Ins­ti­tu­cio­na­li­dad, éti­ca y res­pon­sa­bi­li­dad,

Las cri­sis so­cia­les co­rres­pon­den siem­pre a ca­ren­cias de vir­tu­des vi­vi­das, de au­sen­cia de hom­bres y mu­je­res que las en­car­nen.

Pulso - - Portada - por Ál­va­ro Pe­zoa B.

ES SA­BI­DO que la vi­da so­cie­ta­ria es im­po­si­ble sin una ins­ti­tu­cio­na­li­dad cons­ti­tui­da en tra­di­ción só­li­da y es­ta­ble. Las ins­ti­tu­cio­nes en una so­cie­dad po­lí­ti­ca son un me­dio ne­ce­sa­rio para dar a es­ta úl­ti­ma for­ma, cau­ce, un et­hos, un mo­do de ser. Y, acor­de con los re­que­ri­mien­tos de la con­di­ción hu­ma­na, tal ins­ti­tu­cio­na­li­dad de­be pro­pen­der per­ma­nen­te­men­te al desa­rro­llo del cuer­po so­cial, pro­pi­cian­do las con­di­cio­nes para que las per­so­nas que la com­po­nen pue­dan cre­cer, per­fec­cio­nar­se y en­ca­mi­nar­se ha­cia su ple­ni­tud in­te­gral.

En­ten­di­da es­ta di­men­sión del asun­to se tor­na más evi­den­te la ra­di­cal im­por­tan­cia que re­vis­te cui­dar la sa­lud de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad fun­da­men­tal de la na­ción. Efec­tuan­do una pri­me­ra ana­lo­gía con la bio­lo­gía hu­ma­na se po­dría de­cir que ella con­for­ma el es­que­le­to del cuer­po so­cial; le da su es­truc­tu­ra. Más aún, ex­ten­dien­do la si­mi­li­tud, al mis­mo tiem­po cons­ti­tu­ye par­te esen­cial de sus sis­te­mas ner­vio­so, san­guí­neo y lin­fá­ti­co; por sus ca­na­les es­tán lla­ma­dos a fluir los ele­men­tos vi­ta­les im­pres­cin­di­bles para su exis­ten­cia.

Por eso, ca­be in­sis­tir en que el pro­ce­so de de­cai­mien­to mo­ral, de­te­rio­ro de las ins­ti­tu­cio­nes y con­si­guien­te pér­di­da de la con­fian­za en las mis­mas por par­te de la po­bla­ción, es un fe­nó­meno que re­vis­te la ma­yor gra­ve­dad para los des­ti­nos de Chi­le. Tar­de o tem­prano el da­ño pro­gre­si­vo que de es­ta for­ma se va ge­ne­ran­do ter­mi­na por con­du­cir a una eta­pa de muy di­fí­cil re­tro­ce­so, es­to es, el de la fran­ca des­com­po­si­ción del or­den so­cial. Bas­ta mi­rar la cer­ca­na reali­dad la­ti­noa­me­ri­ca­na re­cien­te y al­gu­na eta­pa del pa­sa­do de la pa­tria para dar­se cuen­ta de que lo aquí ex­pues­to no tie­ne vi­so al­guno de exa­ge­ra­ción.

La si­tua­ción de­be preo­cu­par to­da­vía más por­que, en prin­ci­pio, cuan­do las ins­ti­tu­cio­nes de­caen siem­pre que­da el re­cur­so, en los dis­tin­tos ám­bi­tos de la so­cie­dad, de re­cu­rrir a par­te de las éli­tes di­ri­gen­tes. Pe­ro, en el ca­so de Chi­le tam­bién es­tas se en­cuen­tran en cre­cien­te en­tre­di­cho de au­to­ri­dad, pres­ti­gio y as­cen­dien­te. Ac­tual­men­te es fre­cuen­te es­cu­char crí­ti­cas áci­das o, al me­nos, que se plan­teen fren­te a ellas po­si­cio­nes de­ci­di­da­men­te es­cép­ti­cas e in­di­fe­ren­tes.

No obs­tan­te que el pa­no­ra­ma di­bu­ja­do tie­ne un ca­rác­ter som- brío, en cam­bio no pa­re­ce pe­car pre­ci­sa­men­te de irrea­lis­ta. Con to­do, un aná­li­sis y un jui­cio equi­li­bra­dos pa­re­cie­ran im­pul­sar a pen­sar que to­da­vía se es­tá en un mo­men­to en el cual es po­si­ble fre­nar y re­ver­tir la es­pi­ral ne­ga­ti­va en la que ha en­tra­do la so­cie­dad. Por la mis­ma ra­zón, ur­ge una ac­ti­tud rea­lis­ta que, una vez efec­tua­do el aná­li­sis, con­duz­ca al plan y a la ac­ción.

AUN CONCORDANDO con el diag­nós­ti­co for­mu­la­do en es­tas lí­neas, más de al­gún lec­tor se po­drá pre­gun­tar: ¿qué se pue­de ha­cer an­te el fe­nó­meno de de­gra­da­ción mo­ral e ins­ti­tu­cio­nal en desa­rro­llo? La res­pues­ta, tal vez la úni­ca, es que ca­da chi­leno cons­cien­te de la co­yun­tu­ra que se en­fren­ta de­be pre­pa­rar­se para ac­tuar y pro­ce­der en con­se­cuen­cia. ¿Y có­mo?, ¿de qué ma­ne­ra? Asu­mien­do to­das las res­pon­sa­bi­li­da­des que sea po­si­ble lle­var a buen puer­to, en aque­llas es­fe­ras don­de na­tu­ral­men­te pue­de in­fluir en aras del bien co­mún. ¿Cuá­les son es­tas? El tra­ba­jo, la ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial, las asociaciones gre­mia­les, los co­le­gios pro­fe­sio­na­les, los cen­tros de pa­dres, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, la uni­ver­si­dad, las asociaciones es­tu­dian­ti­les, los gru­pos de aná­li­sis y es­tu­dio, los clu­bes de­por­ti­vos, los ám­bi­tos de vi­da so­cial, ar­tís­ti­ca, cul­tu­ral, et­cé­te­ra. Es de­cir, par­ti­ci­pan­do ac­ti­va­men­te don­de se des­plie­ga per­ma­nen­te­men­te la tra­ma vi­tal de la co­mu­ni­dad hu­ma­na. Por su­pues­to, pre­fe­ren­te­men­te don­de ba­jo nin­gún res­pec­to se pue­de clau­di­car: en la fa­mi­lia. Y para quien pue­da, aun a cos­ta de sa­cri­fi­cios per­so­na­les, en pues­tos de ser­vi­cio pú­bli­co. Fi­nal­men­te, si se tie­ne la po­si­bi­li­dad, las mí­ni­mas con­di­cio­nes y cier­to gra­do de vo­ca­ción, tam­bién en la po­lí­ti­ca ac­ti­va; ¿por qué no?

Las cri­sis so­cia­les, de­cla­ra­das o en cier­nes, co­rres­pon­den siem­pre a ca­ren­cias de vir­tu­des vi­vi­das, de au­sen­cia de hom­bres y mu­je­res que las en­car­nen efec­ti­va­men­te. Son, asi­mis­mo, fru­to de la fal­ta de au­tén­ti­cos lí­de­res vol­ca­dos al ser­vi­cio de los de­más, preo­cu­pa­dos por el bien co­mún allí don­de es­tén y en la me­di­da que el lu­gar don­de se en­cuen­tren lo per­mi­ta.

Se sue­le sos­te­ner tam­bién, y con fun­da­men­to, que to­da cri­sis abre una opor­tu­ni­dad. En Chi­le ac­tual es­ta es­tri­ba en que sus ciu­da­da­nos rom­pan la iner­cia, de­jen la co­mo­di­dad, no se de­jen ame­dren­tar por las fuer­zas del per­mi­si­vis­mo y la to­le­ran­cia mal en­ten­di­da y to­men la ban­de­ra del bien; es­to es, asu­man el li­de­raz­go so­cial y mo­ral que les co­rres­pon­de. So­lo así se pre­ser­va­rán fuer­tes la vi­da so­cie­ta­ria y las ins­ti­tu­cio­nes fun­da­men­ta­les de la na­ción. Ca­da vez con ma­yor cla­ri­dad, es­te pa­re­ce no ser un desafío para ma­ña­na ni para los de­más, sino para uno mis­mo y para hoy. No va­ya a ser que más tar­de úni­ca­men­te que­pa la­men­tar la pro­pia in­di­fe­ren­cia aso­cia­da a una pa­si­vi­dad cons­cien­te y, por lo mis­mo, cul­pa­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.