Dil­ma bus­ca­ría re­nun­ciar para ade­lan­tar elec­cio­nes

De acuer­do con ana­lis­tas, es­ta pro­pues­ta no tie­ne nin­gu­na po­si­bi­li­dad de con­cre­tar­se, por­que de­bie­ra re­nun­ciar tan­to la man­da­ta­ria co­mo el vi­ce­pre­si­den­te, al­go que no ocu­rri­ría.

Pulso - - Portada - PAULA NAMUR Y.

—En otra me­di­da de­ses­pe­ra­da por evi­tar el jui­cio po­lí­ti­co en Bra­sil, la Pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff es­ta­ría in­ten­tan­do lle­gar a un acuer­do con su vi­ce­pre­si­den­te, Mi­chel Te­mer, para que am­bos re­nun­cien y así po­der con­vo­car a elec­cio­nes pre­si­den­cia­les el 2 de oc­tu­bre, jun­to con las mu­ni­ci­pa­les pro­gra­ma­das para esa fe­cha, re­por­tó ayer el dia­rio O Glo­bo.

De acuer­do con el pe­rió­di­co, tan­to la man­da­ta­ria co­mo otros mi­nis­tros, co­mo Ja­ques Wag­ner (Ca­sa Ci­vil) y Ri­car­do Ber­zoi­ni (se­cre­ta­ría de go­bierno), es­ta­rían de acuer­do con la idea de la elec­ción, pe­ro la man­da­ta­ria ten­dría el in­te­rés de lo­grar el con­sen­so de los mo­vi­mien­tos so­cia­les.

Sin em­bar­go, to­do apun­ta­ría a que el vi­ce­pre­si­den­te re­cha­za­ría es­ta me­di­da, da­do que, para con­vo­car nue­vas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, am­bos de­ben re­nun­ciar.

“Los dos, pre­si­den­te y vi­ce­pre­si­den­te, de­ben es­tar fue­ra del ejer­ci­cio para lla­mar a nue­vas elec­cio­nes. Y es­ta cir­cuns­tan­cia es muy com­pli­ca­da, por­que la úni­ca for­ma de lo­grar­lo es que am­bos re­nun­cien. Po­dría re­nun­ciar Dil­ma y no Te­mer, y ella no tie­ne có­mo obli­gar­lo. Even­tual­men- te le pon­dría pre­sión a él, pe­ro se­ría una ju­ga­da muy arries­ga­da, por­que no tie­ne có­mo atar­lo”, di­jo a PUL­SO Gus­ta­vo Se­gré, CEO Cen­ter Group In­ter­na­tio­nal, en Sao Pau­lo.

En eso coin­ci­de el di­rec­tor de es­tra­te­gia da Ar­ko Ad­vi­ce, Thia­go de Ara­gão. “Es una pro­pues­ta im­po­si­ble. Es al­go que ella di­ce para com­pli­car más el am­bien­te, pen­san­do que la gen­te no co­no­ce las re­glas. Ella pue­de re­nun­ciar, pe­ro Te­mer no va a re­nun­ciar. En­ton­ces es una pro­pues­ta que no tie­ne mu­cho sen­ti­do, por­que no exis­te un ca­mino prác­ti­co para es­to”, ase­gu­ra des­de Bra­sil.

Se­gún ex­pli­ca Se­gré, otra po­si­bi­li­dad es que el Tri­bu­nal Su­pe­rior Elec­to­ral can­ce­le la fór­mu­la de pre­si­den­ta y vi­ce­pre­si­den­te. “Exis­te la op­ción por­que es­tá en investigación; el Tri­bu­nal Su­pe­rior Elec­to­ral de­be­ría ra­ti­fi­car es­ta de­ter­mi­na­ción an­tes del 31 de di­ciem­bre de 2016”, sos­tie­ne Se­gré. La fe­cha es­tá da­da por­que la Cons­ti­tu­ción di­ce que an­te la ca­ren­cia de Pre­si­den­te y Vi­ce­pre­si­den­te lle­ga­da la mi­tad del man­da­to, se de­be con­vo­car a elec­cio­nes, en cu­yo ca­so asu­mi­ría de ma­ne­ra pro­vi­so­ria por 90 días el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, Eduar­do

Cun­ha. En ca­so de que el Tri­bu­nal tome la de­ci­sión des­de el 1 de enero de 2017, no se lla­ma a elec­cio­nes, sino que el Con­gre­so eli­ge al nue­vo lí­der de for­ma in­di­rec­ta.

¿Qué de­bie­ra pa­sar para que ha­ya elec­cio­nes? La Pre­si­den­ta de­bie­ra lan­zar una pro­pues­ta de en­mien­da constitucional con el apo­yo de por lo me­nos de 172 dipu­tados. Sin em­bar­go, la man­da­ta­ria ni si­quie­ra lo­gró re­unir esa su­ma para que el im­peach­ment no pa­sa­ra de la Cá­ma­ra al Se­na­do.

PERS­PEC­TI­VAS FI­NAN­CIE­RAS. En me­dio de la in­cer­ti­dum­bre a ni­vel po­lí­ti­co, los in­ver­sio­nis­tas es­tán bus­can­do opor­tu­ni­da­des. Fran­klin Tem­ple­ton es­tá in­cre­men­tan­do sus in­ver­sio­nes en Bra­sil, apos­tan­do a que la es­pe­ra­da sa­li­da de la Pre­si­den­ta Rous­seff es­te mes da­ría un im­pul­so a los ac­ti­vos del país. El im­pac­to de la po­ten­cial re­mo­ción de la man­da­ta­ria to­da­vía no es­tá in­ter­na­li­za­do en las ac­cio­nes bra­si­le­ñas, di­jo Mark Mo­bius, pre­si­den­te eje­cu­ti­vo del gru­po de mer­ca­dos emer­gen­tes de Fran­klin Tem­ple­ton, en una en­tre­vis­ta con Bloom­berg TV. El real, que se ha apre­cia­do 15% es­te año, es su mo­ne­da fa­vo­ri­ta de los mer­ca­dos emer­gen­tes, di­jo Mo­bius.

El Bo­ves­pa ha subido 25% es­te año, an­te la es­pe­cu­la­ción de los in­ver­sio­nis­tas de que la sa­li­da de Rous­seff per­mi­ti­rá la lle­ga­da de un nue­vo go­bierno, que se­rá ca­paz de en­fren­tar los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y fi­nan­cie­ros del país.

De acuer­do con ana­lis­tas ci­ta­dos por Bloom­berg, los in­ver­sio­nis­tas que se per­die­ron el rally de es­te año, to­da­vía pue­den en­trar el jue­go. De acuer­do con Ja­mes Gul­brand­sen, di­rec­tor fi­nan­cie­ro para La­ti­noa­mé­ri­ca de NCH Ca­pi­tal, el ín­di­ce Bo­ves­pa Small-Cap se ha tran­sa­do 10% por de­ba­jo del pre­cio ob­je­ti­vo en lo que va del año, con lo cual to­da­vía ha­bría es­pa­cio para in­gre­sar en em­pre­sas de me­nor pe­so.

AL­ZA DE IM­PUES­TO. El Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da de Bra­sil ele­vó ayer un im­pues­to so­bre la com­pra de di­vi­sas ex­tran­je­ras en efec­ti­vo, en su más re­cien­te es­fuer­zo por re­du­cir el dé­fi­cit pre­su­pues­ta­rio. El lla­ma­do Im­pues­to so­bre las Ope­ra­cio­nes Fi­nan­cie­ras (IOF) au­men­ta­rá a 1,1% des­de 0,38% pre­via­men­te so­bre las com­pras de di­vi­sas ex­tran­je­ras al con­ta­do y en efec­ti­vo.

Ese in­cre­men­to po­dría ele­var los in­gre­sos im­po­si­ti­vos en 2.377 mi­llo­nes de reales ( US$ 679,16 mi­llo­nes) por año, afir­mó el mi­nis­te­rio en un co­mu­ni­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.