Te­so­re­ría de­man­da a Alberto Chang pa­ra evi­tar pres­crip­ción de obli­ga­cio­nes tri­bu­ta­rias

Fuen­tes li­ga­das al pro­ce­so sos­tie­nen que el ac­cio­nar de Te­so­re­ría ven­dría a ser la an­te sa­la pa­ra que el Ser­vi­cio de Im­pues­tos In­ter­nos pre­sen­te una que­re­lla cri­mi­nal en con­tra del em­pre­sa­rio.

Pulso - - En Portada - LEO­NAR­DO CÁR­DE­NAS

08.05.16 Alberto Chang da una en­tre­vis­ta des­de Mal­ta a The Sun­day Ti­mes of Mal­ta, don­de se­ña­la que fue­ron for­za­dos a caer en de­fault y que “la aris­ta so­bre la­va­do de ac­ti­vos es una dé­bil ex­cu­sa pa­ra pe­dir la ex­tra­di­ción”. —Un nue­vo flan­co sur­gió en la ba­ta­lla que se man­tie­ne en tri­bu­na­les y que pro­ta­go­ni­za el em­pre­sa­rio Alberto Chang Ra­jii, en el mar­co de la in­ves­ti­ga­ción por es­ta­fa y la­va­do de ac­ti­vos que li­de­ra el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co en su con­tra.

Es­ta vez, la Te­so­re­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca in­ter­pu­so un jui­cio eje­cu­ti­vo de co­bro en con­tra del fun­da­dor del Gru­po Ar­cano pa­ra evi­tar la pres­crip­ción de obli­ga­cio­nes tri­bu­ta­rias.

La dispu­ta en­tre el em­pre­sa­rio y la en­ti­dad res­pon­sa­ble de cua­drar las ar­cas fis­ca­les es de lar­ga da­ta y se ini­ció el 9 de agos­to de 2010, vin­cu­la­da a cua­tro au­tos per­te­ne­cien­tes a Alberto Chang. En no­viem­bre de ese año, la Jus­ti­cia or­de­nó el re­ti­ro y re­ma­te de un BMW 335CIA gris pla­tea­do del 2008; un Jaguar X Ty­pe del 2008; una To­yo­ta RAV4 Ad­van­ta­ge del 2002; y un Peu­geot 307 del 2007.

Sin em­bar­go, los au­to­mó­vi­les no fue­ron in­cau­ta­dos por­que no se ha­lla­ron en el do­mi­ci­lio.

LA AN­TE­SA­LA. Fuen­tes li­ga­das al pro­ce­so sos­tie­nen que el ac­cio­nar de Te­so­re­ría ven­dría a ser la an­te­sa­la pa­ra que el Ser­vi­cio de Im­pues­tos In­ter­nos pre­sen­te una que­re­lla cri­mi­nal en con­tra del em­pre­sa­rio. Es­to, por­que una vez que Te­so­re­ría re­ma­te es­pe­cies de­be ha­cer­lo am­pa­ra­do en el sis­te­ma ju­di­cial. Por lo mis­mo el pro­ce­so se en­cuen­tra en eta­pa fi­nal pa­ra co­brar ga­ran­tías.

En su es­cri­to, la Te­so­re­ría sos­tie­ne que el co­bro efec­tua­do por el Fis­co se reali­zó en los pla­zos es­ti­pu­la­dos por el Có­di­go Tri­bu­ta­rio. Sin em­bar­go, en me­dio de es­te pro­ce­so el abo­ga­do de Chang, Fe­de­ri­co Amt­mann, in­ter­pu­so una ex­cep­ción, so­li­ci­tan­do el re­cha­zo de la me­di­da pues­to que se­gún el Có­di­go de Pro­ce­di­mien­to Ci­vil en un pla­zo de tres años no se rea­li­za­ron ges­tio­nes “úti­les des­ti­na­das a la rea­li­za­ción de los bie­nes em­bar­ga­dos”.

“El deu­dor fue no­ti­fi­ca­do y re­que­ri­do de pa­go con fe­cha 18 de agos­to de 2015, con­for­me cons­ta en el pro­ce­so, de acuer­do a lo pre­vis­to en los ar­tícu­los 169 y si­guien­te del Có­di­go Tri­bu­ta­rio, res­pec­to de un for­mu­la­rio 21 fo­lio 470097 con ven­ci­mien­to le­gal el día 30 de abril de 2009”, con­sig­na la de­man­da de Te­so­re­ría. El SII ad­vier­te al con­sul­tar el per­fil de Chang que se tra­ta de un “con­tri­bu­yen­te irre­gu­lar” y acon­se­ja to­mar res­guar­dos.

Sin em­bar­go, den­tro del pla­zo le­gal el em­pre­sa­rio in­ter­pu­so una acep­ción de pres­crip­ción y los an­te­ce­den­tes fue­ron de­ri­va­dos al abo­ga­do el ser­vi­cio de Te­so­re­ría, quien fi­nal­men­te re­cha­za las ex­cep­cio­nes del eje­cu­ta­do.

En su de­man­da, la Te­so­re­ría de­ta­lló que el 27 de sep­tiem­bre de 2012, en el mar­co del pro­ce­so de au­di­to­ría, el em­pre­sa­rio so­li­ci­tó una Re­vi­sión de Ac­tua­ción Fis­ca­li­za­do­ra (RAF). Pro­duc­to de di­cho re­cla­mo, el 10 de di­ciem­bre de ese año, se aco­gió en par­te la so­li­ci­tud por un mon­to de $107.669.120.

Por lo mis­mo, pa­ra la Te­so­re­ría el pla­zo de tres años em­pe­zó a co­rrer a par­tir del 30 de ju­lio de 2012 (fe­cha de la no­ti­fi­ca­ción de la li­qui­da­ción) se sus­pen­dió has­ta el día 10 de di­ciem­bre de 2012, cuan­do se aco­gió en par­te la RAF. “A par­tir de es­ta úl­ti­ma fe­cha vol­vió a co­rrer el pla­zo de tres años (me­nos los días ya co­rri­dos en­tre el 30/07/212 y el 10/12/2012) el que se in­te­rrum­pió con el re­que­ri­mien­to ju­di­cial prac­ti­ca­do el día 18 de agos­to de 2015, ha­bien­do trans­cu­rri­do me­nos de tres años”, con­clu­ye el ser­vi­cio pú­bli­co.

Ca­be con­sig­nar que el SII, al con­sul­tar el per­fil de Alberto Chang, ad­vier­te que s tra­ta de un “con­tri­bu­yen­te irre­gu­lar” y su­gie­re to­mar res­guar­dos en ca­so de con­cre­tar al­gún ti­po de ne­go­cio con el em­pre­sa­rio hoy re­si­den­te en Mal­ta.

A tra­vés de dos vías. La pri­me­ra es por me­dio de Gru­po Ar­cano S.A., la que crea­ba em­pre­sas ope­ra­ti­vas, mu­chas de las cua­les es­tán inac­ti­vas co­mo es el ca­so de Val­co. La otra vía era por me­dio de la cap­ta­ción de fon­dos que ha­cía Onix, la que emi­tía tí­tu­los de deu­das o pa­ga­rés. Ex eje­cu­ti­vos del gru­po sos­tie­nen que la ta­sa de re­torno ofre­ci­da era de 2,5% men­sual ha­ce unos cin­co años. La ban­ca ofre­ce en pro­me­dio hoy un 0,3%.

La de­ba­cle pa­ra Gru­po Ar­cano co­mien­za con la caí­da de AC In­ver­sions, un ca­so de pre­sun­ta es­ta­fa pi­ra­midal don­de los clien­tes cre­ye­ron en las ren­ta­bi­li­da­des men­sua­les del 5%. Chang tam­bién ofre­cía re­tor­nos se­gu­ros a sus in­ver­sio­nis­tas. Los pa­ga­rés eran fir­ma­dos ex­clu­si­va­men­te por Chang. Afec­ta­dos sos­tie­nen que el em­pre­sa­rio po­nía co­mo ga­ran­tía su pa­tri­mo­nio.

Se­gún Ma­ría Elia­na Elt­hit, ma­gis­tra­da del Cuar­to Juz­ga­do de Ga­ran­tía de San­tia­go no se co­no­ce el pa­ra­de­ro de al me­nos US$80 mi­llo­nes en­tre­ga­dos por in­ver­sio­nis­tas al Gru­po Ar­cano. Mien­tras que pa­ra la fis­ca­lía el ne­go­cio de Ar­cano es una es­ta­fa pi­ra­midal que ge­ne­ró un per­jui­cio de US$100 mi­llo­nes y ha afec­ta­do a más de 1.000 per­so­nas.

En Di­com se le cuen­tan 27 pro­pie­da­des ava­lua­das en $ 496 mi­llo­nes y cua­tro vehícu­los. Tie­ne cin­co de­par­ta­men­tos so­lo en San­tia­go, diez au­tos de lu­jo y pro­pie­da­des en Mia­mi, Londres, Sid­ney y las Is­las Vír­ge­nes Bri­tá­ni­cas. En 2008 creó la fun­da­ción Alberto Chang, que ha otor­ga­do be­cas y he­cho apor­tes a una se­rie de ins­ti­tu­cio­nes, co­mo el mu­seo Lou­vre, Fu­tu­re4Chil­dren, la uni­ver­si­dad de Ox­ford y el Mu­seo del Ho­lo­caus­to, en Chi­le, aun­que al­gu­nas de esas do­na­cio­nes han si­do cues­tio­na­das en su ve­ra­ci­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.