La mo­vi­da de Putin pa­ra man­te­ner el po­der

Po­lí­ti­ca. Me­tro exa­mi­na la si­tua­ción del país e in­ves­ti­ga qué es­pe­rar de la elec­ción.

Publimetro Chile - - PORTADA - Dmitry Bel­yaev y Mi­guel Ve­láz­quez Me­tro World News

Ma­ña­na fi­na­li­za la vo­ta­ción de las nue­vas re­for­mas po­lí­ti­cas que per­mi­ti­rán al lí­der ru­so con­ti­nuar en el car­go des­pués de 2024. Ana­lis­tas nos di­cen el es­ce­na­rio fu­tu­ro.

La se­ma­na de vo­ta­ción na­cio­nal so­bre las re­for­mas cons­ti­tu­cio­na­les con­clui­rá el 1 de ju­lio en Ru­sia. La vo­ta­ción, que se ha­bía fi­ja­do pa­ra el 22 de abril y se re­tra­só de­bi­do a la pan­de­mia de CO­VID-19, li­mi­ta­ría el man­da­to del pre­si­den­te a dos pe­río­dos de seis años en to­tal, en lu­gar de dos con­se­cu­ti­vos, y re­ajus­ta­ría el re­loj pa­ra que Vla­di­mir Putin, que tra­di­cio­nal­men­te se ha opues­to a los cam­bios, con­ti­núe en el car­go des­pués de 2024.

“La con­se­cuen­cia más clara se­ría el res­ta­ble­ci­mien­to de los lí­mi­tes de man­da­to pa­ra Vla­di­mir Putin, lo que sig­ni­fi­ca­ría que po­dría pre­sen­tar­se le­gal­men­te a la re­elec­ción pa­ra dos man­da­tos más y per­ma­ne­cer en el po­der has­ta 2036, mo­men­to en el que ten­dría 84 años de edad”, ex­pli­có a Me­tro Paul Goo­de, pro­fe­sor aso­cia­do del De­par­ta­men­to de Po­lí­ti­ca, Len­guas y Es­tu­dios In­ter­na­cio­na­les de la Uni­ver­si­dad de Bath (Reino Uni­do). “Las en­mien­das tam­bién con­ver­ti­rían a Putin en se­na­dor de por vi­da si de­ja­ra el car­go y ga­ran­ti­za­rían su in­mu­ni­dad de en­jui­cia­mien­to. Hay otros as­pec­tos for­ma­les de las en­mien­das cons­ti­tu­cio­na­les que, se­gún al­gu­nos ob­ser­va­do­res, li­mi­ta­ban el po­der del pre­si­den­te cuan­do se anun­cia­ron ori­gi­nal­men­te en enero. Sin em­bar­go, po­cos creen aho­ra que cam­bia­rán sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la es­truc­tu­ra de po­der en Ru­sia.”

Las re­for­mas, ya apro­ba­das por el Par­la­men­to y el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal de Ru­sia, rechazan la apli­ca­ción del de­re­cho in­ter­na­cio­nal en el te­rri­to­rio del país, ins­ti­tu­cio­na­li­zan la edu­ca­ción pa­trió­ti­ca de los jó­ve­nes y de­fi­nen el ma­tri­mo­nio co­mo heterosexu­al. Da­rán al pre­si­den­te la fa­cul­tad de nom­brar a los prin­ci­pa­les jue­ces y fis­ca­les pa­ra su apro­ba­ción por la cá­ma­ra al­ta del par­la­men­to ru­so; in­clu­yen una afir­ma­ción de la ‘fe en Dios’ de Ru­sia y con­sa­gran al­gu­nos cam­bios eco­nó­mi­cos.

“Putin ya tie­ne un in­men­so po­der. Las re­for­mas pro­ba­ble­men­te le per­mi­ti­rán per­pe­tuar ese po­der co­mo ‘pre­si­den­te vi­ta­li­cio’. Así que eso au­men­ta­rá su po­der aún más. No es sor­pren­den­te en un país que du­ran­te mu­cho tiem­po ha pre­fe­ri­do lí­de­res fuer­tes”, di­jo Ivan Eland, di­rec­tor del Cen­tro de Paz y Li­ber­tad del Ins­ti­tu­to In­de­pen­dien­te.

Ya se han ob­ser­va­do ma­nio­bras si­mi­la­res en otros lu­ga­res. Por ejem­plo, en Bie­lo­rru­sia, Ale­xan­der Lu­kas­hen­ko ga­nó un re­fe­rén­dum cons­ti­tu­cio­nal en 2004 pa­ra eli­mi­nar los lí­mi­tes de los man­da­tos. Las re­for­mas cons­ti­tu­cio­na­les pro­pues­tas por el pre­si­den­te de Ka­zajs­tán, Nur­sul­tán Na­zar­baev, trans­fi­rie­ron po­de­res al par­la­men­to del país, al tiem­po que asu­mió el tí­tu­lo ho­no­rí­fi­co de ‘lí­der de la na­ción’ y per­ma­ne­ció co­mo miem­bro vi­ta­li­cio del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad del país. Los re­fe­ren­dos tam­bién se han uti­li­za­do pa­ra le­gi­ti­mar las reivin­di­ca­cio­nes vi­ta­li­cias de go­ber­nar en Turk­me­nis­tán y Ta­yi­kis­tán.

“Es im­por­tan­te en­ten­der las con­di­cio­nes que ha­cen que es­te ti­po de re­fe­rén­dum sea sig­ni­fi­ca­ti­vo y atrac­ti­vo pa­ra el ré­gi­men de Putin. El sis­te­ma po­lí­ti­co de Ru­sia es tan pro­fun­da­men­te per­so­na­li­za­do que cual­quier in­di­cio de que po­dría de­jar el car­go se per­ci­be co­mo una gra­ve ame­na­za a la es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca del país. La co­di­fi­ca­ción de es­te ti­po de sis­te­ma só­lo es po­si­ble cuan­do las ins­ti­tu­cio­nes han si­do re­em­pla­za­das por re­la­cio­nes y re­des per­so­na­les”,

“Putin ya en­con­tró un su­ce­sor una vez, pe­ro aún así man­tu­vo el po­der en­tre bas­ti­do­res. Con es­tas re­for­mas, no ne­ce­si­ta­ría ha­cer­lo de nue­vo. No pa­re­ce que­rer re­nun­ciar real­men­te al po­der. Él se­ría esen­cial­men­te ‘pre­si­den­te de por vi­da’” IVAN ELAND,

Di­rec­tor del Cen­tro de Paz y Li­ber­tad del Ins­ti­tu­to In­de­pen­dien­te.

de­cla­ró Goo­de.

Los lí­de­res de la opo­si­ción lo­cal han es­ta­do di­vi­di­dos so­bre si boi­co­tear el vo­to, que te­men que sea ama­ña­do. Ya ha ha­bi­do in­for­mes de com­pra de vo­tos, de pre­sos obli­ga­dos a par­ti­ci­par, de em­pre­sas que obli­gan a sus em­plea­dos a vo­tar y otras prác­ti­cas que no son in­fre­cuen­tes en las elec­cio­nes ru­sas.

“Putin pa­re­ce ha­ber ol­fa­tea­do la opo­si­ción a las ‘re­for­mas’. Por lo tan­to, no es­pe­ra­re­mos dis­tur­bios ci­vi­les”, aña­dió Eland.

“Putin es un go­ber­nan­te so­cial­men­te con­ser­va­dor. Quie­re re­cu­pe­rar la Ru­sia tra­di­cio­nal. Sin em­bar­go, es­tas ‘re­for­mas’ van en con­tra de las ten­den­cias so­cia­les en mu­chas par­tes del mun­do. Así que pue­de que even­tual­men­te se en­cuen­tre con más opo­si­ción de su pro­pia gen­te, ya que las ideas opues­tas se fil­tran en el país”, con­clu­yó.

/ GETTY

Po­si­ble re­sul­ta­do. La vo­ta­ción po­dría re­sul­tar en el res­ta­ble­ci­mien­to de los lí­mi­tes de pla­zo pa­ra el man­da­to de Vla­di­mir Putin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.