Car­la Zeg­pi la fun­da­do­ra de Se­cre­to Na­ti­vo, una al­ter­na­ti­va na­tu­ral

La mu­jer re­si­den­te en An­tu­co ex­pli­ca que es­te pro­yec­to lo ini­ció gra­cias a su co­no­ci­mien­to so­bre el va­lor de hier­bas cu­ra­ti­vas.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - DESARROLLO -

Car­la Zeg­pi, es una mu­jer ra­di­ca­da en An­tu­co, que co­no­ce de so­bre ma­ne­ra el va­lor de la tie­rra y lo que ella en­tre­ga al ser hu­mano, des­de que tie­ne me­mo­ria apren­dió que no hay me­jor re­me­dio, pa­ra al­gu­nos ma­les, que el que lle­ga de la pro­pia na­tu­ra­le­za.

Di­ce que su tra­ba­jo na­ció gra­cias a la flo­ra y con ello bus­có in­no­var, pues­to que hoy se de­fi­ne a ella mis­ma co­mo una ar­tis­ta cu­li­na­ria, que res­ca­tó de las en­se­ñan­zas de su abue­la el va­lor de las plan­tas me­di­ci­na­les, quien lo­gró vi­vir has­ta los 115 años, por ser una mu­jer fiel al con­su­mo na­tu­ris­ta.

Ex­pli­ca que su tra­ba­jo ac­tual­men­te se ba­sa en re­co­lec­tar de ma­ne­ra ar­te­sa­nal, plan­tas que cre­cen en pra­de­ras y ce­rros de An­tu­co, las que di­ce ex­traer con ca­ri­ño con el fin pre­ser­var el cui­da­do de es­tas y su pre­va­len­cia en el me­dioam­bien­te.

La mu­jer co­mien­za ma­ni­fes­tan­do que “la re­co­lec­ción de hier­bas se ini­cia a las seis de la ma­ña­na, has­ta las 11 ho­ras y lue­go en la tar­de des­de las 18, ya que no se pue­de ex­traer con sol, ya que pue­den per­der sus pro­pie­da­des” mien­tras re­cuer­da que apren­dió es­ta téc­ni­ca de su abue­la y de su ma­dre.

Car­la se de­fi­ne a ella mis­ma co­mo una re­co­lec­to­ra, pues­to que su la­bor se ba­sa en re­co­ger des­de la tie­rra, las plan­tas de uso me­di­ci­nal que cre­cen en di­fe­ren­tes tem­po­ra­das.

“Co­men­cé es­te tra­ba­jo con mi ma­dre, ella era her­bo­ris­ta, por lo que siem­pre nos in­tere­sa­ron las ri­que­zas de la na­tu­ra­le­za. Es­te es un tra­ba­jo gra­ti­fi­can­te uno sa­le a ca­mi- nar y des­pués de re­co­rrer di­fe­ren­tes zo­nas vuel­ve con gran va­rie­dad de hier­bas”, ex­pli­ca es­ta em­pren­de­do­ra, quien en­con­tró en la na­tu­ra­le­za su me­jor pro­yec­to ti­tu­la­do, Se­cre­to Na­ti­vo.

“Ac­tual­men­te yo re­co­lec­to en el cam­po plan­tas en eta­pa de flo­ra­ción jun­to a otros com­pa­ñe­ros que tam­bién tra­ba­jan en es­te pro­ce­di­mien­to” agre­ga la mu­jer, quien ex­po­ne que por su ex­pe­rien­cia, hoy en la zo­na lle­gan a flo­re­cer al­re­de­dor de cin­cuen­ta ar­bus­tos me­di­ci­na­les.

PRO­CE­DI­MIEN­TO NA­TI­VO: EL SE­CRE­TO DE LAS HIER­BAS ME­DI­CI­NA­LES

La an­tu­ca­na co­mien­za ex­pli­can­do que hoy es co­no­ci­da por su co­mer­cia­li­za­ción de her­ba­jes a di­fe­ren­tes dis­tri­bui­do­ras de té, don­de le han se­ña­la­do que la gra­cia de su pro­duc­to ra­di­ca en el pro­ce­so de se­ca­do, ya que es­ta guar­da más pro­pie­da­des.

An­te ello Car­la ex­po­ne que “gra­cias a la ex­pe­rien­cia uno co­no­ce cla­ros, don­de cre­ce de me­jor for­ma y ahí co­mien­za la re­co­lec­ción, lue­go el se­ca­do es otro pro­ce­so que me­re­ce mu­cho cui­da­do pa­ra man­te­ner las pro­pie­da­des de la ma­te­ria pri­ma”, ade­más agre­ga que “hay que sa­ber se­car, de ma­ne­ra na­tu­ral, ba­jo som­bra y vien­to. Es un pro­ce­so más len­to, pe­ro man­tie­nen las pro­pie­da­des” ex­pli­ca.

Aña­de que el va­lor más no­ble ra­di­ca en que sus pro­duc­tos no es­tán ro­dea­dos de quí­mi­cos, pues­to que en su zo­na aun cre­cen flo­res en un am­bien­te lim­pio y pu­ro.

Ade­más, agre­ga que, siem­pre tie­ne pre­sen­te que en el pro­ce­so de ex­trac­ción, hay que res­pe­tar el tiem­po de flo­ra­ción pa­ra man­te­ner pro­pie­da­des y con­ser­va­ción de la plan­ta, por ejem­plo ex­pli­ca, que la va­le­ria­na, dien­te de león y or­ti­ga, son de oto­ño por­que tie­nen una sa­via con ma­yo- res pro­pie­da­des. Mien­tras que el eu­ca­lip­to y el bol­do son de in­vierno.

UN PRO­YEC­TO EN CRE­CI­MIEN­TO EX­PO­NEN­CIAL

“Co­men­cé ven­dien­do a gra­nel y en el pro­ce­so co­no­cí las en­va­sa­do­ras de té cer­ti­fi­ca­das, don­de co­mer­cia- li­cé mi tra­ba­jo y pu­de cre­cer”, ex­pli­có la mu­jer quien agre­gó que es­te em­pren­di­mien­to hoy en día es un pro­ce­so fa­mi­liar.

Agre­ga que en mu­chas de las oca­sio­nes, co­mien­za es­te pro­ce­so jun­to a su ma­ri­do, mien­tras que a sus tres hi­jos les han en­se­ña­do el va­lor de re­des so­cia­les, pa­ra ven­der su pro­duc­to.

Aña­de que gra­cias a su es­fuer­zo hoy en An­tu­co tie­ne un ne­go­cio, en ple­na Pla­za de Ar­mas, don­de pue­de dar a co­no­cer sus pro­duc­tos tres ve­ces por se­ma­na a los tu­ris­tas de épo­ca es­ti­val, quie­nes ale­gres ad­quie­ren es­tos na­tu­ra­les in­su­mos.

Re­la­ta des­de su ex­pe­rien­cia, que la gen­te bus­ca mu­cho las hier­bas me­di­ci­na­les, por­que bus­can so­lu­cio­nes fue­ra de quí­mi­cos, pues­to que es­tán de­cep­cio­na­dos de las far­ma­céu­ti­cas.

Ade­más ex­pli­có que la co­mer­cia­li­za­ción ac­tual­men­te es muy bue­na y óp­ti­ma, pues­to que tie­ne una bue­na re­cep­ción del pú­bli­co y apre­cian es­ta téc­ni­ca an­ces­tral.

Hoy Car­la agra­de­ce la bue­na re­cep­ción de sus pro­duc­tos, los que son re­co­no­ci­dos in­clu­so fue­ra de An­tu­co, ya que son co­mer­cia­li­za­dos has­ta en Los Ángeles, don­de se dis­tri­bu­yen con eti­que­ta­do en el lo­cal ti­tu­la­do Mi Alma Zen, fren­te a Pla­za Pin­to.

LA MU­JER RA­DI­CA­DA en An­tu­co, ex­pli­ca que de­be su apren­di­za­je a cos­tum­bres que apren­dió de su abue­la, quien siem­pre se ape­gó a lo na­tu­ral.

LOS PRO­DUC­TOS Se­cre­to Na­ti­vo son dis­tri­bui­dos en An­tu­co y lo­ca­les de Los Ángeles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.