Fa­mi­lia que ga­nó mi­llo­na­ria de­man­da al hos­pi­tal de Los Án­ge­les cuen­ta su ver­dad

El pa­cien­te fa­lle­ció mien­tras es­pe­ra­ba ser aten­di­do en el Ser­vi­cio de Ur­gen­cias del Com­ple­jo Asis­ten­cial an­ge­lino.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - SA­LUD -

Un do­lo­ro­so y lar­go ca­mino es el que han te­ni­do que re­co­rrer Flo­ren­ti­na Pérez y Ro­dri­go Con­tre­ras, lue­go de la muer­te de su es­po­so y pa­dre, Jo­sé Mi­guel Con­tre­ras Ro­jas (60), el 13 de enero de 2013, en el Hos­pi­tal de Los Án­ge­les, quien per­dió la vi­da, lue­go que el cen­tro asis­ten­cial no pres­ta­ra los cui­da­dos y ser­vi­cios co­rres­pon­dien­tes, pe­se al es­ta­do de gra­ve­dad en el que se en­con­tra­ba.

La fa­mi­lia del fa­lle­ci­do, días des­pués de es­te in­ci­den­te, ini­ció una de­man­da con­tra los res­pon­sa­bles, ase­gu­ran­do que hu­bo ne­gli­gen­cia mé­di­ca, la que en de­fi­ni­ti­va, lle­vó a la muer­te a Jo­sé Con­tre­ras.

De es­te he­cho, han pa­sa­do 5 años, y a fi­nes de di­ciem­bre, la fa­mi­lia Con­tre­ras – Pérez, re­ci­bió la no­ti­cia que la Cor­te Su­pre­ma es­ta­ble­ció la res­pon­sa­bi­li­dad del Com­ple­jo Asis­ten­cial, por al ac­tuar ne­gli­gen­te, que de­ri­vó en la muer­te de Jo­sé Mi­guel Con­tre­ras Ro­jas. Por es­ta ra­zón, de­be­rán pa­gar una in­dem­ni­za­ción de 60 mi­llo­nes de pe­sos a los fa­mi­lia­res.

Pre­ci­sa­men­te es­tos úl­ti­mos, con­ver­sa­ron con La Tri­bu­na, quie­nes in­di­ca­ron que, si bien la in­dem­ni­za­ción no po­drá re­pa­rar el do­lor de la pér­di­da de Jo­sé, ase­gu­ra­ron que es­to es un ejem­plo de qué se pue­de ha­cer jus­ti­cia.

“La pla­ta no nos de­vuel­ve la vi­da de mi vie­jo, pe­ro igual no­so­tros le ga­na­mos a un gran­de. Eso es im­por­tan­te, que que­de un pre­ce­den­te que las co­sas pa­san. Ga­nar pa­ra que no se si­gan bur­lan­do del res­to, por­que hay mu­chos a quie­nes les ha pa­sa­do y es muy do­lo­ro­so”, en­fa­ti­zó Ro­dri­go Con­tre­ras.

EL FA­TÍ­DI­CO 13 DE ENERO

A las 4 de la ma­dru­ga­da del 13 de enero de 2013, Ro­dri­go Con­tre­ras in­gre­só con su pa­dre al hos­pi­tal por un do­lor de es­tó­ma­go, y a las 6:17 ho­ras de ese mis­mo día, mu­rió en el ba­ño del lu­gar, en los bra­zos de su hi­jo, por un pa­ro

car­dio­rres­pi­ra­to­rio: in­far­to agu­do al mio­car­dio.

“A mi pa­pá lo lle­va­mos por un do­lor de es­tó­ma­go, vó­mi­tos y dia­rrea. Él fa­lle­ció en mis bra­zos en el ba­ño del hos­pi­tal, por­que los mé­di­cos no lo aten­die­ron opor­tu­na­men­te, en ese mo­men­to el hos­pi­tal no es­ta­ba co­lap­sa­do, ha­bía 4 o 5 pa­cien­tes en el ser­vi­cio de ur­gen­cia”.

A ello, agre­gó que “el me­di­co je­fe que es­ta­ba ese día, se en­con­tra­ba aten­dien­do otra ur­gen­cia, y por eso en­via­ron a un mé­di­co, re­cién lle­ga­do, quien ni si­quie­ra le to­mó los sig­nos vi­ta­les, lo mi­ró, lo re­vi­só y le di­jo que es­pe­ra­ra en el pa­si­llo”.

Se­gún de­ta­lló el hi­jo, mien­tras Jo­sé Mi­guel Con­tre­ras es­pe­ra­ba ser aten­di­do, le pi­dió a su hi­jo que lo acom­pa­ña­ra al ba­ño y fue ahí don­de el hom­bre co­lap­so, te­nien­do que ser lle­va­do, in­me­dia­ta­men­te, a re­ani­ma­ción, en don­de es­tu­vo una ho­ra. Pe­ro en el ex­pe­dien­te cons­ta que lle­gó sin sig­nos vi­ta­les a la sa­la de re­ani­ma­ción.

Asi­mis­mo, aña­dió que “más en­ci­ma, el mé­di­co po­ne en la ho­ja de aten­ción, que iba con un do­lor re­tro­es­ter­nal irra­dia­do en el bra­zo iz­quier­do. Pa­ra cual­quier per­so­na, que ni si­quie­ra he­mos es­tu­dia­do me­di­ci­na, eso es signo de un po­si­ble in­far­to, y es­te mé­di­co ni si­quie­ra to­mó las pre­cau­cio­nes. Pa­ra eso el hos­pi­tal tie­ne su pro­to­co­lo y en es­te ca­so no lo hi­cie­ron, el re­sul­ta­do fue la muer­te de mi pa­dre”.

“Él era el sus­ten­to de la fa­mi­lia, ayu­da­ba mu­cho a mis hi­jos, nues­tro pi­lar fun­da­men­tal, un tra­ba­ja­dor ejem­plar, al que le qui­ta­ron la vi­da. A no­so­tros se nos vino el mun­do aba­jo”, re­cal­có.

CIN­CO IN­CAN­SA­BLES AÑOS

Ro­dri­go es el úni­co hi­jo de Jo­sé Con­tre­ras, quien re­la­tó los cin­co años de lu­cha pa­ra ha­cer jus­ti­cia por la muer­te de su pa­dre.

En gran­des ras­gos, con res­pec­to al pro­ce­so de la de­man­da, Con­tre­ras Pérez, ex­pli­có que, “en pri­me­ra ins­tan­cia se co­men­zó con una de­man­da en el Juz­ga­do de Le­tras de Los Án­ge­les, se dio el pri­mer fa­llo a fa­vor de no­so­tros, la otra par­te ape­ló en la Cor­te de Ape­la­cio­nes de Con­cep­ción, en don­de el hos­pi­tal ga­nó la ape­la­ción, por un te­ma que – su­pues­ta­men­te- el hos­pi­tal no te­nía re­cur­sos y no era au­to­sus­ten­ta­ble. Lo cual se ape­ló a la Cor­te Su­pre­ma y fi­nal­men­te ga­na­mos no­so­tros”.

A ellos, aña­dió que “aho­ra, es im­por­tan­te acla­rar el te­ma, por­que he es­cu­cha­do mu­cho qué se pre­gun­tan qué fue lo que pa­so con los mé­di­cos, y eso tam­bién es im­por­tan­te ex­pli­car que cuan­do co­men­za­mos con el te­ma, rea­li­za­mos una que­re­lla cri­mi­nal con­tra los mé­di­cos y el hos­pi­tal, a la se­ma­na si­guien­te de fa­lle­ci­do mi pa­pá”.

De es­ta ma­ne­ra, se ini­ció la de­man­da cri­mi­nal con­tra el mé­di­co que aten­dió a Jo­sé Con­tre­ras ese día. “Lle­va­ba su pri­mer día de tra­ba­jo y turno en el hos­pi­tal, un jo­ven re­cién ti­tu­la­do y no te­nía la ex­pe­rien­cia, ni si­quie­ra te­nía con­tra­to, se le hi­zo des­pués que pa­só lo de mi pa­pá. El mé­di­co sim­ple­men­te fue a de­cla­rar, fue des­vin­cu­la­do del hos­pi­tal y ac­tual­men­te des­co­noz­co su pa­ra­de­ro”.

Des­pués de ini­ciar­se una de­man­da cri­mi­nal, se lle­gó a la ci­vil y la re­so­lu­ción que aca­ba de dar la Cor­te Su­pre­ma. Sue­na sim­ple, pe­ro esa ins­tan­cia du­ró cin­co años.

En es­ta mis­ma lí­nea, Ro­dri­go re­cal­có que “pri­me­ro que to­do doy gra­cias a Dios que lo­gra­mos ga­nar es­te jui­cio, por­que sin él no hu­bié­se­mos lo­gra­do na­da, el abo­ga­do que te­ne­mos, Ro­ber­to Nei­ra, que se la ju­gó, una per­so­na que siem­pre fue a ga­nar, siem­pre me ha­bló las co­sas cla­ras, me di­jo que es­to se­ría en­go­rro­so, pe­ro íba­mos a sa­lir vic­to­rio­sos”.

Ade­más, agradeció el apo­yo de to­dos quie­nes es­tu­vie­ron con la fa­mi­lia, a los ami­gos y co­le­gas de su pa­dre, que fue­ron fun­da­men­ta­les tam­bién en es­tos cin­co años.

De la mis­ma for­ma, sos­tu­vo que “de­cir­le a la gen­te que es­tá pa­san­do por es­te te­ma, por­que hay mon­to­nes de ne­gli­gen­cias en el hos­pi­tal, se si­guen pe­gan­do em­ba­rra­das, que sean per­se­ve­ran­tes, por­que no va­mos a lo­grar un jui­cio de un día pa­ra otro. Son de años, y la­men­ta­ble­men­te en es­te país las co­sas de­mo­ran, so­bre to­do cuan­do uno se va en con­tra de una en­ti­dad pú­bli­ca, que te tra­tan de en­vol­ver las co­sas de otra for­ma, o ta­par­se en­tre ellos los erro­res que co­me­ten”.

UN GUS­TO AMAR­GO

Con­sul­ta­do so­bre la sen­sa­ción que le ha de­ja­do to­do es­to, y el co­rro­bo­rar la ne­gli­gen­cia que su­frió su pa­dre, Ro­dri­go ex­pre­só que “ha si­do com­pli­ca­do, la pér­di­da del vie­jo ha si­do di­fí­cil, du­ra, pa­ra mí co­mo hi­jo úni­co me cos­tó, y la im­po­ten­cia de pen­sar que ma­ta­ron a mi pa­pá”.

A lo que agre­gó que “pue­den de­cir que las co­sas pa­san por que tie­ne que pa­sar, pe­ro tú te que­das con ese gus­ti­to amar­go de pen­sar que se pu­do ha­ber he­cho al­go, y no se hi­zo. Eso es lo que más nos due­le a no­so­tros”.

En es­ta mis­ma lí­nea, el hi­jo de Jo­sé Con­tre­ras, sub­ra­yó que es­to, si­gue pa­san­do en el hos­pi­tal, “si­guen aten­dien­do mal, he vis­to que tie­nen más guar­dias que per­so­nal pa­ra aten­der, se ocu­pan re­cur­sos en eso y por qué no se ha­ce en más fun­cio­na­rios”.

Fi­nal­men­te, Ro­dri­go Con­tre­ras, de­ta­lló que “cuan­do pa­só es­to, yo tu­ve una reunión con el di­rec­tor del hos­pi­tal de ese tiem­po, y él me di­jo que no­so­tros no te­ne­mos el per­so­nal idó­neo pa­ra aten­der dos o tres in­far­ta­dos, lle­gan tres per­so­nas in­far­ta­das, se nos mue­ren dos, por­que no te­ne­mos el per­so­nal. En­ton­ces, se ne­ce­sita una ma­yor preo­cu­pa­ción, son vi­das las que es­tán en jue­go”.

LA EX­PLI­CA­CIÓN LE­GAL

Ro­ber­to Nei­ra Cá­ce­res, abo­ga­do y re­pre­sen­tan­te de la fa­mi­lia, ex­pli­có que la Cor­te Su­pre­ma in­va­li­dó la sen­ten­cia de la Cor­te de Ape­la­cio­nes, y ra­ti­fi­có la sen­ten­cia en pri­me­ra ins­tan­cia, que era en la que se ha­bía con­de­na­do al hos­pi­tal el pa­go de la in­dem­ni­za­ción, que se fi­ja­ron en la mis­ma sen­ten­cia. $30 mi­llo­nes pa­ra es­po­sa e hi­jo.

En es­te mis­mo sen­ti­do, el pro­fe­sio­nal sos­tu­vo que, pun­tual­men­te, es­ta cau­sa debe lle­gar a pri­me­ra ins­tan­cia, des­pués hay una cau­sa que tie­ne que lle­gar di­rec­ta­men­te, pe­dir el cum­pli­mien­to a tra­vés de Tri­bu­nal, y “es­pe­re­mos que el hos­pi­tal pue­da pa­gar pron­ta­men­te, una vez que sea no­ti­fi­ca­do, por­que tam­bién exis­te una se­rie de dis­po­si­cio­nes le­ga­les que pu­die­sen per­mi­tir al hos­pi­tal de­man­da­do, po­der di­la­tar el pa­go de las in­dem­ni­za­cio­nes que fue­ron fi­ja­das”.

Agre­gan­do que “es­pe­re­mos que aque­llo no ocu­rra, y que, de­fi­ni­ti­va­men­te, el hos­pi­tal aca­te la re­so­lu­ción de la Cor­te Su­pre­ma y una vez que se le no­ti­fi­que el cum­pli­mien­to pue­da pa­gar a la bre­ve­dad en fun­ción de lo que se le es­ta­ble­ció”.

LA ES­PO­SA E HI­JO de Jo­sé Con­tre­ras Ro­jas, es­pe­ran que es­te triun­fo le­gal sir­va pa­ra que se to­me con­cien­cia y ri­gu­ro­si­dad fren­te a la aten­ción de los pa­cien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.