Cons­truir y go­ber­nar un San­tia­go com­pe­ti­ti­vo

La au­sen­cia de una au­to­ri­dad me­tro­po­li­ta­na con fa­cul­ta­des y po­der po­lí­ti­co ha­ce di­fí­cil la pla­ni­fi­ca­ción de lar­go pla­zo.

Pulso - - Opinion - JESUS LEAL TRU­JI­LLO SLAVEN RAZ­MI­LIC

ser­vi­cios mues­tra se­ña­les pro­me­te­do­ras. Fren­te a la ba­ja en el pre­cio de las ma­te­rias pri­mas, es­ta nue­va orien­ta­ción eco­nó­mi­ca de la ca­pi­tal la de­ja li­de­ran­do el ca­mino que el país co­mo un to­do de­be­ría se­guir en cuan­to a di­ver­si­fi­car su ofer­ta y au­men­tar su pro­duc­ti­vi­dad.

Lo an­te­rior es pues­to en pers­pec­ti­va en el re­cien­te es­tu­dio ti­tu­la­do Glo­bal San­tia­go, ela­bo­ra­do por Broo­kings Ins­ti­tu­tion y el Cen­tro de Es­tu­dios Pú­bli­cos. En es­te se com­pa­ra el desem­pe­ño de San­tia­go en re­la­ción con otras ocho ciu­da­des con las cua­les San­tia­go com­par­te ca­rac­te­rís­ti­cas. El es­tu­dio eva­lúa el desem­pe­ño de la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na en re­la­ción con tres mo­to­res de com­pe­ti­ti­vi­dad (co­mer­cio, ta­len­to e in­no­va­ción) y tam­bién en re­la­ción con dos ele­men­tos fa­ci­li­ta­do­res de es­ta (in­fra­es­truc­tu­ra y go­ber­nan­za).

San­tia­go se ubi­ca en po­si­cio­nes de avan­za­da en desem­pe­ño eco­nó­mi­co ge­ne­ral y co­mer­cio, por so­bre sus pa­res en La­ti­noa­mé­ri­ca (Rio de Ja­nei­ro y Ciu­dad de Mé­xi­co), a la par con Eu­ro­pa (Var­so­via, Es­tam­bul y An­ka­ra), pe­ro bas­tan­te por de­ba­jo de las ciu­da­des chi­nas que fue­ron con­si­de­ra­das (Nan­jing y Hangz­hou).

El in­for­me tam­bién es po­si­ti­vo en ma­te­ria de ca­pi­tal hu­mano, en es­pe­cial res­pec­to de sus pa­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos, po­nien­do a San­tia­go en bue­na po­si­ción pa­ra per­fi­lar­se co­mo un ex­por­ta­dor de ser­vi­cios, par­ti­cu- lar­men­te de ser­vi­cios a ne­go­cios. Los desafíos más re­le­van­tes en es­te ám­bi­to son au­men­tar la co­ber­tu­ra y la ca­li­dad de la edu­ca­ción su­pe­rior, a lo que se su­ma la ne­ce­si­dad de sa­ber aco­ger el es­fuer­zo y el ta­len­to que cre­cien­te­men­te lle­ga des­de el ex­tran­je­ro. en­fren­ta el trans­por­te pú­bli­co son, al me­nos en par­te, de­ri­va­dos de la frag­men­ta­ción ad­mi­nis­tra­ti­va que ex­hi­be la re­gión y de la des­coor­di­na­ción de las au­to­ri­da­des sec­to­ria­les que in­ter­vie­nen en la ciu­dad.

La au­sen­cia de una au­to­ri­dad me­tro­po­li­ta­na con fa­cul­ta­des y po­der po­lí­ti­co ha­ce muy di­fí­cil la pla­ni­fi­ca­ción de lar­go pla­zo y la cohe­ren­cia de las in­ver­sio­nes y re­gu­la­cio­nes. Con to­do, la de­ci­sión de que en el fu­tu­ro el in­ten­den­te sea ele­gi­do es un pa­so ade­lan­te, por tan­to es­te car­go se­rá ocu­pa­do por al­guien que, si bien en un prin­ci­pio no ten­drá su­fi­cien­tes fa­cul­ta­des, al me­nos ten­drá el pe­so po­lí­ti­co pa­ra ob­te­ner­las y, jun­to con ello, el pri­vi­le­gio de te­ner un mí­ni­mo de cua­tro años pa­ra tra­ba­jar. Es­to úl­ti­mo es con­di­ción ne­ce­sa­ria pa­ra go­ber­nar ade­cua­da­men­te una ciu­dad.

San­tia­go cuen­ta con los ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra lo­grar la tran­si­ción ha­cia una eco­no­mía que com­pi­te glo­bal­men­te con ba­se en co­no­ci­mien­to e in­no­va­ción. Que di­cha tran­si­ción se lo­gre de­pen­de de me­jo­rar la go­ber­nan­za de la re­gión y de lo­grar una ma­yor coor­di­na­ción en­tre dis­tin­tos ni­ve­les de go­bierno, las uni­ver­si­da­des y el sec­tor pri­va­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.