Ven­ta­jas de la par­ti­ci­pa­ción en la OCDE

Tu­vi­mos un ci­clo es­pec­ta­cu­lar la pri­me­ra dé­ca­da de es­te si­glo. Te­nía­mos de­mo­cra­cia, cre­ci­mien­to, ba­ja in­fla­ción, des­en­deu­da­mien­to y re­duc­ción de la po­bre­za. Hoy el con­tex­to re­gio­nal es dis­tin­to.

Pulso - - Opinion -

TRA­DI­CIO­NAL­MEN­TE nos com­pa­ra­mos con otros paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na, y es­ta­mos acos­tum­bra­dos a es­tar siem­pre den­tro de los tres pri­me­ros lu­ga­res. Sin em­bar­go cuan­do lo ha­ce­mos con los paí­ses que son par­te de la OCDE, Chi­le apa­re­ce más bien en los úl­ti­mos lu­ga­res. Es un cos­to que hay que asu­mir, y su­man­do y res­tan­do, no ca­be du­da que la per­te­nen­cia de Chi­le a la OCDE tie­ne esen­cial­men­te be­ne­fi­cios, por ejem­plo en la cer­ti­fi­ca­ción de las es­ta­dís­ti­cas.

Cuan­do se ha­bla de la OCDE se tien­de a pen­sar que sim­ple­men­te se tra­ta de un club de paí­ses ri­cos. Es­tán ahí los paí­ses más desa­rro­lla­dos, pe­ro la OCDE es bas­tan­te más que eso. Es un cen­tro de ex­ce­len­cia, es pro­ba­ble­men­te el prin­ci­pal lu­gar de dis­cu­sión de po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas y so­cia­les.

Pa­ra un país co­mo Chi­le, la vi­sión de la OCDE -que no es ho­mo­gé­nea­nos per­mi­te sa­lir de una re­fle­xión bas­tan­te pro­vin­cia­na y muy do­mi­na­da por un neo­li­be­ra­lis­mo ex­tre­mo. Lo he­mos di­cho en otras oca­sio­nes, Chi­le es co­mo una es­pe­cie de

Es pro­ba­ble­men­te el país don­de, con “ma­yor re­li­gio­si­dad”, se si­guen las ideas del neo­li­be­ra­lis­mo y, en ese sen­ti­do, creo que a Chi­le le ha­ce muy bien su per­te­nen­cia a la OCDE, que es una ins­ti­tu­ción que tie­ne un pun­to de vis­ta mu­cho más am­plio y di­ver­so.

Tan es así que en la OCDE uno en­cuen­tra mu­chos tra­ba­jos que va­lo­ran

Nor­te del neo­li­be­ra­lis­mo. Co­rea del

ta­mien­to de la eco­no­mía chi­le­na. Es­tu­ve re­vi­san­do el úl­ti­mo in­for­me so­bre Chi­le. Se des­ta­ca un ba­lan­ce glo­bal­men­te po­si­ti­vo, pe­ro tam­bién la OCDE sub­ra­ya con mu­cha fuer­za la mag­ni­tud de las de­sigual­da­des en ma­te­rias de in­gre­so y edu­ca­ción. Es, por tan­to, un apor­te sig­ni­fi­ca­ti­vo al de­ba­te.

La OCDE va­lo­ra po­si­ti­va­men­te la re­for­ma edu­ca­cio­nal hoy en cur­so, pe­ro plan­tea tam­bién du­das -te­ma bien es­pi­nu­do- so­bre si la gra­tui­dad en edu­ca­ción su­pe­rior es una po­lí­ti­ca equi­ta­ti­va y sus­ten­ta­ble en el tiem­po.

La OCDE des­ta­ca tam­bién la im­por­tan­cia de con­tar con sin­di­ca­tos fuer­tes y con una ne­go­cia­ción co­lec­ti­va am­plia. Se plan­tean ade­más se­rias du­das so­bre el sis­te­ma de pen­sio­nes, en­tre­gan­do un dato es­ca­lo­frian­te: la ta­sa pro­me­dio de re­em­pla­zo (por­cen­ta­je de la pen­sión so­bre la úl­ti­ma re­mu­ne­ra­ción) no su­pera el 15%. Es­to con­de­na a la po­bre­za a la ma­yo­ría de la gen­te que se ju­bi­la.

Por úl­ti­mo, la OCDE ha­ce bien lla­man­do la aten­ción so­bre las in­su­fi­cien­cias de nues­tra po­lí­ti­ca de in­no­va­ción. So­mos un país que se de­di­ca a pro­du­cir lo mis­mo, más o me­nos de la mis­ma ma­ne­ra, y eso es la ba­se del es­tan­ca­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad, que cons­ti­tu­ye un obs­tácu­lo fun­da­men­tal en nues­tro ca­mino al desa­rro­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.