Pri­me­ra Mi­ra­da Isa­pres: una re­for­ma pos­ter­ga­da

Pulso - - Intro - VIC­TO­RIA BEAU­MONT— Ge­ren­te ge­ne­ral Al­tu­ra Ma­na­ge­ment

L—por

A RE­FOR­MA de las isa­pres se ha pro­lon­ga­do más allá de lo pre­vis­to, cum­plién­do­se ya seis años des­de el fa­llo del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. Al pa­re­cer, la ra­zón pa­ra es­te re­tra­so es la in­sis­ten­cia de una re­for­ma es­truc­tu­ral, aus­pi­cia­da por el Min­sal en el con­ven­ci­mien­to de que el mo­de­lo que ri­ge di­chas ins­ti­tu­cio­nes es in­trín­se­ca­men­te per­ver­so, y que fa­vo­re­ce las fa­llas de mer­ca­do, lo que no ha si­do com­pro­ba­do por la Su­pe­rin­ten­den­cia de Sa­lud ni la Fis­ca­lía Na­cio­nal Eco­nó­mi­ca, a pe­sar de múl­ti­ples in­ten­tos. Es­te ar­gu­men­to que fa­vo­re­ce una in­ter­ven­ción pro­fun­da del sis­te­ma cho­ca con la reali­dad fis­cal per­so­na­li­za­da en el mi­nis­tro de Ha­cien­da, Ro­dri­go Val­dés, que ya ha­bía an­ti­ci­pa­do que el pro­ce­so da­ba pa­ra lar­go, de­bi­do a la fal­ta de acuer­do en­tre am­bos mi­nis­te­rios. Si bien es cier­to que nues­tro sis­te­ma de fi­nan­cia­mien­to es particular y que el mun­do acos­tum­bra un so­lo en­te pa­ga­dor ge­ne­ral­men­te es­ta­tal, no se pue­de ne­gar que di­cho mo­de­lo dis­ta de ser per­fec­to e in­cor­po­rar­lo a Chi­le, aun­que sea eli­mi­nan­do las isa­pres gra­dual­men­te, re­pre­sen­ta un cam­bio que de­be­ría ser apro­ba­do por los co­ti­zan­tes. O al me­nos com­pren­di­do en pro­fun­di­dad por ellos. Por ejem­plo, la in­cor­po­ra­ción del fon­do man­co­mu­na­do sig­ni­fi­ca­ría un in­cre­men­to de im­pues­tos a los co­ti­zan­tes y el pa­go por pri­me­ra vez de im­pues­to a la ren­ta de los afi­lia­dos con in­gre­sos en­tre $600.000 y $743.630. El fon­do man­co­mu­na­do sig­ni­fi­ca­rá el tras­pa­so de $84.088 mi­llo­nes de los co­ti­zan­tes de isa­pres a Fo­na­sa, lo que re­pre­sen­ta el 1,7% del pre­su­pues­to 2015 del ase­gu­ra­dor pú­bli­co. En for­ma prác­ti­ca el mon­to re­pre­sen­ta tan so­lo seis días del gas­to que Fo­na­sa rea­li­za en sus afi­lia­dos, por lo tan­to, la me­di­da res­pon­de más bien a la im­ple­men­ta­ción de un ca­mino pa­ra de­vol­ver las co­ti­za­cio­nes obli­ga­to­rias a la ad­mi­nis­tra­ción del Es­ta­do, bo­rran­do la par­ti­ci­pa­ción pri­va­da en di­cho mo­de­lo de fi­nan­cia­mien­to. En es­te afán por par­tir to­do de ce­ro po­dría­mos per­der la opor­tu­ni­dad de res­ca­tar al­gu­nas lec­cio­nes de los se­gu­ros pri­va­dos en Chi­le, con el ries­go po­ten­cial de cam­biar las fa­llas del mer­ca­do por las fa­llas del Es­ta­do. Lo úni­co cla­ro es que no lo sa­bre­mos en el cor­to pla­zo, y mien­tras eso no su­ce­da las isa­pres se en­ca­re­cen, pier­den com­pe­ti­vi­dad y ca­pa­ci­dad in­no­va­do­ra en un que so­lo da pie a su len­ta des­apa­ri­ción en el tiem­po.

sta­tu quo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.