Ex­pec­ta­ti­vas para la re­gión y TCR de EEUU co­mo dri­ver de cre­ci­mien­to

Aún exis­te es­pa­cio para una apre­cia­ción del TCR nor­te­ame­ri­cano, si bien no de la mag­ni­tud ex­pe­ri­men­ta­da en 2015

Pulso - - Trader -

EN las úl­ti­mas se­ma­nas hu­bo im­por­tan­tes re­cu­pe­ra­cio­nes en el va­lor de ac­ti­vos in­ter­na­cio­na­les, par­ti­cu­lar­men­te en el mun­do emer­gen­te. Es­to mo­ti­va­do por el pre­cio de las ma­te­rias pri­mas -co­bre y pe­tró­leo- y un re­na­cer del ape­ti­to por ries­go.

Co­mo ex­pli­ca­cio­nes po­de­mos nom­brar dos a mo­do ge­ne­ral. Pri­me­ro, los úl­ti­mos da­tos de Chi­na han en­tre­ga­do re­la­ti­va cal­ma y ami­no­ra­do los mie­dos en re­la­ción a un ate­rri­za­je for­zo­so.

Y en se­gun­do lu­gar, ma­yor cau­te­la de la Fed en su pro­ce­so de nor­ma­li­za­ción mo­ne­ta­ria -tras ca­si una dé­ca­da con ta­sas de in­te­rés ce­ro-, ha pro­pi­cia­do un de­bi­li­ta­mien­to del dó­lar a ni­vel glo­bal, tras apre­ciar­se en torno a 10% en tér­mi­nos reales en 2015.

La re­la­ción que pre­sen­ta el ti­po de cam­bio real (TCR) nor­te­ame­ri­cano y ex­pec­ta­ti­vas para emer­gen­tes es cla­ra. Su di­ná­mi­ca con­den­sa in­for­ma­ción im­por­tan­te res­pec­to a un set de va­ria­bles ex­ter­nas re­le­van­tes para eco­no­mías emer­gen­tes.

Una apre­cia­ción real del dó­lar se aso­cia a caí­das en los com­mo­di­ties, de­te­rio­ros en los tér­mi­nos de in­ter­cam­bio, flu­jos ne­ga­ti­vos de ca­pi­ta­les y de­fla­ción en dó­la­res, con un con­se­cuen­te in­cre­men­to de nues­tra ta­sa de in­te­rés real ex­ter­na. To­do lo an­te­rior, con­fi­gu­ran­do un es­ce­na­rio com­ple­jo para el desa­rro­llo y cre­ci­mien­to de la re­gión.

Así, el te­ner una idea de la di­ná­mi­ca es­pe­ra­da para el TCR de EEUU per­mi­te ela­bo­rar una vi­sión ge­ne­ral en torno a las pers­pec­ti­vas de La­tAm. Para es­te fin, el es­ce­na­rio pre­vis­to por el FMI en su úl­ti­mo WEO de abril re­sul­ta en un buen pun­to de par­ti­da.

El or­ga­nis­mo vol­vió a co­rre­gir las pro­yec­cio­nes de cre­ci­mien­to con ma­yor fuer­za para el mun­do que para EEUU, al tiem­po que pre­vé que los ba­jos pre­cios de ma­te­rias pri­mas in­du­ci­rán me­jo­ras en tér­mi­nos de in­ter­cam­bio de eco­no­mías desa­rro­lla­das. En tan­to, la me­jo­ra de la de­man­da in­ter­na en EEUU pre­sio­na­ría una am­plia­ción de su dé­fi­cit de cuen­ta co­rrien­te, y se pro­yec­ta que los ba­lan­ces de los prin­ci­pa­les Ban­cos Cen­tra­les del mun­do (BCE y BOJ) se­gui­rán di­ver­gien­do, da­do in­fla­cio­nes que no lo­gran des­pe­gar en di­chas eco­no­mías.

Es­to su­gie­re que aún exis­te es­pa­cio para una apre­cia­ción

El au­tor es eco­no­mis­ta de Cor­pRe­search.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.