Ve­ne­zue­la: in­fla­ción anu­la al­za de 30% en suel­do mí­ni­mo en me­dio de la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria

El anun­cio del 1 de ma­yo de Ni­co­lás Ma­du­ro no sir­vió para me­jo­rar las ex­pec­ta­ti­vas del país. In­clu­so se cam­bió la ho­ra, ade­lan­tán­do­la en trein­ta mi­nu­tos, para pa­liar la cri­sis.

Pulso - - Economia & Dinero - LEO­NAR­DO RUIZ

La si­tua­ción en Ve­ne­zue­la no pa­re­ce me­jo­rar tras el anun­cio de au­men­to del suel­do mí­ni­mo en 30%. —El suel­do mí­ni­mo subió 30% en Ve­ne­zue­la, co­mo ya es cos­tum­bre en to­dos los 1 de ma­yo. Sin em­bar­go, y pe­se a que no es la pri­me­ra vez que lo ha­ce el go­bierno, el mon­to al­can­za­do si­gue sien­do in­su­fi­cien­te en me­dio de la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria que atra­vie­sa el país, gol­pea­do por el ra­cio­na­mien­to eléc­tri­co pe­se a las re­ser­vas pe­tro­le­ros, lar­gas fi­las para ad­qui­rir bie­nes, es­ca­sez de bie­nes bá­si­cos y de otros co­mo el he­la­do o la cer­ve­za.

El al­za del suel­do lle­vó a la cifra men­sual has­ta 15.051 bo­lí­va­res, que equi­va­len a unos US$40 men­sua­les con el ti­po de cam­bio ofi­cial más al­to, o en ape­nas US$14 con el ti­po que re­fle­ja el cam­bio en el mer­ca­do ne­gro.

Los crí­ti­cos apun­tan a que la re­pe­ti­da su­ce­sión de las al­zas sa­la­ria­les re­ve­la el com­ple­to fra­ca­so del go­bierno por con­tro­lar la in­fla­ción, ade­más de la pro­fun­da re­ce­sión que atra­vie­sa la eco­no­mía.

“To­dos los ‘au­men­tos’ de es­te se­ñor son una bur­la”, di­jo el lí­der de la opo­si­ción, Hen­ri­que Ca­pri­les, en su cuen­ta de Twit­ter (@hca­pri­les), agre­gan­do que la in­fla­ción en el mes de mar­zo al­can­zó más de 20%.

El Pa­pa Fran­cis­co le es­cri­bió a Ma­du­ro du­ran­te el fin de se­ma­na, pi­dién­do­le re­sol­ver los pro­ble­mas del

¿Qué pa­sa? En mo­men­tos en que la in­fla­ción de Ve­ne­zue­la es­tá en 8,7% in­ter­men­sual y en 180,9% in­ter­anual, se­gún da­tos de Bloom­berg para el mes de di­ciem­bre, el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro anun­ció una nue­va al­za del sa­la­rio mí­ni­mo de 30% has­ta unos US$14, se­gún el ti­po de cam­bio en el mer­ca­do ne­gro.

¿Qué con­se­cuen­cias tie­ne? Se­gún ana­lis­tas, es­to es el re­fle­jo de la pro­fun­da re­ce­sión eco­nó­mi­ca del país y del fra­ca­so de los in­ten­tos por con­tro­lar la in­fla­ción ga­lo­pan­te. El va­lor del oro del Ban­co Cen­tral de Ve­ne­zue­la (BCV) en sus re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les dis­mi­nu­yó 12% en fe­bre­ro con res­pec­to a enero de es­te año. mi­nu­tos, para pa­liar la cri­sis ener­gé­ti­ca.

Se­gún Ma­du­ro, una opo­si­ción res­pal­da­da por EEUU es­tá ar­man­do una “gue­rra eco­nó­mi­ca” en su con­tra, ha­cien­do su­bir las ci­fras de in­fla­ción y es­con­dien­do bie­nes es­ca­sos.

Pe­ro se­gún ex­per­tos in­ter­na­cio­na­les, el pro­ble­ma de Ve­ne­zue­la es­tá en sus fun­da­men­tos eco­nó­mi­cos y es muy di­fí­cil ver un cam­bio pron­to. Se­gún el ex­per­to de IHS Glo­bal In­sight, el ve­ne­zo­lano Die­go Mo­ya-Ocam­pos, el ver­da­de­ro pro­ble­ma es el con­trol de pre­cios, que ge­ne­ra es­ca­sez y mer­ca­do ne­gro (ver en­tre­vis­ta re­la­cio­na­da).

Ayer el pre­si­den­te del Par­la­men­to de Ve­ne­zue­la, el opo­si­tor Henry Ra­mos Allup, re­ve­ló que los ge­ne­ra­les y al­mi­ran­tes del al­to man­do le di­je­ron al pre­si­den­te Ma­du­ro, que no re­pri­mi­rán a los opo­si­to­res en ca­so de es­ta­lli­dos po­pu­la­res, re­ven­to­nes o dis­tur­bios por sa­queo.

¿Con­si­de­ra que fue sig­ni­fi­ca­ti­vo el au­men­to de 30% en el suel­do mí­ni­mo? —Si­gue sien­do in­su­fi­cien­te para cu­brir el cos­to de la ca­nas­ta bá­si­ca de in­su­mos que re­quie­ren los ve­ne­zo­la­nos. Si­gue sin cu­brir el ver­da­de­ro cos­to de las me­di­ci­nas y de los ali­men­tos de pri­me­ra ne­ce­si­dad que so­lo se con­si­guen en el mer­ca­do ne­gro. No re­suel­ve la pro­ble­má­ti­ca de pér­di­da de ca­pa­ci­dad ad­qui­si­ti­va.

¿Qué ga­na en­ton­ces Ma­du­ro con es­ta me­di­da? —Es una me­di­da po­pu­lis­ta. To­dos los años en el 1 de ma­yo hay un au­men­to.

¿Có­mo se pue­de re­sol­ver la si­tua­ción crítica? —El ver­da­de­ro pro­ble­ma es el con­trol de cam­bios, o el con­trol de pre­cios. El go­bierno no pue­de co­rre­gir las dis­tor­sio­nes que cau­san la in­fla­ción y que ge­ne­ran un mer­ca­do ne­gro por la es­ca­sez, so­bre to­do de me­di­ci­nas. En Ca­ra­cas pue­des co­mer un día, pe­ro otro no, en­ton­ces la gen­te mue­re por fal­ta de an­ti­bió­ti­cos o an­ti­alér­gi­cos. LR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.