Ban­ca éti­ca en Chi­le: ¿En qué es­ta­mos?

Mundo Nuevo - - Contenidos - Ale­jan­dra Vidal De la Cer­da

Tal co­mo su­ce­dió en Eu­ro­pa ha­ce ya más de 50 años, en La­ti­noa­mé­ri­ca, y en es­pe­cial en Chi­le, una nue­va for­ma de ha­cer negocios es­tá cap­tan­do la aten­ción de los in­ver­sio­nis­tas, quie­nes –ya sean pe­que­ños, me­dia­nos o gran­des- bus­can ren­ta­bi­li­zar su di­ne­ro en negocios que tam­bién sean ren­ta­bles pa­ra el mundo.

No es fi­lan­tro­pía ni ayu­da so­cial. Tam­po­co es mi­cro­me­ce­naz­go o fi­nan­cia­ción co­lec­ti­va (ni crow­fun­ding, co­mo se le de­no­mi­na en in­glés).

Son negocios ban­ca­rios, pe­ro que se quie­ren lle­var a ca­bo con sen­ti­do, res­pon­sa­bi­li­dad y, por so­bre to­do, con pro­duc­tos o so­lu­cio­nes que ten­gan un im­pac­to po­si­ti­vo en la so­cie­dad y en el me­dioam­bien­te.

Es la nue­va for­ma de ha­cer ban­ca; la mis­ma que en la dé­ca­da de los años 70 co­men­zó a ges­tar­se en Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos gra­cias a los ciu­da­da­nos, quie­nes fren­te a es­cán­da­los de co­rrup­ción y de con­flic­tos po­lí­ti­cos, so­cia­les y me­dioam­bien­ta­les de­ci­die­ron unir­se pa­ra crear una for­ma “lim­pia” de ha­cer negocios.

En la ac­tua­li­dad, la ban­ca éti­ca ha lo­gra­do con­so­li­dar­se en dis­tin­tos paí­ses del mundo, pe­ro por so­bre to­do en Eu­ro­pa, don­de -a tra­vés de al­gu­nos ban­cos co­mo Trio­dos Bank- ofre­cen ser­vi­cios ban­ca­rios co­mo cual­quier otro ban­co, en­tre­gan­do por ejem­plo a los ciu­da­da­nos la po­si­bi­li­dad de te­ner una cuen­ta co­rrien­te, y tam­bién la de in­ver­tir en negocios o em­pre­sas que ten­gan un im­pac­to po­si­ti­vo en la so­cie­dad o en el me­dioam­bien­te.

En de­fi­ni­ti­va, la di­fe­ren­cia es­tá en que los negocios que de­ci­de lle­var a ca­bo el ban­co éti­co en cues­tión, jun­to con las de­ci­sio­nes de in­ver­sión que to­ma, son negocios ren­ta­bles no so­lo en re­torno eco­nó­mi­co, sino tam­bién ren­ta­bles pa­ra el fu­tu­ro de nues­tro mundo, ya que la ope­ra­ción de las em­pre­sas de­be ser éti­ca, jus­ta y res­pon­sa­ble.

En Trio­dos Bank, por ejem­plo, si un clien­te ne­ce­si­ta un cré­di­to hi­po­te­ca­rio, se le ofre­ce un in­te­rés me­nor a quien de­ci­da com­prar una vi­vien­da sustentable. En los negocios con em­pre­sas, ope­ra ba­jo la mis­ma ló­gi­ca: so­lo fi­nan­cia a las com­pa­ñías que, ade­más de te­ner un mo­de­lo ren­ta­ble, tie­nen un com­pro­mi­so con la so­cie­dad y el me­dioam­bien­te, don­de ob­via­men­te en­tran con­cep­tos co­mo el co­mer­cio jus­to, el re­ci­cla­je, el cui­da­do del me­dioam­bien­te y el bie­nes­tar so­cial, por nom­brar al­gu­nos.

El rol del ciu­da­dano

El des­con­ten­to po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co, so­cial y me­dioam­bien­tal de las dé­ca­das de los 60 y 70, hi­zo sur­gir en la so­cie­dad ci­vil una to­ma de con­cien­cia so­bre el uso del di­ne­ro, so­bre to­do cuan­do los ciu­da­da­nos se per­ca­ta­ban de que el di­ne­ro que guar­da­ban en los ban­cos se ocu­pa­ba de una u otra for­ma en gue­rras, in­jus­ti­cias y for­mas po­co éti­cas de ha­cer negocios.

Así, cua­tro ho­lan­de­ses de­ci­die­ron unir­se con el fin de usar el di­ne­ro co­mo una he­rra­mien­ta de trans­for­ma­ción so­cial. De allí na­ce en 1971 la Fun­da­ción Trio­dos, que en un ini­cio bus­có con­se­guir fon­dos de pri­va­dos pa­ra in­ver­tir­los en ac­ti­vi­da­des con fi­nes más im­por­tan­tes.

Ya en la dé­ca­da de los 80, la fun­da­ción dio vi­da a Trio­dos Bank, en la pe­que­ña ciu­dad ho­lan­de­sa de Zeist, ban­co que en la ac­tua­li­dad no só­lo tie­ne mi­les de clien­tes fie­les, sino tam­bién se­des en Bél­gi­ca, Reino Uni­do, Es­pa­ña y Ale­ma­nia.

Joan An­to­ni Me­lé, ex­per­to en eco­no­mía y di­rec­ción fi­nan­cie­ra, fue el sub­di­rec­tor ge­ne­ral de Trio­dos Bank en Es­pa­ña has­ta el año 2014. Ac­tual­men­te, es Miem­bro del Con­se­jo Ase­sor de di­cha en­ti­dad, lo que lo ha lle­va­do a ad­qui­rir una vas­ta ex­pe­rien­cia en el te­ma. Ade­más, en la ac­tua­li­dad, ase­so­ra a la ini­cia­ti­va chi­le­na Do­ble Im­pac­to, en don­de asu­mi­rá en el fu­tu­ro co­mo Pre­si­den­te Honorario de la Fun­da­ción Di­ne­ro y Con­cien­cia, la cual ejer­ce­rá el li­de­raz­go del pro­yec­to ban­ca­rio en Chi­le.

Do­ble Im­pac­to, ade­más de los ciu­da­da­nos que cons­ti­tu­yen sus ad­he­ren­tes y co­la­bo­ra­do­res, es­tá for­ma­da por 11 or­ga­ni­za­cio­nes y em­pre­sas, las cua­les en con­jun­to bus­can pro­mo­ver una nue­va eco­no­mía, don­de las fi­nan­zas éti­cas per­mi­tan eva­luar las con­se­cuen­cias no aso­cia­das a lo eco­nó­mi­co de nues­tras ope­ra­cio­nes fi­nan­cie­ras.

La pla­ta­for­ma de in­ver­sio­nes Do­ble Im­pac­to tra­ba­ja so­lo con aque­llos pro­yec­tos so­cial y me­dioam­bien­tal­men­te res­pon­sa­bles. Pa­ra ello, rea­li­za una eva­lua­ción in­te­gral de ries­go a las em­pre­sas que ne­ce­si­ten fi­nan­cia­mien­to, con el fin de ase­gu­rar la sus­ten­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca. Tras la eva­lua­ción, la em­pre­sa so­cial in­gre­sa a la pla­ta­for­ma de in­ver­sio­nes pa­ra que los in­tere­sa­dos en in­ver­tir pue­dan de­ter­mi­nar en cuál com­pa­ñía ha­cer­lo y con qué mon­to de­ben ha­cer­lo, co­no­cien­do ade­más el pla­zo y el in­te­rés de re­torno.

Juan Pa­blo La­re­nas, co­fun­da­dor y Di­rec­tor Eje­cu­ti­vo de Sis­te­ma B e in­te­gran­te de ASECH (Aso­cia­ción de Em­pren­de­do­res de Chi­le), co­men­ta que la di­fe­ren­cia en­tre la ban­ca éti­ca y las or­ga­ni­za­cio­nes co­mo Ba­ni­gual­dad o Fon­do Es­pe­ran­za ra­di­ca en que es­tas úl­ti­mas “dan cré­di­to a per­so­nas que no tie­nen los pri­vi­le­gios de una ban­ca tra­di­cio­nal y que en ge­ne­ral son em­pren­de­do­res de la ba­se de la pi­rá­mi­de, otor­gan­do un cré­di­to por el ori­gen so­cio­eco­nó­mi­co de la per­so­na, y no por el im­pac­to so­cial o am­bien­tal que ten­ga el em­pren­di­mien­to. La ban­ca éti­ca, por el con­tra­rio, tie­ne co­mo pro­pó­si­to im­pul­sar pro­yec­tos don­de el fin sea ge­ne­rar un im­pac­to po­si­ti­vo en las per­so­nas y en el me­dioam­bien­te”.

A mo­do de ejem­plo, una pa­na­de­ría no se­ría fi­nan­cia­da si fa­bri­ca pro­duc­tos con quí­mi­cos y con­ta­mi­na en su pro­ce­so de pro­duc­ción. Sí po­dría ser­lo si ven­de pro­duc­tos or­gá­ni­cos (sin quí­mi­cos ni adi­ti­vos), no con­ta­mi­na, se es­ta­ble­ce en un lu­gar en don­de no hay ac­ce­so cer­cano a ali­men­tos y tra­ba­ja con pe­que­ños pro­duc­to­res lo­ca­les.

Co­mo par­te del tra­ba­jo de Do­ble Im­pac­to, La­re­nas agre­ga que en la ac­tua­li­dad es­tán en con­ver­sa­cio­nes con “dos ban­cos en La­ti­noa­mé­ri­ca pa­ra que co­mien­cen a in­cor­po­rar prác­ti­cas de la ban­ca éti­ca. Uno es Ban­co­lom­bia y el otro es­tá en Chi­le. La idea con ellos es desa­rro­llar ta­lle­res y con­ver­sa­cio­nes con eje­cu­ti­vos, pa­ra que com­pren­dan qué sig­ni­fi­ca un ban­co éti­co y di­se­ñen una ho­ja de ru­ta”.

Do­ble Im­pac­to, co­mo pro­mo­tor de la ban­ca éti­ca en Chi­le, ya ha con­se­gui­do fi­nan­cia­mien­to pa­ra 5 pro­yec­tos, los cua­les son El De­fi­ni­do, Fun­da­ción Pro­yec­to Pro­pio, Cul­ti­va, Ho­pe Chi­le y Green is Bet­ter.

Pa­ra Gerardo Wij­nant, Pre­si­den­te de la Aso­cia­ción por el Fo­men­to de la Eco­no­mía del Bien Co­mún y uno de los fun­da­do­res de la pri­me­ra or­ga­ni­za­ción de Co­mer­cio Jus­to, el prin­ci­pal desafío de la ban­ca éti­ca en Chi­le son los mis­mos ciu­da­da­nos, quie­nes mu­chas ve­ces “no to­man con­cien­cia de su ca­pa­ci­dad de cam­biar las co­sas. A me­nu­do, las per­so­nas creen que el mundo es­tá di­bu­ja­do de una so­la ma­ne­ra, por tan­to creen que no pue­den ha­cer otra co­sa que la que les en­se­ña­ron a ha­cer. En­ton­ces no to­man con­cien­cia de que son ca­pa­ces de cam­biar el mundo a tra­vés de las de­ci­sio­nes de com­pra, del jue­go, de las de­ci­sio­nes edu­ca­ti­vas pa­ra los ni­ños, cuan­do a par­tir de ese ti­po de definiciones pue­den cam­biar el mundo. En es­ta lí­nea, el ma­yor desafío se re­la­cio­na con un te­ma edu­ca­cio­nal, o de di­fu­sión, don­de se en­se­ñe des­de ni­ños a que no po­de­mos en­ga­ñar­nos so­bre lo que es­ta­mos com­pran­do y eli­gien­do. No po­de­mos per­der la con­cien­cia de nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad. La ban­ca éti­ca en Eu­ro­pa es­tá for­ma­da por mi­les de per­so­nas con mon­tos pe­que­ños”.

Más em­pre­sas pa­ra más in­ver­sio­nis­tas

Si bien Do­ble Im­pac­to pre­ten­de que en Chi­le se cree for­mal­men­te un ban­co éti­co, tam­bién quie­re lle­var­se el im­pul­so a to­da la re­gión. Por ello, en la ac­tua­li­dad, se en­cuen­tran tra­ba­jan­do en un in­for­me de pre­fac­ti­bi­li­dad des­de Mé­xi­co has­ta Chi­le. Un equi­po de 10 per­so­nas bus­ca acer­car­se a es­ta me­ta, con­si­de­ran­do que en Chi­le no se otor­ga una nue­va li­cen­cia pa­ra ban­cos des­de ha­ce más de 45 años.

Di­cha li­cen­cia, ade­más, tie­ne un va­lor de 32 mi­llo­nes de dó­la­res, por lo que Do­ble Im­pac­to ne­ce­si­ta con­tar con más em­pre­sas fi­nan­cia­bles por in­ver­sio­nis­tas pa­ra lle­gar a la me­ta.

Es­ta es la ra­zón por la cual en la ac­tua­li­dad se han de­di­ca­do a con­se­guir em­pre­sas e in­ver­sio­nis­tas, pa­ra lue­go con­tac­tar a am­bas par­tes y dar ini­cio al ne­go­cio.

Una vez que se fi­na­li­ce el es­tu­dio de pre­fac­ti­bi­li­dad, se po­drá con­tar con fon­dos pa­ra el es­tu­dio de fac­ti­bi­li­dad. En el in­ter­tan­to, Do­ble Im­pac­to se en­cuen­tra en la mi­sión de re­cau­dar fon­dos pa­ra pro­yec­tos. A par­tir de la de­tec­ción de pro­yec­tos, se for­ma­rá una ba­se que per­mi­ta le­van­tar el ban­co, ya que exis­ti­rá una car­te­ra de clien­tes con­so­li­da­dos.

Se­bas­tián Can­tua­rias, miem­bro de Do­ble Im­pac­to e in­te­gran­te de Pro­yec­to Pro­pio, ex­pli­ca al res­pec­to que “Do­ble Im­pac­to es­tá ope­ran­do co­mo pla­ta­for­ma de in­ver­sio­nes. Es­ta­mos bus­can­do em­pre­sas, y en es­te tiem­po

La di­fe­ren­cia en­tre la ban­ca éti­ca y las or­ga­ni­za­cio­nes co­mo Ba­ni­gual­dad o Fon­do Es­pe­ran­za ra­di­ca en que es­tas úl­ti­mas “dan cré­di­to a per­so­nas que no tie­nen los pri­vi­le­gios de una ban­ca tra­di­cio­nal y que en ge­ne­ral son em­pren­de­do­res de la ba­se de la pi­rá­mi­de, otor­gan­do un cré­di­to por el ori­gen so­cio­eco­nó­mi­co de la per­so­na, y no por el im­pac­to so­cial o am­bien­tal que ten­ga el em­pren­di­mien­to.

he­mos re­vi­sa­do 320, de las cua­les he­mos fi­nan­cia­do cin­co y ya te­ne­mos en car­te­ra ocho más. Es­ta­mos ha­cien­do ban­ca, pe­ro no he­mos he­cho ope­ra­ción ban­ca­ria, por­que la ley no lo per­mi­te. En­ton­ces, lo que ha­ce­mos es que pre­pa­ra­mos a la em­pre­sa y la con­tac­ta­mos con un in­ver­sio­nis­ta. No sa­be­mos si ope­ra­re­mos so­lo en Chi­le o en La­ti­noa­mé­ri­ca, aun­que es­ta­mos in­vi­tan­do a que es­ta ban­ca sea con una mirada re­gio­nal. Por lo mis­mo, dis­cu­ti­mos cuál es la ver­sión la­ti­noa­me­ri­ca­na de la ban­ca éti­ca, y cuá­les son los desafíos de equi­dad, de pobreza, de ac­ce­so al agua, de in­fra­es­truc­tu­ra, que pue­den re­sol­ver­se con pro­yec­tos de pri­va­dos que sean ren­ta­bles en el tiem­po. Es­to no es fi­lan­tro­pía y, por lo mis­mo, la pri­me­ra éti­ca es cui­dar la pla­ta de los cuen­ta­co­rren­tis­tas”.

En la ac­tua­li­dad, una per­so­na pue­de po­ner des­de $10.000 pa­ra ayu­dar a fi­nan­ciar una em­pre­sa. Al ob­te­ner nue­vos pro­yec­tos, se po­drá atraer a más in­ver­sio­nis­tas y, por en­de, fi­nan­ciar a más em­pre­sas; pe­ro tam­bién se po­drá se­guir em­pu­jan­do es­ta nue­va for­ma de ha­cer ban­ca, don­de los ges­to­res es­pe­ran que en el año 2020 o 2021 se pue­da pe­dir la li­cen­cia. Fran­cis­co Oroz­co, Ge­ren­te de Ope­ra­cio­nes de Do­ble Im­pac­to, co­men­ta al res­pec­to que si bien exis­ten dis­tin­tos mon­tos de in­ver­sio­nes, el 50% se si­túa por so­bre el mi­llón de pe­sos.

“La eco­no­mía tie­ne pla­ta. La pla­ta es­tá en una em­pre­sa o en la eco­no­mía es­pe­cu­la­ti­va. No­so­tros que­re­mos traer esa pla­ta e in­ver­tir­la en ener­gías re­no­va­bles, en vi­vien­das so­cia­les. Lo que pa­só con los gue­tos verticales es au­sen­cia de ban­ca éti­ca”, ex­pli­ca Can­tua­rias.

En la ac­tua­li­dad, Do­ble Im­pac­to cuen­ta con 620 re­gis­tra­dos en la pla­ta­for­ma de in­ver­sio­nes. De ellos, 70 han in­ver­ti­do en al­gu­nos de los pro­yec­tos que exis­ten, y de esos 70, el 33% ha rein­ver­ti­do.

Ro­dea­do de em­pre­sa­rios, y en lo que fue par­te de su úl­ti­ma gi­ra por Chi­le, Me­lé con­clu­ye que “la fi­na­li­dad no es crear una ban­ca éti­ca. La fi­na­li­dad es cam­biar la eco­no­mía, el mo­de­lo so­cial y pa­ra ello ne­ce­si­ta­mos un mo­tor, que reúna di­ne­ro, por­que pa­ra to­do lo que que­re­mos ha­cer ne­ce­si­ta­mos di­ne­ro. So­bra di­ne­ro en el mundo, ha­ga­mos que ese di­ne­ro en­tre a la ban­ca éti­ca y des­de allí po­ten­cia­re­mos las em­pre­sas B. Y no da­re­mos ni agua a las que no nos in­tere­sen, ni a la otra ban­ca tam­po­co, has­ta que no cam­bien de ver­dad. En Es­pa­ña, es­tán per­dien­do clien­tes, y han cam­bia­do la pu­bli­ci­dad, y aho­ra son to­dos sos­te­ni­bles, y tie­nen va­lo­res; y cuan­do un clien­te se quie­re ir, le di­cen que tie­nen un fon­do de in­ver­sio­nes éti­co, pe­ro los 99 res­tan­tes no lo son. Ellos no son éti­cos, son opor­tu­nis­tas. Ni agua les da­re­mos”.

Joan An­to­ni Me­lé, im­pul­sor de la ban­ca éti­ca en su úl­ti­ma vi­si­ta a Chi­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.