Pri­me­ra Mi­ra­da Cer­ca­nía, diá­lo­go y acuer­dos

Pulso - - Intro - GA­BRIEL CES­TAU— Eco­no­mis­ta Ban­co San­tan­der

L—por

AS ÚL­TI­MAS ci­fras de ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca nos de­ja­ron por aho­ra con una agra­da­ble sen­sa­ción, por­que mos­tra­ron un desem­pe­ño me­jor a lo es­pe­ra­do. Pe­ro jun­to con la im­por­tan­cia de vol­ver a cre­cer a ma­yo­res ni­ve­les, es­ta pue­de ser una opor­tu­ni­dad que nos per­mi­ta es­ca­par de la dis­cu­sión que nos tie­ne en­tram­pa­dos, so­bre cuá­les son las cau­sas de la des­ace­le­ra­ción. Al fi­nal del día, lo ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te no es si es­tas son ex­ter­nas o in­ter­nas, sino que lo fun­da­men­tal es lle­var a la reali­dad aque­llas me­di­das que nos per­mi­ti­rán en­cau­zar­nos de nue­vo y de­fi­ni­ti­va­men­te en el ca­mino del cre­ci­mien­to. Te­ne­mos que vol­ver a ser los ja­gua­res de Amé­ri­ca La­ti­na y ser un país desa­rro­lla­do. En la ma­yo­ría de los ran­kings de la OCDE so­lo su­pe­ra­mos a Mé­xi­co y Tur­quía. ¿Po­de­mos as­pi­rar a más? Es­toy se­gu­ro que sí. No hay una so­la re­ce­ta pa­ra con­se­guir­lo, y ca­si me atre­vo a de­cir que ca­da país tie­ne la su­ya. Sin em­bar­go, no ca­be du­da que hay cier­tos de­no­mi­na­do­res co­mu­nes pa­ra sa­lir ade­lan­te, co­mo la ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa de te­ner mu­chí­si­mo diá­lo­go en­tre to­das las par­tes. Ade­más se re­quie­re de cer­ca­nía, hu­mil­dad y em- pa­tía, vir­tu­des in­dis­pen­sa­bles pa­ra lo­grar acuer­dos. Las re­tro­ex­ca­va­do­ras de­jan a su pa­so un mon­tón de des­truc­ción y he­ri­das di­fí­ci­les de cu­rar. No se tra­ta de ha­cer to­do de nue­vo, sino de cam­biar lo que no fun­cio­na bien o me­jo­rar lo que po­dría ha­cer­se me­jor. Es cier­to que hay que ha­cer cam­bios en la edu­ca­ción su­pe­rior, pe­ro ¿dón­de es­tán las ma­yo­res de­fi­cien­cias: en la uni­ver­si­ta­ria o en la téc­ni­ca pro­fe­sio­nal? Di­ría que en es­ta úl­ti­ma las ne­ce­si­da­des son mu­chí­si­mo más pe­ren­to­rias y el im­pac­to so­cial enor­me. Sin em­bar­go, has­ta aho­ra he­mos vis­to muy po­ca ac­ción co­mún y, por el con­tra­rio, mu­chas dispu­tas. ¿Qué te­ne­mos que ha­cer pa­ra lo­grar avan­zar? Te­ne­mos que cons­truir más es­pí­ri­tu de equi­po en­tre los dis­tin­tos ac­to­res so­cia­les. Di­fe­ren­tes pos­tu­ras no de­be­rían con­du­cir a des­con­fian­zas. Me gus­ta­ría ver con ma­yor fre­cuen­cia sen­ta­dos en una mis­ma me­sa a los sin­di­ca­lis­tas, gre­mia­lis­tas y al Go­bierno, no so­lo dia­lo­gan­do, sino tam­bién son­rien­do, por­que sa­ben que es­tán con com­pa­ñe­ros que re­man ha­cia el mis­mo la­do, dis­pues­tos a ce­der, a com­pren­der la opinión di­fe­ren­te y a cons­truir juntos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.