Pri­me­ra Mi­ra­da Bue­na edu­ca­ción y bue­nos pro­fe­so­res

Pulso - - Intro - MA­TÍAS LI­RA A.— De­cano Fa­cul­tad de Eco­no­mía y Ne­go­cios Uni­ver­si­dad del Desa­rro­llo

L—por

OS RE­SUL­TA­DOS re­cién en­tre­ga­dos del Sim­ce 2015 so­bre el desem­pe­ño de los es­tu­dian­tes ge­ne­ran una sen­sa­ción mix­ta. Por un la­do dan cuen­ta de un len­to, pe­ro gra­dual avan­ce en la edu­ca­ción es­co­lar, y por otro, de­mues­tran la dis­mi­nu­ción de las bre­chas so­cio­eco­nó­mi­cas y de gé­ne­ro. Es­to no es ma­lo si en­ten­de­mos que to­do cam­bio en edu­ca­ción de­be ser mi­ra­do des­de la óp­ti­ca del me­diano y largo pla­zo, y so­bre to­do en­ten­der que pa­ra eva­luar el éxi­to o fra­ca­so de es­tas po­lí­ti­cas no de­be­mos de­jar­nos lle­var por las ha­bi­tua­les an­sie­da­des re­for­mis­tas del go­bierno de turno. No me ca­be la me­nor du­da que en el dis­cur­so to­dos qui­sié­ra­mos que es­te avan­ce en el apren­di­za­je de nues­tros ni­ños fue­ra ma­yor, sin em­bar­go, no pa­re­ce igual de ob­vio que es­te dis­cur­so se tra­duz­ca en po­lí­ti­cas que per­mi­tan lo­grar di­chos pro­pó­si­tos. Un ejem­plo de es­to es la ley que es­ta­ble­ce la nue­va ca­rre­ra do­cen­te, la cual con­tie­ne avan­ces va­lio­sos, co­mo la vin­cu­la­ción en­tre los au­men­tos de suel­do de los pro­fe­so­res y su desem­pe­ño, y la fi­ja­ción de re­qui­si­tos más exi­gen­tes pa­ra im­par­tir e in­gre­sar a las ca­rre­ras de pe­da­go­gía, en­tre otros. Sin em­bar­go, ella ado­le­ce de gra­ves de­fec­tos co­mo, por ejem­plo, los ba­jos in­cen- ti­vos sa­la­ria­les pa­ra atraer a bue­nos es­tu­dian­tes de pe­da­go­gía y man­te­ner a los me­jo­res do­cen­tes; las con­di­cio­nes dis­cri­mi­na­to­rias de in­gre­so a la ca­rre­ra do­cen­te que im­po­ne a pro­fe­so­res de co­le­gios par­ti­cu­la­res sub­ven­cio­na­dos y edu­ca­do­ras de pár­vu­los; y ade­más, sus dé­bi­les re­for­mas al Es­ta­tu­to Do­cen­te, uno de los peo­res obs­tácu­los pa­ra la ca­li­dad de la edu­ca­ción. Se­gún lo que de­cla­ran los di­rec­ti­vos de los es­ta­ble­ci­mien­tos que ma­yor al­za tu­vie­ron en el ran­king, de acuer­do con un re­cien­te es­tu­dio rea­li­za­do por nues­tra fa­cul­tad, que com­pa­ró los pun­ta­jes de 2° bá­si­co de 2013 con los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos -por esos mis­mos alum­nos- en 4° bá­si­co en 2015 en el Sim­ce de lec­tu­ra, la cla­ve de es­te pro­gre­so es­tá en que sus pro­fe­so­res lo­gra­ron in­cen­ti­var a sus alum­nos y ase­gu­rar­se que es­tos apren­die­ran. Así co­mo no hay bue­na edu­ca­ción sin bue­nos pro­fe­so­res, es im­po­si­ble que ha­ya bue­nos re­sul­ta­dos sin po­lí­ti­cas bien di­se­ña­das que per­mi­tan ma­yor au­to­no­mía en los co­le­gios y la pro­mo­ción de una cul­tu­ra del es­fuer­zo y su­pera­ción, no so­lo en los alum­nos sino tam­bién y en es­pe­cial en nues­tros pro­fe­so­res. As­pec­tos don­de la Ley de Ca­rre­ra Do­cen­te y la re­for­ma edu­ca­cio­nal o la Ley de In­clu­sión que­dan al de­be.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.