Ele­var el tono,

Pulso - - Portada - por Al­ber­to Ló­pez-Her­mi­da

LAS IRO­NÍAS de la vi­da han he­cho que la mis­ma se­ma­na que con­me­mo­rá­ba­mos 400 años de la muer­te de Wi­lliam Sha­kes­pea­re y Mi­guel de Cer­van­tes, un des­co­no­ci­do dipu­tado chi­leno ter­mi­na­ra por con­fir­mar que nues­tro país es­tá, a to­do ni­vel, hun­dién­do­se en un dis­cur­so de ba­ja ca­li­dad pe­ro de al­ta es­tri­den­cia, lo que gra­ve­men­te se re­fle­ja hoy en el cli­ma so­cial y, pro­ba­ble­men­te, ten­drá efec­tos pe­no­sos en los si­guien­tes pa­sos que se den co­mo país. Y es que el ho­no­ra­ble Gas­par Ri­vas no es más que un re­ta­zo del bo­lo ali­men­ti­cio de una so­cie­dad per­ma­nen­te­men­te ru­mian­te de jui­cios la­pi­da­rios so­bre reali­da­des po­bre­men­te co­no­ci­das y que lue­go re­gur­gi­ta en bus­ca de aplau­so fá­cil en con­ver­sa­cio­nes de pa­si­llo, cuen­tas de Twit­ter, he­mi­ci­clos le­gis­la­ti­vos o es­ce­na­rios co­mo el de Vi­ña del Mar. Es cier­to tam­bién que se echa en fal­ta una res­pues­ta con al­tu­ra hu­ma­na e in­te­li­gen­cia emo­cio­nal por par­te de los alu­di­dos, pe­ro na­da de eso se ve hoy… O se de­vuel­ve el in­sul­to brin­dan­do car­ta de ciu­da­da­nía a la bron­ca, se ma­qui­lla el des­ali­ño con ca­ri­ca­tu­ras, spots, do­cu­men­ta­les o jin­gles pro­pios de un pro­ce­so elec­to­ral más que de uno cons­ti­tu­yen­te o se sube in­tem- pes­ti­va­men­te un vi­deo tor­pe ba­jo la pa­té­ti­ca ex­cu­sa de ser un ser hu­mano co­mún y co­rrien­te. Mu­chos po­lí­ti­cos, lí­de­res so­cia­les y em­pre­sa­rios pa­re­cen huir hoy de la res­pon­sa­bi­li­dad para con el país. Al­gu­nos li­te­ral­men­te de­ci­den huir del país. Ol­vi­dan que ca­da vo­to, re­co­no­ci­mien­to o mi­llón de pe­sos ga­na­do con el su­dor de sus fren­tes trae im­plí­ci­ta la obli­ga­to­rie­dad de es­tar a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias. Es­ta so­cie­dad del es­pec­tácu­lo, don­de nues­tra bio­gra­fía es un ti­me­li­ne y bus­ca­mos más li

kes que ar­gu­men­tos, ter­mi­na rin­dién­do­se ca­da se­ma­na a la pau­tea­da in­so­len­cia de Yer­ko Pu­chen­to o vi­ra­li­zan­do el vi­deo de un jo­ven de pom­po­so ape­lli­do lan­zán­do­se en son de cha­co­ta a las calles inun­da­das de San­tia­go. No po­de­mos ver con dis­tan­cia, por ejem­plo, lo que ocu­rre en EEUU. Que un su­je­to co­mo Do­nald Trump me­ro­dee cer­ca de la Ca­sa Blan­ca es pro­duc­to, en­tre otras co­sas, de un cli­ma so­cial de har­taz­go no muy dis­tin­to al chi­leno. En las obras de Sha­kes­pea­re y Cer­van­tes se en­cuen­tran agra­vios mu­cho más grue­sos que los de Ri­vas o Pu­chen­to, pe­ro que son fru­to de una car­pin­te­ría lin­güís­ti­ca y par­te de un an­da­mia­je dis­cur­si­vo hoy inexis­ten­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.