El per­dón del Pa­pa: al­go que de­be re­pli­car­se

El an­tes y el des­pués de es­ta ac­ción tan no­ble, se de­be re­fle­jar en bus­car to­dos los ca­mi­nos po­si­bles pa­ra que los erro­res, abu­sos y ac­tos de­lez­na­bles no vuel­van a su­ce­der. Es­to apli­ca pa­ra la Igle­sia, pe­ro tam­bién son una mues­tra pa­ra to­dos los ha­bi­tan­te

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

El día de ayer, el pa­pa Fran­cis­co fue re­ci­bi­do por la Pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca Mi­che­lle Ba­che­let en el Pa­tio de Los Na­ran­jos del Pa­la­cio de La Mo­ne­da.

Ahí, fren­te a los mi­nis­tros, po­lí­ti­cos del país e in­vi­ta­dos, el san­to pa­dre, dio un ejem­plo de hu­mil­dad, que qui­zás ha­cía mu­cha fal­ta en la igle­sia en Chi­le y es que ase­gu­ró que le da ver­güen­za y do­lor los ca­sos de abu­sos se­xua­les co­me­ti­dos por par­te de mi­nis­tros de la igle­sia.

Es­te ac­to, en don­de pi­dió per­dón por los he­chos, es una mues­tra de hu­mil­dad que es de al­to va­lor, pues con­tri­bu­ye a hu­ma­ni­zar la igle­sia, com­pues­ta por hu­ma­nos y no por dio­ses, que pue­den equi­vo­car­se, pe­ro que sin em­bar­go, de­ben pa­gar co­mo co­rres­pon­de por los de­li­tos.

Aho­ra, lo que le co­rres­pon­de a la Igle­sia Ca­tó­li­ca, es apli­car los di­chos del Pa­pa, tan­to pa­ra ve­ri­fi­car los nom­bra­mien­tos ecle­siás­ti­cos, co­mo tam­bién pa­ra fa­ci­li­tar ca­da uno de los pro­ce­sos in­ves­ti­ga­ti­vos al res­pec­to.

Chi­le ha pa­sa­do por di­ver­sas si­tua­cio­nes de de­silu­sión en los úl­ti­mos años. La pér­di­da de con­fian­za en las ins­ti­tu­cio­nes, tam­bién afec­tó fuer­te­men­te a la igle­sia ca­tó­li­ca y pro­ba­ble­men­te, esa es tam­bién una de las razones por las cua­les el car­de­nal Jor­ge Ber­go­glio op­tó por ate­rri­zar en es­te pe­que­ño país del mun­do.

Es­te per­dón del Pa­pa, tam­bién apli­ca pa­ra otros sec­to­res de la so­cie­dad. Pa­ra quie­nes han caí­do en la co­rrup­ción, pa­ra quie­nes han ac­tua­do al filo de la ley, pa­ra quie­nes han fa­lla­do en to­do as­pec­to éti­co. De ellos, muy bien ha­ría un per­dón a la so­cie­dad.

Sin em­bar­go, el an­tes y el des­pués de es­ta ac­ción tan no­ble, se de­be re­fle­jar en bus­car to­dos los ca­mi­nos po­si­bles pa­ra que los erro­res, abu­sos y ac­tos de­lez­na­bles no vuel­van a su­ce­der. Es­to apli­ca pa­ra la Igle­sia, pe­ro tam­bién son una mues­tra pa­ra to­dos los ha­bi­tan­tes de Chi­le, con y sin po­der.

Hoy el Pa­pa es­ta­rá en La Re­gión de La Arau­ca­nía y es en es­te lu­gar don­de el con­sen­so, la jus­ti­cia y el per­dón ca­re­cen de ma­ne­ra con­si­de­ra­ble y don­de el diá­lo­go es­tá que­bra­do.

Só­lo que­da an­he­lar que la vi­si­ta del su­ce­sor de Pe­dro, lo­gre re­no­var la fe y es­tre­che las vías del res­pe­to, la sa­na con­ver­sa­ción y los acuer­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.