So­bre nue­vas elec­cio­nes: “Es­pa­ña de­be­rá apren­der a ser una de­mo­cra­cia”

Pulso - - Economia & Dinero -

Chi­le. Por me­jor am­bien­te ins­ti­tu­cio­nal e in­fra­es­truc­tu­ra que se bus­que, fal­ta el te­ma cla­ve de la edu­ca­ción, sin la cual no va a pa­sar na­da en es­te país. Si se ha­ce un gran plan de pro­duc­ti­vi­dad y no hay nin­gu­na so­la me­di­da que ten­ga re­la­ción con la edu­ca­ción, pa­re­ce que es­tás di­cien­do que, la edu­ca­ción no tie­ne na­da que ver con la pro­duc­ti­vi­dad, o que tie­ne que ver pe­ro que no im­por­ta.

¿De qué ma­ne­ra las re­for­mas tan­to la­bo­ral co­mo la idea de crear una nue­va Cons­ti­tu­ción en Chi­le van en con­tra de lo que es­tán ha­cien­do otros paí­ses desa­rro­lla­dos?

— No co­noz­co el de­ba­te de la Cons­ti­tu­ción aquí. Pe­ro el te­ma de las le­gis­la­cio­nes la­bo­ra­les, no es que se es­té ha­cien­do una co­sa en Eu­ro­pa y otra aquí. Las co­sas son cí­cli­cas. En Eu­ro­pa tam­bién de re­pen­te se po­ne de mo­da ser más re­gu­la­dor y pro­tec­cio­nis­ta y de re­pen­te más li­be­ra­les. No hay una ten­den­cia ge­ne­ral. Las cri­sis van mol­dean­do los pun­tos de vis­ta de los po­lí­ti­cos y es­to va cam­bian­do. En Es­pa­ña eran muy li­be­ra­les a raíz de la cri­sis por­que man­da­ban los so­cia­lis­tas, pe­ro aho­ra hay opo­si­ción a la li­be­ra­li­za­ción la­bo­ral.

¿Qué rol de­bie­ran te­ner los sin­di­ca­tos en la eco­no­mía? En Chi­le el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal aca­ba de de­cla­rar in­cons­ti­tu­cio­nal una par­te esen­cial de la re­for­ma la­bo­ral que ha­bla de la ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal en ca­so de huel­ga.

— In­sis­to, no sé na­da de la Cons­ti­tu­ción chi­le­na ni del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, pe­ro a ni­vel glo­bal es im­por­tan­te que los tra­ba­ja­do­res es­tén pro­te­gi­dos, y que no ha­ya des­am­pa­ro an­te los abu­sos de las em­pre­sas, pe­ro tam­bién pa­sa lo mis­mo al re­vés: a ve­ces las em­pre­sas es­tán des­am­pa­ra­das an­te los abu­sos de los tra­ba­ja­do- res, y no pien­so en Chi­le, sino en Fran­cia: cuan­do los con­tro­la­do­res aé­reos fran­ce­ses de­ci­den ha­cer una huel­ga sal­va­je, to­da Eu­ro­pa co­lap­sa. Los abu­sos son ma­los por am­bas par­tes. Hay que en­con­trar me­ca­nis­mos ci­vi­li­za­dos de pro­te­ger a los tra­ba­ja­do­res, sin ne­ce­si­dad de per­ju­di­car a los que no tie­nen na­da que ver con tu con­flic­to y es­to de­ma­sia­do a me­nu­do no pa­sa: se pien­sa que la for­ma de pro­te­ger al tra­ba­ja­dor es dar­le un po­der de per­ju­di­car a to­do el mun­do. Y al te­ner la ca­pa­ci­dad de per­ju­di­car, a tra­vés de una huel­ga sal­va­je, los em­pre­sa­rios van a ce­der. Yo creo que eso no es bueno. Es bueno pro­te­ger a los tra­ba­ja­do­res sin dar­les la ca­pa­ci­dad de abu­sar. Del mis­mo mo­do, hay que pro­te­ger a las em­pre­sas sin dar­les la ca­pa­ci­dad de abu­sar.

La re­for­ma tri­bu­ta­ria en Chi­le pro­du­jo in­cer­ti­dum­bre en el país, en­ton­ces aho­ra que ya es­tá apro­ba­da y se es­tá apli­can­do, ¿se re­du­ce la in­cer­ti­dum­bre? ¿me­jo­ra el am­bien­te de ne­go­cios?

— El sa­ber cuá­les son las re­glas del jue­go es im­por­tan­te, y aquí hay mu­cha de­ma­go­gia de la de­re­cha de que los im­pues­tos al­tos son ma­los. Pe­ro Sue­cia es un país que fun­cio­na y tie­ne im­pues­tos ele­va­dí­si­mos. La cla­ve no son los al­tos im­pues­tos, sino qué ha­ce el go­bierno con esos im­pues­tos. Lo mis­mo pa­sa al re­vés: Hong Kong y Sin­ga­pur fun­cio­nan, y los im­pues­tos son ba­jos. Por lo tan­to, se pue­de fun­cio­nar con im­pues­tos al­tos y con im­pues­tos ba­jos.

¿Cuál es el pro­ble­ma en­ton­ces?

— Có­mo se gas­ta. Si en un país los im­pues­tos son ele­va­dos y el di­ne­ro de­sa­pa­re­ce en los pro­fun­dos bol­si­llos de quién sa­be quién, en­ton­ces es un pro­ble­ma. El otro pro­ble­ma es la in­jus­ti­cia de que unos pue­den de­jar de pa­gar y otros no; que unos pue­dan eva­dir y otros no, ha­ce que la gen­te se sien­ta dis­cri­mi­na­da. Esa in­jus­ti­cia de que el go­bierno no ha­ga na­da por evi­tar la eva­sión es un pro­ble­ma. Por lo tan­to, el de­ba­te no de­be­ría ser tan­to so­bre im­pues­tos al­tos o ba­jos, el te­ma es: te­nien­do im­pues­tos al­tos, qué se ha­ce con ellos.

¿Có­mo se fis­ca­li­za esa eva­sión?

— La res­pon­sa­bi­li­dad es del go­bierno. A la iz­quier­da, que le gus­ta tan­to que el go­bierno in­ter­ven­ga, lo pri­me­ro que de­be exi­gir es que el go­bierno ha­ga lo úni­co que sa­be ha­cer bien, que es re­cau­dar. Si es in­ca­paz de re­cau­dar, ¿có­mo le va­mos a con­fiar la edu­ca­ción de nues­tros hi­jos? Si lo úni­co que de­be ha­cer us­ted, que es re­cau­dar, lo ha­ce mal, ¿có­mo va a ges­tio­nar hos­pi­ta­les? Pri­me­ro de­mues­tre que pue­de y quie­re ha­cer­lo. — Lue­go de cua­tro me­ses en que los prin­ci­pa­les par­ti­dos es­pa­ño­les no pu­die­ron po­ner­se de acuer­do pa­ra crear una coa­li­ción go­ber­nan­te, fi­nal­men­te ayer el Rey Felipe di­sol­vió las cor­tes y con­vo­có a nue­vas elec­cio­nes, tal co­mo se es­pe­ra­ba, pa­ra el 26 de ju­nio. Al res­pec­to, Sa­la i Mar­tín ase­gu­ra que Es­pa­ña ten­drá que sa­car lec­cio­nes. “En la de­mo­cra­cia el que ga­na no de­bie­ra con­ver­tir­se en un dic­ta­dor”, sos­tie­ne.

¿Qué es­pe­ra pa­ra Es­pa­ña?

— Es­pa­ña de­be­rá apren­der a ser una de­mo­cra­cia.

¿En qué sen­ti­do?

— Es­pa­ña es un país de­mo­crá­ti­ca­men­te jo­ven, don­de, quien ga­na las elec­cio­nes se con­vier­te en un dic­ta­dor tem­po­ral. El Par­ti­do Po­pu­lar, cuan­do ga­nó ha­ce cua­tro años, se trans­for­mó en un dic­ta­dor, sin ne­go­ciar na­da con na­die e im­po­nien­do un ro­di­llo par­la­men­ta­rio. Fue un dic­ta­dor du­ran­te cua­tro años. Y el PSOE hi­zo lo mis­mo cuan­do ga­nó con ma­yo­ría ab­so­lu­ta, y co­mo eran dos par­ti­dos, era uno o el otro y siem­pre ga­na­ban con ma­yo­ría aplas­tan­te. Es­to cam­bió. En la de­mo­cra­cia el que ga­na no de­bie­ra con­ver­tir­se en dic­ta­dor.

¿In­flu­yó es­to en el fin del bi­par­ti­dis­mo?

— No. Yo creo que el fin del bi­par­ti­dis­mo es un fe­nó­meno uni­ver- sal. Es­ta­mos vien­do un de­sen­ga­ño con el sis­te­ma po­lí­ti­co en to­do el mun­do, que se ma­ni­fies­ta de di­fe­ren­tes ma­ne­ras en di­fe­ren­tes paí­ses: en Gre­cia se ma­ni­fies­ta con la elec­ción del par­ti­do Sy­ri­za (an­ti eu­ro); en Fran­cia y Ale­ma­nia con par­ti­dos neo­na­zi; en EEUU, con Do­nald Trump; en Pe­rú, con la hi­ja de un dic­ta­dor en la cár­cel. La gen­te es­tá has­ta las na­ri­ces, y co­mo es­tá has­ta las na­ri­ces, vo­ta co­sas ra­ras. Trump es el mis­mo fe­nó­meno que Po­de­mos, Ciu­da­da­nos, Sy­ri­za y Le Pen.

¿Qué es­pe­ra pa­ra la elec­ción?

—Tie­nen que apren­der. Al final van a man­dar las gran­des em­pre­sas, co­mo siem­pre, y pe­di­rán a los par­ti­dos que pac­ten. Y van a te­ner que pac­tar el PP y PSOE.

Eso nun­ca se ha­bía da­do des­de la de­mo­cra­cia...

—No. Un ejem­plo son las le­yes edu­ca­ti­vas. Des­de la de­mo­cra­cia (1975), Es­pa­ña ha te­ni­do nue­ve le­yes edu­ca­ti­vas. La úl­ti­ma fue del úl­ti­mo go­bierno y van cam­bian­do: si ga­na la de­re­cha, in­tro­du­cen la re­li­gión y exá­me­nes con dis­ci­pli­na ca­si mi­li­tar en las es­cue­las, y si ga­na la iz­quier­da, fue­ra la re­li­gión, más la­xos, y así. No han si­do ca­pa­ces de po­ner­se de acuer­do ni si­quie­ra pa­ra be­ne­fi­ciar a los hi­jos de to­dos, de ma­ne­ra que ca­da vez que hay cam­bio de go­bierno, cam­bia la ley edu­ca­ti­va. Y no se ne­go­cia.

“El te­ma de las le­gis­la­cio­nes la­bo­ra­les no es que se ha­ga una co­sa en Eu­ro­pa y otra aquí. Las co­sas son cí­cli­cas”.

“El de­ba­te no es so­bre im­pues­tos al­tos o ba­jos, sino, te­nien­do im­pues­tos al­tos, qué se ha­ce con ellos”.

“Es bueno pro­te­ger a los tra­ba­ja­do­res sin dar­les la ca­pa­ci­dad de abu­sar. Del mis­mo mo­do, hay que pro­te­ger a las em­pre­sas sin dar­les la ca­pa­ci­dad de abu­sar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.