La con­tro­ver­ti­da po­lí­ti­ca ex­te­rior de Do­nald Trump

El agre­si­vo dis­cur­so del can­di­da­to re­pu­bli­cano ha te­ni­do su co­rre­la­to en la agen­da in­ter­na­cio­nal. Las du­ras pa­la­bras con­tra Mé­xi­co y Chi­na, ha­cen que al­gu­nos lo con­si­de­ren una ame­na­za pa­ra la es­ta­bi­li­dad glo­bal.

Pulso - - Actualidad & Politica - Un re­por­ta­je de FRAN­CIS­CA GUE­RRE­RO G.

LAS po­si­bi­li­da­des de que Do­nald Trump se con­vier­ta en el Pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos cre­cen pro­por­cio­nal­men­te a las preo­cu­pa­cio­nes de al­gu­nos paí­ses.

Las ame­na­zan­tes pro­pues­tas con­tra Mé­xi­co y Chi­na, los cues­tio­na­mien­tos a los tra­ta­dos co­mer­cia­les y sus ideas so­bre los con­flic­tos en el Me­dio Orien­te for­man par­te de la con­tro­ver­ti­da agen­da in­ter­na­cio­nal del pos­tu­lan­te re­pu­bli­cano a la Casa Blanca.

“Una ad­mi­nis­tra­ción de Trump plan­tea­ría el ma­yor shock pa­ra la paz y la es­ta­bi­li­dad in­ter­na­cio­nal des­de la dé­ca­da de 1930. Es­to no se de­be a que Trump in­va­di­ría otros paí­ses, sino a que li­qui­da­ría uni­la­te­ral­men­te el or­den in­ter­na­cio­nal li­be­ral que los presidentes han cons­trui­do y de­fen­di­do des­de Fran­klin De­lano Roo­se­velt. Si la pa­la­bra “ais­la­cio­nis­ta” tie­ne al­gún sig­ni­fi­ca­do, él ca­li­fi­ca co­mo uno”, se­ña­ló en un in­for­me Tho­mas Wright, ana­lis­ta de Broo­kings.

En los paí­ses alu­di­dos son las pro­pias au­to­ri­da­des las que res­pon­den al can­di­da­to y alertan del pe­li­gro in­mi­nen­te. “Des­de que Chi­na in­gre­só a la OMC, los es­ta­dou­ni­den­ses han pre­sen­cia­do el cie­rre de más de 50.000 fá­bri­cas y la pér­di­da de de­ce­nas de mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jo”, se lee en el ca­pi­tu­lo de­di­ca­do al gi­gan­te asiá­ti­co del aco­ta­do pro­gra­ma de Do­nald Trump. El mag­na­te ci­ta ca­si ob­se­si­va­men­te a Chi­na co­mo la cul­pa­ble de los ma­les de la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se y pro­po­ne una re­con­fi­gu­ra­ción ca­si to­tal de las re­la­cio­nes con el país que hoy se po­si­cio­na co­mo uno de sus prin­ci­pa­les so­cios co­mer­cia­les. El can­di­da­to se­ña­ló que no se pue­de se­guir per­mi­tien­do que Chi­na “vio­le” a Es­ta­dos Uni­dos. Ade­más ase­gu­ró que su país tie­ne una enor­me po­der so­bre la se­gun­da eco­no­mía glo­bal y que no de­bie­ra du­dar en uti­li­zar­lo. En­tre sus pro­pues­tas con­cre­tas se cuen­tan la de­cla­ra­ción de Chi­na co­mo ma­ni­pu­la­dor de mo­ne­das, la re­cu­pe­ra­ción de los em­pleos que les ha­brían qui­ta­do y el for­ta­le­ci­mien­to de la pre­sen­cia mi­li­tar en los ma­res asiá­ti­cos pa­ra “di­sua­dir­los de su aven­tu­rar­se” en la re­gión. Trump lle­gó a de­cir en un de­ba­te que el acuer­do Trans­pa­cí­fi­co fue di­se­ña­do por los chi­nos pa­ra “sa­car ven­ta­ja de to­dos”, aun cuan­do ellos ni si quie­ra for­man par­te del pac­to. En res­pues­ta al agre­si­vo tono de Trump, Hong Lei, por­ta­voz del Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res de Chi­na, in­di­có que “el be­ne­fi­cio mu­tuo de­fi­ne las ca­rac­te­rís­ti­cas de la coope­ra­ción eco­nó­mi­ca y co­mer­cial en­tre Chi­na y EEUU”, en fun­ción de lo cual es­pe­ra que “el pue­blo es­ta­dou­ni­den­se vea las re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les des­de una pers­pec­ti­va ob­je­ti­va y ra­zo­na­ble”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.