¿Que­si­tos tam­bién en San Da­mián?

Tan­to en Chi­le, co­mo a ni­vel mun­dial, las per­so­nas to­man ca­da día más una ma­yor can­ti­dad de de­ci­sio­nes fi­nan­cie­ras fren­te a mu­chas al­ter­na­ti­vas, tan­to de en­deu­da­mien­to co­mo de in­ver­sión.

Pulso - - Opinion - El au­tor es pro­fe­sor Es­cue­la de Ne­go­cios Uni­ver­si­dad Adol­fo Ibá­ñez (UAI).

TO­DA­VÍA re­cor­da­mos la es­ta­fa de los que­si­tos y de Ma­da­me Gil, don­de bue­na par­te de los ha­bi­tan­tes de Col­tau­co pu­so sus aho­rros en un es­que­ma que, me­dian­te la ex­por­ta­ción de “que­si­tos” a Fran­cia, les ase­gu­ra­ría gran­des be­ne­fi­cios. Pa­ra mu­chos, un ejem­plo de la in­ge­nui­dad de los chi­le­nos de pro­vin­cia. Sin em­bar­go, el ca­so de los que­si­tos, el más re­cien­te de AC In­ver­sions y las con­tro­ver­sias de las em­pre­sas del Gru­po Ar­cano tie­nen más se­me­jan­zas de las que mu­chos de los in­ver­sio­nis­tas de Al­ber­to Chang es­ta­rán dis­pues­tos a ad­mi­tir.

Fi­gu­ras ca­ris­má­ti­cas, pro­me­sas de internacionalización, ser par­te de “la nue­va eco­no­mía”, y re­tor­nos ga­ran­ti­za­dos, son ele­men­tos que tien­den a es­tar pre­sen­tes. Pue­den di­fe­rir en­tre si exis­ten o no ac­ti­vos res­pal­dan­do los apor­tes, pe­ro, de acuer­do con los an­te­ce­den­tes, el me­ca­nis­mo de usar nue­vos apor­tes pa­ra pa­gar (to­do o par­te) de las ren­ta­bi­li­da­des pro­me­ti­das tien­de a ser co­mún.

En el ca­so de los que­si­tos co­mo en AC In­ver­sions se ha uti­li­za­do en for­ma re­pe­ti­da el ar­gu­men­to de la fal­ta de edu­ca­ción fi­nan­cie­ra co­mo una de las cau­sas de es­tos pro­ble­mas, ig­no­ran­do que en AC In­ver­sions ha­bía apor­tan­tes que con­ta­ban con tí­tu­los uni­ver­si­ta­rios. El Gru­po Ar­cano mues­tra que ni si­quie­ra los gru­pos edu­ca­dos de la éli­te pue­den es­ca­par a la ten­ta­ción de las ren­ta­bi­li­da­des al­tas y ga­ran­ti­za­das (y el ca­so Ma­doff mues­tra que tam­po­co los ges­to­res de fon­dos de in­ver­sión de Wall Street).

No hay edu­ca­ción fi­nan­cie­ra que per­mi­ta evi­tar que, ca­da cier­to tiem­po, es­tos ca­sos apa­rez­can. El fun­cio­na­mien­to de los mer­ca­dos y de los ins­tru­men­tos fi­nan­cie­ros mo­der­nos es su­fi­cien­te­men­te com­ple­jo co­mo pa­ra que hoy pro­ba­ble­men­te la ma­yo­ría de los pro­fe­sio­na­les con es­tu­dios en eco­no­mía y ne­go­cios, ten­gan pro­ble­mas pa­ra ex­pli­car cla­ra­men­te có­mo fun­cio­na un con­tra­to por di­fe­ren­cia o un cre­dit de­fault swap (CDS). No hay pro­gra­ma de edu­ca­ción fi­nan­cie­ra que per­mi­ta una en­se­ñan­za rá­pi­da de es­tos te­mas.

Lo an­te­rior pre­sen­ta un desafío no me­nor: tan­to en Chi­le, co­mo a ni­vel mun­dial, las per­so­nas to­man una ma­yor can­ti­dad de de­ci­sio­nes fi­nan­cie­ras re­le­van­tes a lo lar­go de su vi­da, con ac­ce­so a un nú­me­ro de al­ter­na­ti­vas (de en­deu­da­mien­to e in­ver­sión) ca­da vez más ex­ten- sas y com­ple­jas. Un ejem­plo cla­ro es el ca­so del sis­te­ma de pen­sio­nes, pa­ra la ma­yo­ría de las per­so­nas, pro­ba­ble­men­te la de­ci­sión fi­nan­cie­ra más re­le­van­te de su vi­da. De un sis­te­ma don­de no ha­bía de­ci­sión po­si­ble, 35 años más tar­de te­ne­mos la op­ción de ele­gir la em­pre­sa que ad­mi­nis­tra nues­tros fon­dos (AFP), el ni­vel de ries­go (fon­dos A,B, C, D y E), el mon­to de nues­tros apor­tes (APV) y la for­ma de re­ti­rar nues­tros aho­rros (re­ti­ro pro­gra­ma­do o ren­ta vi­ta­li­cia).

La evi­den­cia in­ter­na­cio­nal so­bre edu­ca­ción fi­nan­cie­ra dis­ta de ser con­clu­yen­te con res­pec­to a sus efec­tos (pe­ro tien­de a mos­trar que su im­pac­to es me­nor en la po­bla­ción de me­nor edu­ca­ción e in­gre­sos). Pese a los enor­mes es­fuer­zos y mon­tos in­ver­ti­dos a ni­vel glo­bal, aún es­ta­mos le­jos de iden­ti­fi­car qué ti­pos de pro­gra­mas o in­ter­ven­cio­nes pue­den ser más efec­ti­vos. Es por ello que las au­to­ri­da­des no pue­den aban­do­nar el rol de pro­mo­ver y crear me­ca­nis­mos que fa­ci­li­ten la to­ma de de­ci­sio­nes de las per­so­nas. El ca­so del Scomp, sis­te­ma de in­for­ma­ción pa­ra fa­ci­li­tar y com­pa­rar dis­tin­tas al­ter­na­ti­vas de pen­sión, es un buen ejem­plo de lo an­te­rior, y exis­ten ideas si­mi­la­res en otros mer­ca­dos. Evi­tar la pro­pa­ga­ción de es­que­mas de ti­po pi­ra­midal tam­bién re­quie­re la ac­ción de los su­per­vi­so­res. La edu­ca­ción fi­nan­cie­ra por sí so­la no es su­fi­cien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.