Chang rom­pe el si­len­cio en Mal­ta: “Fui­mos for­za­dos a caer en de­fault”

En una en­tre­vis­ta con The Sun­day Ti­mes of Mal­ta, se­ña­ló que “te­ne­mos la vo­lun­tad de pa­gar y lo he­mos de­mos­tra­do en to­do lo que he­mos he­cho”.

Pulso - - Portada - XI­ME­NA CELEDON F.

—Tras las bre­ves pa­la­bras emi­ti­das a un ca­nal de te­le­vi­sión chi­leno en abril pa­sa­do, Al­ber­to Chang, el cues­tio­na­do controlador del gru­po Ar­cano, de­ci­dió es­ta vez dar una en­tre­vis­ta más re­po­sa­da al dia­rio The Sun­day Ti­mes of Mal­ta pa­ra se­ña­lar que “fui­mos for­za­dos a caer en de­fault”, da­do que los ac­ti­vos del con­glo­me­ra­do fue­ra y den­tro de Chi­le es­tán con­ge­la­dos, re­fu­tan­do de pa­so las acu­sa­cio­nes que exis­ten en su con­tra.

En la en­tre­vis­ta con­ce­di­da en su departamento que ocu­pa en Slie­ma, ciu­dad de la cos­ta no­res­te de Mal­ta, Chang sos­tu­vo que el gru­po se ha­bía vis­to obli­ga­do a de­jar de pa­gar a los clien­tes por­que los fis­ca­les chi­le­nos que lle­van la cau­sa se apo­de­ra­ron de to­dos sus ac­ti­vos so­bre la ba­se de los car­gos no pro­ba­dos.

El 15 de ju­nio del año pa­sa­do hu­bo una de­nun­cia anó­ni­ma an­te la Sub­se­cre­ta­ría de Pre­ven­ción del De­li­to­con­tra Al­ber­to Chang Ra­jii. El he­cho dio ini­cio a una in­ves­ti­ga­ción por par­te de la

¿Qué ha pa­sa­do? Al­ber­to Chang, controlador del Gru­po Ar­cano, con­ce­dió una en­tre­vis­ta a The Sun­day Ti­mes of Mal­ta y re­fu­tó las acu­sa­cio­nes en su con­tra.

¿Qué di­jo? Que da­do que los ac­ti­vos den­tro y fue­ra de Chi­le es­tán con­ge­la­dos fue­ron for­za­dos a caer en de­fault.

¿Qué pa­sa con los di­ne­ros de los clien­tes? Di­jo que de­mos­tra­rá que sus ac­ti­vos glo­ba­les va­len mu­cho más que los US$80 mi­llo­nes adeu­da­dos a sus clien­tes chi­le­nos y que no hu­bo in­ten­ción de de­frau­dar­los. Me­di­da adop­ta­da. La ma­dre de Al­ber­to Chang, Ve­ró­ni­ca Raj­ji, es­tá en pri­sión pre­ven­ti­va. Bri­dec de la Po­li­cía de In­ves­ti­ga­cio­nes, la que in­clu­so con­tó con la de­cla­ra­ción vo­lun­ta­ria de Chang, quien en fe­bre­ro de es­te año se­ña­ló que “in­ver­ti­mos nues­tro di­ne­ro en em­pre­sas in­no­va­do­ras y dis­rup­ti­vas en Chi­le y en el mun­do”, res­pec­to de có­mo ope­ra­ba el mo­de­lo de in­ver­sión de Ar­cano.

Sin em­bar­go, el fis­cal a car­go del ca­so, Car­los Ga­jar­do, ha se­ña­la­do que só­lo ha­bían po­di­do com­pro­bar que Ar­cano in­vir­tió US$15 mi­llo­nes y no US$100 mi­llo­nes co­mo de­be­ría, por tan­to aún se des­co­no­ce el pa­ra­de­ro de los US$85 mi­llo­nes res­tan­tes.

En los más de 4 mi­nu­tos que du­ra la en­tre­vis­ta al em­pre­sa­rio -que fi­gu­ra en la pá­gi­na web del me­dio mal­tés-, Chang se­ña­la que la jus­ti­cia chi­le­na emi­tió la or­den de ex­tra­di­ción que no es­tá ba­sa­da en una acu­sa­ción de frau­de, sino en la­va- do de di­ne­ro, que es una ac­ti­vi­dad que nun­ca ha ejer­ci­do. “La com­pa­ñía es 100% mía, por lo tan­to no pue­do ha­ber la­va­do mi pro­pio di­ne­ro”, se­ña­ló, des­ta­can­do la trans­pa­ren­cia que hu­bo en los mo­vi­mien­tos de di­ne­ro, de­bi­do a que to­do se hi­zo a tra­vés de ban­cos, pun­tual­men­te los más gran­des ban­cos a ni­vel in­ter­na­cio­nal, co­mo JPMor­gan, UBS y Ci­ti­bank. “La aris­ta so­bre la­va­do de ac­ti­vos es una dé­bil ex­cu­sa pa­ra pe­dir la ex­tra­di­ción”, pun­tua­li­zó.

No obs­tan­te, Al­ber­to Chang in­sis­tió en que to­da la in­for­ma­ción so­bre su em­pre­sa en Chi­le ha si­do con­fis­ca­da, por lo que le re­sul­ta di­fí­cil de­mos­trar que tie­ne más que su­fi­cien­tes ac­ti­vos pa­ra pa­gar a los in­ver­sio­nis­tas.

In­di­có que es­tá con­ven­ci­do de que a lo lar­go del pro­ce­so de­mos­tra­rá que sus ac­ti­vos glo­ba­les va­len mu­cho más Controlador del Gru­po Ar­cano. que los US$ 80 mi­llo­nes adeu­da­dos a sus clien­tes chi­le­nos, lo que de­mos­tra­ría que no hu­bo in­ten­ción de de­frau­dar­los.

“Es­ta­mos en un mo­men­to di­fí­cil, pe­ro es­ta­mos en un mo­men­to cla­ro. Sa­be­mos lo que va­le­mos. Sa­be­mos que con­ta­mos con los ins­tru­men­tos y los me­dios de pa­go. Te­ne­mos la vo­lun­tad de pa­gar y lo he­mos de­mos­tra­do en to­do lo que he­mos he­cho”, se­ña­ló Chang en la en­tre­vis­ta, du­ran­te la que en to­do mo­men­to man­tu­vo la tran­qui­li­dad.

AC­CIO­NES LE­GA­LES EN MAL­TA. El em­pre­sa­rio des­car­tó que ha­ya lle­ga­do a Mal­ta es­ca­pan­do de la jus­ti­cia, dan­do cuen­ta que el pro­ce­so pa­ra ob­te­ner la re­si­den­cia en ese país da­ta de mu­cho an­tes.

“Pa­sé por el pro­ce­so de due di­li­gen­ce (pro­ce­so de re­vi- sión) y fui acep­ta­do. He pa­ga­do to­das las ta­sas ne­ce­sa­rias y me die­ron mi per­mi­so de re­si­den­cia en agos­to. La se­gun­da eta­pa, que es­ta­ba en pro­ce­so de co­men­zar, con­si­de­ra­ba enviar el ex­pe­dien­te com­ple­to a dos em­pre­sas in­de­pen­dien­tes. Ni si­quie­ra ha­bía­mos co­men­za­do es­te pro­ce­so y re­pen­te se de­ci­dió que ellos no me que­rían”, in­di­có.

Co­men­tó que el ad­mi­nis­tra­dor del pro­gra­ma de pa­sa­por­tes ni si­quie­ra se pu­so en con­tac­to con él di­rec­ta­men­te, sino que fue­ron los con­ce­sio­na­rios de di­cho pro­gra­ma, la fir­ma Hen­ley & Part­ners, quie­nes le pi­die­ron que re­gre­sa­ra a su tar­je­ta de iden­ti­dad.

El em­pre­sa­rio chi­leno sos­tu­vo que pla­nea em­pren­der ac­cio­nes le­ga­les con­tra el ad­mi­nis­tra­dor del pro­gra­ma de pa­sa­por­tes da­da la re­vo­ca­ción uni­la­te­ral.

AL­BER­TO CHANG

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.