Tu Des­tino No Es es­tar So­la

Ta­lle­res de Coaching pa­ra Amar Si al­gu­na vez al­guien te ha di­cho que tu des­tino es es­tar so­la, es­ta his­to­ria te va a de­mos­trar que eso no es ver­dad…

Mundo Nuevo - - Publirreportaje -

Hoy quie­ro con­tar­te la his­to­ria de So­le­dad, por­que es­te es un clá­si­co ejem­plo de có­mo a ve­ces po­de­mos cons­truir nues­tra vi­da a par­tir de fal­sas pre­mi­sas - crea­das por al­go que al­guien nos di­jo en al­gún mo­men­to - que de pron­to se con­vier­ten en “reali­dad” pa­ra no­so­tras.

Cuan­do So­le­dad vino a ver­me es­ta­ba muy tris­te. Una “vi­den­te” le ha­bía di­cho ha­cía sie­te años, po­co des­pués de di­vor­ciar­se, que nin­gu­na de sus pos­te­rio­res re­la­cio­nes du­ra­ría, que ten­dría di­fi­cul­ta­des en el amor, y que su des­tino era es­tar so­la. Lle­va­ba años te­mien­do que esas pa­la­bras fue­sen ver­dad, da­dos sus reite­ra­dos quie­bres amo­ro­sos en to­do ese tiem­po.

Si al­gu­na vez te han di­cho que tu des­tino es es­tar so­la, es­ta his­to­ria te va a de­mos­trar que eso no es ver­dad, que tu vi­da no es­tá “de­ter­mi­na­da”, que con tu in­ten­ción y al­go de tra­ba­jo pue­des en cual­quier mo­men­to, cam­biar el rum­bo de ella.

Tal vez tu só­lo ne­ce­si­tas des-apren­der y re-apren­der

Así ocu­rrió con So­le­dad, con quien par­ti­mos por cues­tio­nar si es­ta idea de “es­tar so­la en la vi­da” era ver­dad, o más bien una creen­cia que ella ha­bía cons­trui­do y sos­te­ni­do en al­gún lu­gar, pro­duc­to de sus ex­pe­rien­cias tem­pra­nas. Rá­pi­da­men­te ella lo­gró iden­ti­fi­car sus creen­cias y jun­to a ellas, las for­mas de ser, ac­tuar y re­la­cio­nar­se que ha­bían re­crea­do in­cons­cien­te­men­te su reali­dad de so­le­dad.

Vio, por ejem­plo, có­mo ella mis­ma se ais­la­ba de di­ver­sas ma­ne­ras: vi­vía en las afue­ras de la ciu­dad, ac­tua­ba au­to­su­fi­cien­te­men­te, nun­ca pe­día ayu­da, cuan­do se pro­du­cía un con­flic­to en sus re­la­cio­nes, pa­ra man­te­ner­las, lo eva­día en vez de abor­dar­lo y so­lu­cio­nar­lo. Es­ta­ba tan con­ven­ci­da de que an­te el con­flic­to se­ría aban­do­na­da, que, pa­ra evi­tar ser­lo, ella mis­ma se dis­tan­cia­ba emo­cio­nal­men­te o ter­mi­na­ba la re­la­ción.

Vio tam­bién que su elec­ción de pa­re­jas no dis­po­ni­bles des­pués de su di­vor­cio, ha­bía te­ni­do que ver con su pro­pia dis­po­ni­bi­li­dad emo­cio­nal pa­ra el amor en ese tiem­po en que sus hi­jos es­ta­ban pe­que­ños. En su vi­sión de mundo, te­ner pa­re­ja y criar hi­jos pe­que­ños era in­com­pa­ti­ble. Es­to la ha­bía he­cho iden­ti­fi­car­se mar­ca­da­men­te con su rol de “ma­dre” pos­ter­gan­do su iden­ti­dad de “mu­jer” y de “per­so­na” con do­nes pa­ra com­par­tir con el mundo, sin sa­ber que era ab­so­lu­ta­men­te po­si­ble sos­te­ner esa ma­yor com­ple­ji­dad.

Así es que, pa­ra sa­car­la de su creen­cia de so­le­dad en el amor, hi­ci­mos un tra­ba­jo pa­ra trans­for­mar esas creen­cias que ha­bía crea­do cuan­do muy jo­ven, con las que ha­bía con­ti­nua­do vi­vien­do por años li­mi­tan­do sus po­si­bi­li­da­des en el amor. Cuan­do cam­bió esas in­ter­pre­ta­cio­nes tem­pra­nas e in­com­ple­tas de quién era, y de­jo de vi­vir co­mo si ellas fue­ran cier­tas, nue­vas po­si­bi­li­da­des se abrie­ron pa­ra ella.

So­le­dad ne­ce­si­to tam­bién apren­der nue­vas ha­bi­li­da­des pa­ra com­ple­tar su trans­for­ma­ción, por­que, al ha­ber cre­ci­do en una fa­mi­lia de pa­dres se­pa­ra­dos, su desa­rro­llo en el área de las re­la­cio­nes se ha­bía de­te­ni­do. No ha­bía te­ni­do mo­de­los pa­ra apren­der a na­ve­gar con­flic­tos de for­mas efec­ti­vas, ni pa­ra re­la­cio­nar­se con un hom­bre de for­mas que le per­mi­tie­ran al­can­zar su ple­na fe­mi­nei­dad. Por ello, ha­bía vi­vi­do tan­tos años sin sa­ber desen­vol­ver­se en el amor, y a la vez an­he­lán­do­lo, por­que en el fon­do de su al­ma sa­bía que es­ta­ba he­cha pa­ra amar y ser ama­da.

So­le­dad se atre­vió a trans­for­mar­se, y pron­to co­no­ció a Raúl, con quien en­con­tró ese amor pro­fun­do y du­ra­de­ro que tan­to ha­bía an­he­la­do. Con él, ya ha­cen cua­tro años, con­for­ma una her­mo­sa fa­mi­lia con los cin­co hi­jos de am­bos.

Su des­tino no era es­tar so­la, tam­po­co el tu­yo. Crear amor en su vi­da só­lo re­qui­rió un po­co de apren­di­za­je. Tal vez lo que tú ne­ce­si­tes tam­bién sea só­lo apren­der…

Y si no sa­bes por dón­de em­pe­zar, acá en “Lla­mar a Tu Amor®” es­toy pa­ra acom­pa­ñar­te y ayu­dar­te a rea­li­zar tu más al­to po­ten­cial en el amor…

MÁS IN­FOR­MA­CIÓN: Cen­tro Tri­be­ca Fonos: 22207-7422 ó 22228-9497 in­fo@tri­be­ca.cl www.lla­ma­ra­tua­mor.com ve­ro­ni­ca@lla­ma­ra­tua­mor.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.