El ciu­da­dano pro­me­dio de Kast y Be­llo­lio

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Fe­de­ri­co Gar­cía La­rraín @fgar­cia­la­rrain

Ha si­do in­tere­san­te leer el in­ter­cam­bio de co­lum­nas en­tre Cris­tó­bal Be­llo­lio y Jo­sé An­to­nio Kast, pu­bli­ca­das en un dia­rio de cir­cu­la­ción na­cio­nal. Qui­zás sea de­ma­sia­do co­men­tar so­bre lo ya co­men­ta­do, pe­ro co­mo es­ta­mos en ve­rano se le pue­de de­di­car al­go de tiem­po a es­tas co­sas. Sin du­da Kast ha si­do un fe­nó­meno. Ha­bien­do re­nun­cia­do a su par­ti­do, pu­do jun­tar las fir­mas ne­ce­sa­rias pa­ra pre­sen­tar una can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial in­de­pen­dien­te y al­can­zar una vo­ta­ción ines­pe­ra­da­men­te al­ta, con po­cos me­dios eco­nó­mi­cos, co­rrien­do contra un can­di­da­to com­pe­ti­ti­vo de su sec­tor y con la opo­si­ción de im­por­tan­tes miem­bros de su an­ti­guo par­ti­do.

Por su­pues­to, el can­di­da­to to­có una te­cla del elec­to­ra­do y el in­te­lec­tual pro­gre­sis­ta exi­ge una ex­pli­ca­ción. Sur­ge, de ma­ne­ra ca­si au­to­má­ti­ca, la com­pa­ra­ción con Do­nald Trump, el fan­tas­ma del po­pu­lis­mo de de­re­cha. Pe­ro tal co­mo los que se equi­vo­ca­ron ro­tun­da­men­te res­pec­to del fu­tu­ro de Trump no son los más in­di­ca­dos pa­ra ex­pli­car su triun­fo, tam­po­co lo son quie­nes se sor­pren­den con la vo­ta­ción de Kast (nos ex­pli­can có­mo pa­só lo que ayer nos de­cían que era im­po­si­ble). En es­te sen­ti­do la co­lum­na de Be­llo­lio es es­pe­cial­men­te ilu­mi­na­do­ra, no por lo que di­ce de Kast, sino por lo que mues­tra de Be­llo­lio. Pa­ra em­pe­zar, po­de­mos des­ta­car la si­guien­te fra­se: “Tan­to Trump co­mo JAK di­cen ha­blar por el ciu­da­dano pro­me­dio -que en su ima­gi­na­rio es hom­bre, blan­co, ma­du­ro, he­te­ro­se­xual, cre­yen­te y pa­trio­ta.” No ha­ce fal­ta de de­fen­der a Kast, que ya lo ha­ce en su res­pues­ta a Be­llo­lio. Pa­ra el ca­so, da lo mis­mo lo que Kast pien­se que sea el ciu­da­dano pro­me­dio. Lo que re­sul­ta cho­can­te es que Be­llo­lio no ve que bas­ta un ac­ce­so muy ge­ne­ral a las estadísticas na­cio­na­les pa­ra dar­se cuen­ta de que el ciu­da­dano pro­me­dio es co­mo lo que, se­gún él, cree Kast.

Va­mos por par­tes. Hom­bre: un po­co me­nos de la mi­tad de la po­bla­ción es mas­cu­li­na. No al­can­za a ser el pro­me­dio, pe­ro se acer­ca. En to­do ca­so, Kast tie­ne el apo­yo de mu­je­res (co­men­zan­do por las de su fa­mi­lia) así que atri­buir­le una creen­cia de ese ti­po po­dría im­pli­car has­ta ma­la fe. Blan­co: el te­ma ra­cial en Chi­le es com­pli­ca­do, pe­ro al me­nos se pue­de de­cir no só­lo que el pro­me­dio, sino que la gran ma­yo­ría de los chi­le­nos des­cen­de­mos de es­pa­ño­les y de otros eu­ro­peos. Si aca­so el ciu­da­dano pro­me­dio es o se con­si­de­ra blan­co re­quie­re más es­tu­dio. Ma­du­ro: bas­ta ver la pi­rá­mi­de po­bla­cio­nal chi­le­na pa­ra dar­se cuen­ta de que nues­tro pro­me­dio de edad no ha­ce más que su­bir. He­te­ro­se­xual: de nue­vo, la gran ma­yo­ría de la po­bla­ción es he­te­ro­se­xual, aun to­man­do co­mo pa­rá­me­tro las ci­fras más ele­va­das so­bre la po­bla­ción ho­mo­se­xual. Cre­yen­te: lo mis­mo, la gran ma­yo­ría de la po­bla­ción ad­hie­re a al­gún cre­do. Pa­trio­ta: no co­noz­co da­tos al res­pec­to –y ha­bría que de­fi­nir el tér­mino– pe­ro no pa­re­ce des­ca­be­lla­do pen­sar que la ma­yo­ría de la gen­te sien­te al­gún ti­po de amor por la co­mu­ni­dad na­cio­nal a la que lla­ma pa­tria.

Por lo tan­to, si Be­llo­lio tie­ne ra­zón res­pec­to de lo que Kast cree, en­ton­ces Kast tie­ne ra­zón so­bre la reali­dad na­cio­nal. El pa­so a la se­gun­da te­sis de la co­lum­na es un po­co más com­ple­jo. ¿Aca­so el vo­tan­te pro­me­dio se sien­te ame­na­za­do por “el otro”? Es­to se pue­de abor­dar des­de la teo­ría o la prác­ti­ca. En teo­ría, po­de­mos de­cir que si hay vi­sio­nes del mun­do que son in­com­pa­ti­bles, una ten­drá que im­po­ner­se so­bre la otra den­tro de una mis­ma co­mu­ni­dad. Por ejem­plo, si uno cree que las fron­te­ras na­cio­na­les son co­sa del pa­sa­do y otro quie­re con­ser­var­las, no es po­si­ble que ca­da uno si­ga “su pro­yec­to de vi­da” de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te, co­mo quie­re el li­be­ral. Po­de­mos ha­cer re­glas pa­ra re­sol­ver es­tas dipu­tas, pe­ro, por una par­te unos ve­rán su vi­sión de las co­sas con­fir­ma­da y otros no, y por otra, hay lle­gar a un acuer­do pa­ra po­der ha­cer esas re­glas, lo que pro­lon­ga el de­ba­te (de ahí el asun­to Cons­ti­tu­cio­nal). En la mis­ma lí­nea, la plu­ra­li­dad de las for­mas y pro­yec­tos de vi­da na­tu­ral­men­te tien­de a crear gru­pos con in­tere­ses dis­tin­tos, que van a en­trar en con­flic­to por la con­for­ma­ción ge­ne­ral del to­do. Las mi­no­rías con­ven­ci­das, or­ga­ni­za­das, fi­nan­cia­das y con ele­men­tos bien po­si­cio­na­dos pue­den lle­gar a im­po­ner sus pun­tos de vis­ta, pe­ro de cuan­do en cuan­do –y cuan­do esas pos­tu­ras se ha­cen ex­tre­mas– la ma­yo­ría ha­ce sen­tir su voz (de eso se tra­ta­ba la de­mo­cra­cia).

Es co­sa de ver lo que es­cri­be Be­llo­lio. Ha­bla de “ca­nu­tos de­li­ran­tes” y de “vie­jos de­cré­pi­tos”. Ese ti­po de des­pre­cio, que vie­ne del mis­mo Be­llo­lio, con­fir­ma lo que él di­ce que creen Kast y sus vo­tan­tes, só­lo que no lle­ga a con­si­de­rar que pue­dan te­ner ra­zón.

Si Be­llo­lio tie­ne ra­zón res­pec­to de lo que Kast cree, en­ton­ces Kast tie­ne ra­zón so­bre la reali­dad na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.