mos que Dios nos per­do­na, pe­ro pe­di­mos el per­dón de la so­cie­dad”.

En tan­to, Nelly León, ca­pe­llán de la cár­cel de mu­je­res de San Joa­quín co­men­tó en la li­tur­gia que “en Chi­le se en­car­ce­la la po­bre­za”. Lue­go, las re­clu­sas can­ta­ron un himno crea­do es­pe­cial­men­te pa­ra el Pa­pa, quien agra­de­ció y se mos­tró muy con­mo­vi­do an­te el ges­to.

En la oca­sión, su San­ti­dad co­men­tó que “la vi­da su­pera siem­pre a la muer­te. De­be­mos pe­dir per­dón, eso nos hu­ma­ni­za, ca­da día es­ta­mos in­vi­ta­dos a vol­ver a em­pe­zar”.

Ade­más in­di­có que “el que no ten­ga pe­ca­do que arro­je la pri­me­ra pie­dra”, al­go que le hi­zo re­pe­tir a las reas, a quie­nes dio un men­sa­je so­bre la mu­jer: “sa­ben qué sig­ni­fi­ca ges­tar una vi­da, la ma­ter­ni­dad nun­ca es ni se­rá un pro­ble­ma, es un don”.

“Hoy a us­te­des se les pi­de que ges­ten el fu­tu­ro, que lo ayu­den a desa­rro­llar­se, por sus hi­jos y la so­cie­dad to­da. Us­te­des mu­je­res tie­nen una ca­pa­ci­dad in­creí­ble de ade­cuar­se a las si­tua­cio­nes y sa­lir ade­lan­te. La dig­ni­dad se cui­da y na­die pue­de ser pri­va­do de la dig­ni­dad. Co­mo di­ce el tan­go ar­gen­tino ‘da­le que da que to­do da igual que allá en el horno nos va­mos a en­con­trar’ (di­jo en­tre ri­sas), pe­ro así no es, no to­do no da lo mis­mo”, co­men­tó Fran­cis­co.

Asi­mis­mo di­jo que “los hi­jos son el re­cuer­do vi­vo que la vi­da se cons­tru­ye pa­ra de­lan­te y no ha­cia atrás. Siem­pre hay que mi­rar ha­cia la re­in­ser­ción en la vi­da corriente de la so­cie­dad. Una con­de­na sin fu­tu­ro no es una con­de­na hu­ma­na es una tor­tu­ra”.

Tam­bién des­ta­có a fun­cio­na­rios de Gen­dar­me­ría y sus fa­mi­lias. “Re­zo por us­te­des” di­jo, por­que tie­nen una ta­rea com­ple­ja”. Ade­más pi­dió a las au­to­ri­da­des que “les den a ellos las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra te­ner dig­ni­dad, por­que la dig­ni­dad se con­ta­gia más que la gri­pe. La dig­ni­dad ge­ne­ra dig­ni­dad”.

AC­TI­VI­DA­DES EN SAN­TIA­GO

Fi­nal­men­te les pi­dió a to­das que re­za­ran por él, “por­que lo ne­ce­si­to di­jo”, al­go que re­pi­tió pos­te­rior­men­te en un en­cuen­tro con re­li­gio­sos y se­mi­na­ris­tas en la Ca­te­dral de San­tia­go. Allí se re­fi­rió a los ca­sos de abu­so por miem­bros de la Igle­sia Ca­tó­li­ca. “Sé que ir ves­ti­do de cu­ra en al­gu­nos lu­ga­res se es­tá pa­gan­do ca­ro”, le di­jo a los re­li­gio­sos. Men­sa­jes con re­fe­ren­cias a es­tos he­chos tam­bién los emi­tió en su lle­ga­da a La Mo­ne­da y en la mi­sa ma­si­va que se reali­zó en el Par­que O’hig­gins de la ca­pi­tal, don­de tam­bién ape­ló al per­dón de la co­mu­ni­dad an­te es­tos acon­te­ci­mien­tos. No obs­tan­te, el Pa­pa no se re­fi­rió a te­mas de mo­ral se­xual, al­go que al­gu­nos es­pe­ra­ban que hi­cie­ra. Lue­go, en la mis­ma Ca­te­dral, Fran­cis­co tu­vo un mo­men­to con to­dos los obis­pos de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal, a la cual tam­bién asis­tió el obis­po Ba­rros de Osorno, en un he­cho cues­tio­na­do des­de al­gu­nos ac­to­res de la so­cie­dad. Du­ran­te la ma­ña­na de es­te mar­tes tam­bién se reunió en una con­fe­ren- cia pri­va­da con la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let.

El se­gun­do día de su San­ti­dad en Chi­le con­clu­yó con la vi­si­ta a la tum­ba del tam­bién je­sui­ta, Pa­dre Al­ber­to Hur­ta­do, en la que fue la an­te­sa­la de la es­pe­ra­da vi­si­ta a La Arau­ca­nía, ha­cia don­de se des­pla­za­rán más de 3.500 an­ge­li­nos y más de 350 jó­ve­nes vo­lun­ta­rios.

AN­TES DE VI­SI­TAR LA ARAU­CA­NÍA, se reunió con mu­je­res re­clu­sas a quie­nes di­jo que “la vi­da su­pera siem­pre a la muer­te. De­be­mos pe­dir per­dón, eso nos hu­ma­ni­za, ca­da día es­ta­mos in­vi­ta­dos a vol­ver a em­pe­zar”.

Cré­di­tos Flickr.com/po­lan­co­gu­ramy

EL SU­MO PON­TÍ­FI­CE en­vió un men­sa­je a los sa­cer­do­tes chi­le­nos con res­pec­to a los abu­sos de al­gu­nos miem­bros de la igle­sia a me­no­res: “Sé que ir ves­ti­do de cu­ra en al­gu­nos lu­ga­res se es­tá pa­gan­do ca­ro”.

LA PRE­SI­DEN­TA DE LA RE­PÚ­BLI­CA se reunió en con­fe­ren­cia con el Pa­pa.

EL PON­TÍ­FI­CE se reunió con las re­clu­sas de San Joa­quín y sus hi­jos.

EL PA­PA FRAN­CIS­CO fue re­ci­bi­do por mul­ti­tu­des en San­tia­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.