“Que­re­mos ha­cer tea­tro del si­glo XXI, no re­pe­tir lo del pa­sa­do”

—El tra­ba­jo de “La con­ta­do­ra de pe­lí­cu­las” du­ró ca­si dos años don­de se de­di­ca­ron ho­ras de es­cri­tu­ra al guión, mú­si­ca y story board. —La obra es­ta­rá en car­te­le­ra has­ta el 15 de ma­yo en el Cen­tro de las Ar­tes 660.

Pulso - - Evasion - MACARENA ZARHI COR­DE­RO

LUE­GO de rea­li­zar su es­treno en agos­to de 2015 en el Cen­tro de las Ar­tes CA 660, “La con­ta­do­ra de pe­lí­cu­las”, ba­sa­da en la no­ve­la del es­cri­tor chi­leno Her­nán Ri­ve­ra Le­te­lier, ha lo­gra­do re­unir a ca­si diez mil per­so­nas y es­ta­rá otra vez en car­te­le­ra has­ta el 15 de ma­yo en la mis­ma sa­la.

Su di­rec­tor, Juan Car­los Za­gal, ex­pli­có a PUL­SO, so­bre el tiem­po que se de­mo­ró la com­pa­ñía Tea­tro Ci­ne­ma en lo­grar es­te tra­ba­jo, su éxi­to y los pró­xi­mos pa­sos.

Cuál es el ob­je­ti­vo de Tea­tro Ci­ne­ma al re­po­ner obras em­ble­má­ti­cas?

—Es­ta­mos con “La con­ta­do­ra de pe­lí­cu­las” que es­tre­na­mos en agos­to pa­sa­do e “His­to­ria de amor”, con la que es­tu­vi­mos en una gi­ra por Es­ta­dos Uni­dos en Bos­ton, Chica­go, y Los An­ge­les. Pe­ro co­mo com­pa­ñía es­ta­ble, nues­tra mi­sión es te­ner to­das las obras en re­per­to­rio, pa­ra po­der ha­cer­las cuan­do se dé la opor­tu­ni­dad.

¿Por qué eli­gen la obra de Ri­ve­ra Le­te­lier pa­ra la adap­ta­ción ?

— Pri­me­ro, era la his­to­ria de una mu­jer y que­ría­mos eso, pues ha­bía­mos re­cién he­cho “His­to­ria de una amor”, que era el pro­ta­go­nis­ta un hom­bre de­pre­da­dor y don­de nos me­ti­mos en su men­te psi­có­pa­ta. Por eso ele­gi­mos la obra ya que el es­cri­tor plan­tea muy bien la ca­pa­ci­dad de crear, in­ten­tar, so­ñar y ver otras di­men­sio­nes que ofre­ce el prin­ci­pio fe­me­nino, que es la crea­ción por ex­ce­len­cia. Lo otro es que el au­tor plan­tea la re­la­ción de con­tar una his­to­ria oral­men­te, ins­pi­ra­do en el ci­ne por las pe­lí­cu­las que la pro­ta­go­nis­ta (Ma­ría Mar­ga­ri­ta) ve, y es exac­ta­men­te eso lo que no­so­tros ha­ce­mos. Era una es­pe­cie de gi­ño, mez­clan­do tea­tro, ci­ne y có­mic.

Por otro la­do, re­fle­xio­na un po­co so­bre la his­to­ria del país y co­mo ha ido cam­bian­do. Es el re­la­to de una fa­mi­lia obre­ra que su­fre mu­cho y don­de la fi­gu­ra de la mu­jer chi­le­na se ve, ya que no tie­ne ac­ce­so a la cul­tu­ra ni la edu­ca­ción y de­be tra­ba­jar fuer­te y criar a la fa­mi­lia.

En ese sen­ti­do se ex­plo­ró en lo que es­ta­mos co­mo país, su desa­rro­llo y evo­lu­ción.

¿Có­mo fue la ex­pe­rien­cia en la gi­ra que hi­cie­ron en enero?

—En la gi­ra por Ova­lle, Co­quim­bo y La Se­re­na, hu­bo mu­cha gen­te emo­cio­na­da. Hi­ci­mos va­rios vi­deos don­de re­gis­tra­mos en­tre­vis­tas, fo­ros y con­ver­sa­cio­nes con el pú­bli­co que se im­pac­tó con la his­to­ria de Ma­ría Mar­ga­ri­ta.

¿Cuán­to du­ró el tra­ba­jo de crea­ción tan­to en es­ce­no­gra­fía co­mo en téc­ni­ca?

—Al­re­de­dor de dos años. Desa­rro­lla­mos mé­to­dos pa­ra or­de­nar a tan­ta gen­te. In­clu­so lle­ga­mos a ser 25 per­so­nas tra­ba­jan­do. Fue di­fí­cil com­ple­men­tar al equi­po de ac­to­res con el de di­se­ña­do­res y mul­ti­me­dia, eso re­quie­re de mu­cho tiem­po. Tam­bién le de­di­ca­mos mu­chas ho­ras de tra­ba­jo de es­cri­tu­ra del guión, por­que ade­más de con­tar la his­to­ria, tam­bién hay mu­chos as­pec­tos téc­ni­cos. Fi­nal­men­te, to­do to­mó unos ocho me­ses. Des­pués de eso, vie­nen los en­sa­yos, la pre producción, el story board, (co­mo si fué­ra­mos a ha­cer una pe­lí­cu­la) y yo, pa­ra­le­la­men­te, voy com­po­nien­do la mú­si­ca, por lo que to­do avan­za a un rit­mo len­to, pe­ro muy se­gu­ro de lo que que­re­mos.

En Tea­tro Ci­ne­ma pa­re­cie­ra que se fue­ra evo­lu­cio­nan­do en ma­te­ria tea­tral ¿Có­mo en­cuen­tran la for­ma de ex­pe­ri­men­tar con la tec­no­lo­gía?

—Más que tec­no­lo­gía son he­rra­mien­tas. Por ejem­plo, los nue­vos dra­ma­tur­gos cuan­do es­cri­ben, lo ha­cen de una ma­ne­ra dis­tin­ta, por­que hay he­rra­mien­tas nue­vas que per­mi­ten cam­bios más rá­pi­dos o ma­ne­ras dis­tin­tas de en­fren­tar una his­to­ria. Lo que que­re­mos ha­cer es un tea­tro del si­glo XXI. No que­re­mos re­pe­tir lo que se ha­cía en el si­glo pa­sa­do, aun­que fue be­llo. És­te es nues­tro mo­men­to y te­ne­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de de­cir­le a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes los que ya se hi­zo.

En la obra se lo­gra una mez­cla de lo real con lo vir­tual ¿Có­mo fue el pro­ce­so que los lle­vó a es­te ti­po de len­gua­je con la es­té­ti­ca?

— En el tea­tro es uno le cree al ac­tor por­que él in­vi­ta a creer, en­ton­ces es un jue­go de ni­ños. La pre­gun­ta bá­si­ca que hi­ci­mos con el ex­pe­ri­men­to de las cua­tro obras “Sin san­gre”, “El hom­bre que le da­ba de be­ber a las ma­ri­po­sas”, “His­to­ria de amor” y “La con­ta­do­ra de pe­lí­cu­las”, fue: ¿Se pue­de via­jar en el tiem­po y en el es­pa­cio de for­ma ins­tan­tá­nea igual co­mo lo ha­ce el ci­ne, la li­te­ra­tu­ra y el có­mic? Con esa sín­te­sis, tra­ba­ja­mos la ca­pa­ci­dad de apa­re­cer y des­apa­re­cer cam­bian­do los sets ins­tan­tá­nea­men­te, lo que fue di­fí­cil, pe­ro lo in­ten­ta­mos y lo lo­gra­mos.

GI­RA “En las pre­sen­ta­cio­nes que hi­ci­mos por el nor­te vi­mos a mu­cha gen­te emo­cio­na­da con la pe­lí­cu­la”

CREA­CIÓN DE LA OBRA “Fue di­fí­cil com­ple­men­tar el equi­po de ac­to­res, di­se­ña­do­res con el de mul­ti­me­dia”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.