El rea­lis­mo de Mon­tes: “No se re­pe­ti­rá el ci­clo de cre­ci­mien­to an­te­rior”

—El pro­ble­ma es que “los al­cal­des en ejer­ci­cio pien­san que no pue­den ser re­ta­dos por un as­pi­ran­te”, di­ce so­bre las pri­ma­rias. —De ca­ra al 21 de ma­yo plan­tea: “Hay que de­cir con cla­ri­dad que aquí no se va a re­pe­tir el ci­clo de cre­ci­mien­to an­te­rior”. Aún no

Pulso - - Portada - Una en­tre­vis­ta de ÚR­SU­LA SCHÜLER

DE CA­RA al 21 de ma­yo, el je­fe del co­mi­té de se­na­do­res del Par­ti­do So­cia­lis­ta eva­lúa el es­ce­na­rio po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co. Fren­te al ca­so de la frus­tra­da ins­crip­ción de las pri­ma­rias de al­cal­des del ofi­cia­lis­mo, Car­los Mon­tes plan­teó que “el te­ma com­ple­jo es que en la NM no se lo­gra ge­ne­rar un acuer­do más ge­ne­ro­so y que ten­ga ob­je­ti­vos, más que as­pi­ra­cio­nes de te­ner car­gos”. Y fren­te a la des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca, apun­tó a “abrir las ba­ses de un acuer­do, de un pac­to de cre­ci­mien­to de to­dos los ac­to­res”.

Que­dan me­nos de dos se­ma­nas pa­ra el 21 de ma­yo, ¿có­mo de­be ser el dis­cur­so pre­si­den­cial?

—Es­ta cuen­ta pú­bli­ca de­be ser mu­cho más de aná­li­sis, de ba­lan­ces y de eva­lua­ción que de anuncios. De par­ti­da, no de­be­ría ha­ber mu­chos anuncios. En se­gun­do lu­gar, lo prin­ci­pal es que se asu­ma el con­tex­to in­ter­na­cio­nal y na­cio­nal de des­ace­le­ra­ción del cre­ci­mien­to. Eso re­quie­re un aná­li­sis a fon­do, y a su vez una pers­pec­ti­va pa­ra en­fren­tar- lo. Hay que de­cir con cla­ri­dad que aquí no se va a re­pe­tir el ci­clo de cre­ci­mien­to an­te­rior, por­que las con­di­cio­nes son otras.

¿Có­mo se pue­de en­fren­tar la des­ace­le­ra­ción?

—Se re­quie­re ha­cer cam­bios en la for­ma de en­fren­tar los te­mas del cre­ci­mien­to. Fun­da­men­tal­men­te, el rol del Es­ta­do y los pri­va­dos en el cre­ci­mien­to. Se re­quie­re una ac­ti­tud dis­tin­ta de to­dos los ac­to­res. Se de­be­rían abrir las ba­ses de un acuer­do, de un pac­to de cre­ci­mien­to de to­dos los ac­to­res, no só­lo em­pre­sa­rial, sino que tam­bién los tra­ba­ja­do­res, las uni­ver­si­da­des. En­tre to­dos, ne­ce­si­ta­mos plan­tear­nos un ci­clo de cor­to y me­diano pla­zo pa­ra re­to­mar el rum­bo del cre­ci­mien­to.

¿Y qué rol po­dría ju­gar la cuen­ta pú­bli­ca del 21 de ma­yo?

—El dis­cur­so del 21 de ma­yo de­be­ría con­te­ner una cier­ta eva­lua­ción y pro­pues­ta en es­ta di­rec­ción glo­bal.

¿Una es­pe­cie de con­vo­ca­to­ria pa­ra su­pe­rar la des­ace­le­ra­ción?

—Pri­me­ro pa­ra es­ta­ble­cer cuál es el pro­ble­ma, por­que, in­ten­cio­na­da­men­te o no, aquí al­gu­nos han apun­ta­do a que to­do tie­ne que ver con “las con­fian­zas”, y eso no es así. Ese es un fac­tor, pe­ro la des­ace­le­ra­ción no se pue­de re­du­cir a que una par­te del em­pre­sa­ria­do es­tá en una o en otra ac­ti­tud.

Co­mo co­mi­té de se­na­do­res PS han sos­te­ni­do reunio­nes pa­ra abor­dar el pa­nor­ma eco­nó­mi­co.

—Lle­va­mos dos reunio­nes, unas ocho mi­nu­tas, y nos que­da una reunión pa­ra ter­mi­nar un do­cu­men­to. Des­pués ten­dre­mos una reunión con los di­ri­gen­tes so­cia­lis­tas que es­tán en el área eco­nó­mi­ca del Go­bierno. Lue­go, pen­sa­mos te­ner reunio­nes con em­pre­sa­rios, ge­ne­ra­cio­nes nue­vas y jó­ve­nes, más re­no­va­do­ras de la for­ma de en­ten­der el rol del em­pre­sa­ria­do en el cre­ci­mien­to.

En otra ma­te­ria, y de ca­ra al 21 de ma­yo, ¿có­mo se ve el es­ce­na­rio pa­ra el en­vío de la re­for­ma a la edu­ca­ción su­pe­rior al Con­gre­so?

—Las co­sas no es­tán pa­ra pre­sen­tar­la an­tes del 21 de ma­yo, más va­le dar­se el tiem­po (pa­ra un ma­yor tra­ba­jo pre­le­gis­la­ti­vo), co­mo di­cen los rec­to­res. En la Nue­va Ma­yo­ría no ha ha­bi­do diá­lo­gos ma­yo­res y no pue­den sor­pren­der­nos con un pro­yec­to. Ade­más, hay he­te­ro­ge­nei­dad en­tre no­so­tros, por lo tan­to, hay que dar­se el tiem­po de co­no­cer- lo y dia­lo­gar so­bre la re­for­ma.

—Hay én­fa­sis dis­tin­tos, apro­xi­ma­cio­nes dis­tin­tas.

ECO­NO­MÍA “La des­ace­le­ra­ción no se pue­de re­du­cir a que una par­te del em­pre­sa­ria­do es­tá en una o en otra ac­ti­tud”.

—A los que di­cen eso yo les di­ría que no se han preo­cu­pa­do mu­cho de có­mo se ha de­te­rio­ra­do la pro­vi­sión mix­ta de la edu­ca­ción su­pe­rior pro­duc­to de que el sec­tor es­ta­tal ha ido achi­cán­do­se, li­mi­tán­do­se, por dis­tin­tas po­lí­ti­cas pú­bli­cas. No creo que sea con­sis­ten­te esa vi­sión. Hay sec­to­res am­plios que lo en­tien­den. El rec­tor de la Uni­ver­si­dad Die­go Por­ta­les, Car­los Pe­ña, plan­teó la ne­ce­si­dad de una pre­emi­nen­cia de las uni­ver­si­da­des es­ta­ta­les y un Es­ta­do ju­gán­do­se­la por te­ner un sis­te­ma de uni­ver­si­da­des es­ta­ta­les, que no pre­ten­da ha­cer to­do, pe­ro que sea un sec­tor muy im­por­tan­te, que ten­ga pre­emi­nen­cia en el con­jun­to del sis­te­ma de edu­ca­ción su­pe­rior, cues­tión que se per­dió (his­tó­ri­ca­men­te).

DES­ACE­LE­RA­CIÓN ECO­NÓ­MI­CA “La des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca no se pue­de re­du­cir a que una par­te del em­pre­sa­ria­do es­tá en una o en otra ac­ti­tud”.

¿PRI­MA­RIAS O EN­CUES­TAS? “Lo que se re­quie­re aquí es una so­lu­ción po­lí­ti­ca, y en los car­gos en que no ha­ya so­lu­ción, ten­drá que ser por en­cues­tas”.

Sec­to­res DC li­de­ra­dos por Ma­ria­na Ayl­win e Ig­na­cio Wal­ker han ad­ver­ti­do “es­ta­tis­mo”.

—Es una for­ma de en­ten­der­lo, pe­ro no tie­ne más fun­da­men­to. No co­noz­co gen­te (en el ofi­cia­lis­mo) que sea es­ta­tis­ta en es­ta ma­te­ria, que pre­ten­dan que el Es­ta­do cope to­do. Son exa­ge­ra­cio­nes pa­ra man­te­ner el sis­te­ma igual.

En el ám­bi­to po­lí­ti­co y elec­to­ral, la NM es­ca­ló el con­flic­to por la rea­li­za­ción de sus pri­ma­rias mu­ni­ci­pa­les has­ta el Tri­cel. ¿La frus­tra­da ins­crip­ción afec­tó la ima­gen de Isa­bel Allen­de?

—En ge­ne­ral, las crí­ti­cas a Isa­bel Allen­de han si­do bien in­jus­ti­fi­ca­das por­que al fi­nal (el atra­so al mo­men­to de la ins­crip­ción fren­te al Ser­vel) fue al­go cir­cuns­tan­cial y dis­cu­ti­ble, fue­ron las co­sas que le di­je­ron los pro­pios abo­ga­dos.

¿Qué au­to­crí­ti­ca se pue­de ha­cer?

—Aquí el te­ma com­ple­jo es que en la NM no se lo­gra ge­ne­rar un acuer­do más ge­ne­ro­so y que ten­ga ob­je­ti­vos, más que as­pi­ra­cio­nes de te- ner car­gos. La ri­gi­dez ma­yor pro­vino de la de­bi­li­dad de los par­ti­dos pa­ra ha­cer que los al­cal­des de co­mu­nas que fue­ron las que se re­sis­tie­ron a ha­cer pri­ma­rias, asu­mie­ran las pri­ma­rias. Por eso es que Isa­bel Allen­de pre­sen­tó un pro­yec­to pa­ra que las pri­ma­rias fue­ran obli­ga­to­rias, no vo­lun­ta­rias, por­que no po­de­mos se­guir con es­to. Los al­cal­des en ejer­ci­cio pien­san que no pue­den ser cues­tio­na­dos, ni re­ta­dos por un as­pi­ran­te, por lo que se man­tie­ne muy es­tá­ti­co. Y la ma­yor par­te hu­bie­ra ga­na­do igual, pe­ro no que­rían que les ra­ya­ran la pin­tu­ra.

Es­ta se­ma­na el Tri­cel po­dría fa­llar. Si apo­ya la de­ci­sión del Ser­vel, ¿qué op­cio­nes tie­ne la NM?

—En­tien­do que las pri­ma­rias con­ven­cio­na­les es­tán le­gal­men­te cues­tio­na­das, pe­ro no co­noz­co el de­ta­lle ju­rí­di­co. En to­do ca­so, lo que se re­quie­re aquí es una so­lu­ción po­lí­ti­ca, y en los car­gos en que no ha­ya so­lu­ción por ahí, pro­ba­ble­men­te ten­drá que ser por la vía de las en­cues­tas. Aun­que las en­cues­tas son muy ma­las por los re­ta­do­res, por­que ob­via­men­te el que es­tá ins­ta­la­do es el al­cal­de en ejer­ci­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.