Chi­le: El país lai­co y de­mo­crá­ti­co que re­ci­be al Pa­pa Fran­cis­co I

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - En­ri­que Inos­tro­za

Por es­tos días mi­les de fe­li­gre­ses en Chi­le ce­le­bran y com­par­ten su ale­gría por la lle­ga­da del Pa­pa Fran­cis­co. Una vi­si­ta ofi­cial y apos­tó­li­ca, que que­da­rá en la his­to­ria al ser el se­gun­do Pon­tí­fi­ce en pi­sar te­rri­to­rio chi­leno. En 1987, Juan Pa­blo II lle­gó a un país con­vul­sio­na­do por la dic­ta­du­ra y que mos­tró al mun­do una tris­te reali­dad. El do­lor y an­gus­tia de su gen­te que cla­ma­ba por el fin de un pe­rio­do os­cu­ro. Hoy a 30 años de ese pri­mer en­cuen­tro con el lí­der de la Igle­sia Ca­tó­li­ca, po­de­mos de­cir con se­gu­ri­dad que Chi­le ha cam­bia­do. Se ha re­cu­pe­ra­do la de­mo­cra­cia y se han da­do pa­sos im­por­tan­tes pa­ra su­pe- rar las de­sigual­da­des en nues­tra so­cie­dad, con­quis­tan­do más de­re­chos pa­ra los ha­bi­tan­tes de es­te país.

En sus 5 años de pon­ti­fi­ca­do, el Pa­pa ha ma­ni­fes­ta­do di­fe­ren­tes preo­cu­pa­cio­nes que no han si­do aje­nas a es­te go­bierno, co­mo el in­te­rés real por su­pe­rar la po­bre­za, el res­pe­to y cum­pli­mien­to a los de­re­chos hu­ma­nos, la si­tua­ción de los mi­gran­tes, el ac­ce­so a una edu­ca­ción de ca­li­dad, el cui­da­do del me­dio am­bien­te y la preo­cu­pa­ción por un desa­rro­llo que pon­ga en el cen­tro a las per­so­nas y no al di­ne­ro. Por es­to y mu­cho más, es que es­ta­mos se­gu­ros que el tra­ba­jo rea­li­za­do du­ran­te es­tos años, ha con­tri­bui­do a me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de to­dos los ha­bi­tan­tes de Chi­le, don­de pa­ra ca­da uno de es­tos te­mas se ha des­ti­na­do una ley o una re­for­ma.

Si bien la Re­gión del Bio­bío no fue es­co­gi­da pa­ra una vi­si­ta ofi­cial del Pa­pa, son mu­chas las de­le­ga­cio­nes de vo­lun­ta­rios, jó­ve­nes, adul­tos, pue­blos ori­gi­na­rios que par­ti­ci­pa­rán en las mi­sas de la ciu­dad de Te­mu­co. A ellos los fe­li­ci­ta­mos y desea­mos que ten­gan una gra­ta ex­pe­rien­cia y, a quie­nes no com­par­ten la fe cris­tia­na, pe­di­mos res­pe­to por es­tos acon­te­ci­mien­tos.

Chi­le es un país lai­co por­que exis­te se­pa­ra­ción en­tre la Igle­sia y el Es­ta­do, eso sig­ni­fi­ca ser to­tal­men­te res­pe­tuo­sos con la vi­si­ta de un Je­fe de Es­ta­do que ade­más es lí­der de una Igle­sia. Ha­ce­mos un lla­ma­do a no ac­tuar de ma­ne­ra in­to­le­ran­te ya que los úl­ti­mos ac­tos de vio­len­cia contra igle­sias o en­ti­da­des de go­bierno no son per­mi­si­bles en una de­mo­cra­cia.

La vo­lun­tad de es­te Go­bierno y de la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let es que po­da­mos cons­truir una so­cie­dad más igua­li­ta­ria, don­de to­das las re­li­gio­nes sean acep­ta­das y pue­dan exis­tir vi­si­tas de lí­de­res re­li­gio­sos co­mo las que se vi­ven en es­tos días con el Pa­pa Fran­cis­co, siem­pre en el mar­co del res­pe­to mu­tuo, pro­pio de un Es­ta­do de­mo­crá­ti­co y lai­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.