Qué la­men­ta­ble es­pec­tácu­lo

Pulso - - Opinion - RA­FAEL RO­DRÍ­GUEZ

NO CO­NOZ­CO al ho­no­ra­ble dipu­tado Gaspar Ri­vas. So­lo sé lo que al­gu­nos chi­le­nos ha­brán re­pa­ra­do, que fue ele­gi­do den­tro de un cu­po de RN y que lue­go re­nun­ció a di­cho par­ti­do. Es­ta va­ga con­cien­cia de su exis­ten­cia cam­bió ra­di­cal­men­te des­pués de las es­tra­fa­la­rias y ofen­si­vas de­cla­ra­cio­nes que hi­zo res­pec­to de un re­le­van­te em­pre­sa­rio. La ac­tua­ción del ho­no­ra­ble dipu­tado es me­re­ce­do­ra de un análisis más pro­fun­do co­mo ac­ción que bus­ca lla­mar la aten­ción. La pre­gun­ta que sur­ge es: ¿es es­ta una for­ma le­gí­ti­ma o vá­li­da pa­ra lo­grar el ob­je­ti­vo de lla­mar la aten­ción pú­bli­ca? La res­pues­ta tie­ne dos án­gu­los: la for­ma y el fon­do. La for­ma soez pa­ra re­fe­rir­se a una ter­ce­ra per­so­na no de­be­ría ser el len­gua­je en que se dis­cu­te en las ins­ti­tu­cio­nes re­pu­bli­ca­nas. Una so­cie­dad de­be­ría ir me­jo­ran­do sus for­mas. La se­gun­da di­men­sión es el fon­do. El úni­co pun­to po­si­ble de en­con­trar al­go de es­to en su his­trió­ni­ca de­cla­ra­ción es la res­pon­sa­bi­li­dad por las inun­da­cio­nes en San­tia­go que le po­dría ca­ber al ci­ta­do em­pre­sa­rio, de lo cual es ab­so­lu­ta­men­te inocen­te a juz­gar por la for­ma co­mo se pro­du­jo la inun­da­ción, por de­cla­ra­cio­nes de la em­pre­sa a car­go de la in­ver­sión y, fi­nal­men­te, por el he­cho de que el em­pre­sa­rio es un in­ver­sio­nis­ta en di­cho pro­yec­to, tal co­mo po­drían ser las AFP o cual­quier otro in­ver­sio­nis­ta ins­ti­tu­cio­nal. Lo an­te­rior lle­va a con­cluir que el dipu­tado es ig­no­ran­te de los he­chos so­bre los cua­les asig­na res­pon­sa­bi­li­da­des a es­te po­de­ro­so, pe­ro pa­ra es­tos efec­tos po­bre em­pre­sa­rio alu­di­do. Un ami­go eco­no­mis­ta ci­ta­ba una frase cé­le­bre: “Di­me lo que pier­des y te di­ré lo que opi­nas”. Apli­ca­da a es­te ca­so se­ría que en­tre tan­ta pér­di­da, la úni­ca ga­nan­cia es la pu­bli­ci­dad ob­te­ni­da por es­te ho­no­ra­ble se­dien­to de no­to­rie­dad. Lo lo­gró a cos­ta de de­nos­tar soez­men­te a un inocen­te y con­tri­buir al des­pres­ti­gio de una ins­ti­tu­ción re­pu­bli­ca­na. Pí­rri­ca vic­to­ria del no sé si a es­tas al­tu­ras tan ho­no­ra­ble dipu­tado Ri­vas. Le ha he­cho un pé­si­mo fa­vor a Chi­le. Oja­lá que con la de­man­da le ha­gan pa­gar par­te de los des­tro­zos cau­sa­dos con su la­men­ta­ble ac­tuar.

El au­tor es pre­si­den­te de Se­mi­na­rium.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.