No se ve­tó el em­pleo fe­me­nino

Pulso - - Opinion - FRAN­CIS­CA JÜNEMANN P.

EL VE­TO a los pac­tos de adap­ta­bi­li­dad -a raíz del fa­llo del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal que des­car­tó la ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal- ha­cía te­mer la caí­da de una gran he­rra­mien­ta pa­ra el em­pleo fe­me­nino: los pac­tos pa­ra tra­ba­ja­do­res con res­pon­sa­bi­li­da­des fa­mi­lia­res. Fe­liz­men­te no fue­ron ve­ta­dos, sal­van­do la adap­ta­bi­li­dad la­bo­ral pa­ra los tra­ba­ja­do­res que bus­can al­go tan na­tu­ral co­mo tra­ba­jar re­mu­ne­ra­da­men­te y a la vez cui­dar, criar y edu­car; de­re­chos re­le­ga­dos en las ac­tua­les con­di­cio­nes la­bo­ra­les de nues­tro país. Es­tos pac­tos fue­ron pro­pues­tos por la Fun­da­ción Chi­leMu­je­res, tra­ba­ja­dos con la se­na­do­ra Ca­ro­li­na Goic, pa­tro­ci­na­dos por el Eje­cu­ti­vo y apro­ba­dos uná­ni­me­men­te por la co­mi­sión de Tra­ba­jo del Se­na­do, por el Se­na­do y la Cá­ma­ra de Dipu­tados, de­mos­tran­do el in­te­rés trans­ver­sal por crear una so­cie­dad más sa­na don­de sea po­si­ble equi­li­brar tra­ba­jo y fa­mi­lia. Ellos con­sa­gran el de­re­cho del tra­ba­ja­dor a so­li­ci­tar al em­plea­dor con­di­cio­nes es­pa­cia­les y tem­po­ra­les que se adap­ten a sus ne­ce­si­da­des fa­mi­lia­res, ata­can­do de raíz la prin­ci­pal cau­sa de inac­ti­vi­dad y de­ser­ción la­bo­ral de las chi­le­nas: la au­sen­cia de ayu­da en las res­pon­sa­bi­li­da­des fa­mi­lia­res. Es una in­no­va­ción en la for­ma de tra­ba­jo de nues­tro país, abrien­do el ca­mino ha­cia la co­rres­pon­sa­bi­li­dad pa­ren­tal y adap­ta­bi­li­dad la­bo­ral. Pa­ra ejem­pli­fi­car, los tra­ba­ja­do­res con res­pon­sa­bi­li­da­des fa­mi­lia­res po­drán tra­ba­jar par­te del tiem­po en el lu­gar de tra­ba­jo y par­te en su ho­gar, ha­cien­do uso de las tec­no­lo­gías; la jor­na­da par­cial po­drá ser di­vi­di­da, ter­mi­nan­do con su ca­rác­ter con­ti­nuo; y se­rá fac­ti­ble tra­ba­jar más ho­ras du­ran­te cier­to pe­río­do del año pa­ra es­tar más tiem­po con los hi­jos cuan­do más cui­da­dos ne­ce­si­ten. Son más de 1 mi­llón 300 mil las mu­je­res inac­ti­vas por ra­zo­nes fa­mi­lia­res y de ellas 225 mil es­ta­rían dis­pues­tas a in­te­grar­se si las con­di­cio­nes la­bo­ra­les se adap­ta­sen de me­jor ma­ne­ra a sus ne­ce­si­da­des fa­mi­lia­res. Así, cua­tro es­ta­dios na­cio­na­les lle­nos de mu­je­res po­drían pa­sar al mer­ca­do la­bo­ral gra­cias a los pac­tos pa­ra tra­ba­ja­do­res con res­pon­sa­bi­li­da­des fa­mi­lia­res. Con un des­em­pleo fe­me­nino del 11% ce­le­bra­mos que el Go­bierno no ha­ya des­apro­ve­cha­do es­ta gran opor­tu­ni­dad pa­ra las chi­le­nas.

La au­to­ra es co-fun­da­do­ra Fun­da­ción Chi­leMu­je­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.