Yo tam­bién me que­do

Me que­do, pues si nos va­mos los que tra­ba­ja­mos, nues­tro país que­da­ría en ma­nos de pa­rá­si­tos que no le han tra­ba­ja­do un día a na­die y que son los que más exi­gen. Me que­do pa­ra pro­po­ner.

Pulso - - Opinion -

ASÍ CO­MO Benito Ba­ran­da re­pli­ca­ra en un dia­rio di­gi­tal a Her­nán Bü­chi por su de­ci­sión de aban­do­nar Chi­le y ex­pli­ca­ra sus pro­pias ra­zo­nes pa­ra que­dar­se, es­te ciu­da­dano tam­bién ex­po­ne las su­yas pa­ra que­dar­se. A Benito lo ad­mi­ro, des­de que ha­ce más de 40 años fué­se­mos ri­va­les en el atle­tis­mo es­co­lar (él siem­pre me ga­nó). Yo me que­do, pues quie­ro a Chi­le, país en el cual me edu­qué y cre­cí, al igual que las ca­tor­ce ge­ne­ra­cio­nes que me an­te­ce­die­ron en es­ta tie­rra. Me que­do, pues mi fa­mi­lia es­tá aquí y tam­po­co se va. Me que­do, pa­ra de­fen­der la so­be­ra­nía na­cio­nal, si al­gún día es ne­ce­sa­rio. Me que­do, pa­ra cui­dar la tie­rra que con gen­te no­ble he cul­ti­va­do y me­jo­ra­do, con mu­cho es­fuer­zo y sa­cri­fi­cio. Mi pa­dre la cul­ti­vó to­da una vi­da y se la qui­ta­ron vil­men­te. En es­ta vuel­ta, si me la quie­ren qui­tar, no me sa­can vi­vo.

Me que­do, pa­ra ayu­dar a que Chi­le sea me­jor. Me que­do, pa­ra pro­po­ner ideas y tra­ba­jar du­ro ca­da día. Me que­do, pa­ra de­nun­ciar tan­ta in­jus­ti­cia y pa­ra pro­tes­tar por los pa­gos ile­ga­les a exo­ne­ra­dos fal­sos.

Me que­do, pa­ra de­nun­ciar que la nue­va Cons­ti­tu­ción en evo­lu­ción es un en­ga­ño des­de su ori­gen. Me que­do, pa­ra se­guir es­cri­bien­do y opi­nan­do sin te­mor a las ame­na­zas. Me que­do, pa­ra evi­tar que ten­ga­mos una nue­va Uni­dad Po­pu­lar en la que el pue­blo fue en­ga­ña­do.

Me que­do, pa­ra cui­dar la de­mo­cra­cia que per­di­mos con Allen­de y que tras mu­cho su­fri­mien­to se re­cu­pe­ró. Me que­do, pa­ra al­gún día con­tar­les a mis nie­tos la ver­da­de­ra his­to­ria del Chi­le re­cien­te. Me que­do, pues aquí vi­ven mis ami­gos de co­le­gio y de uni­ver­si­dad, ami­gos ver­da­de­ros y lea­les. Me que­do, pa­ra ayu­dar en al­go pa­ra que la Uni­ver­si­dad de Chi­le no se si­ga iz­quier­di­zan­do.

Me que­do, pa­ra de­fen­der la agri­cul­tu­ra, tan me­nos­pre­cia­da. Me que­do, pa­ra mi­rar nues­tra cor­di­lle­ra, úni­ca en el mun­do. Me que­do, pa­ra con­ti­nuar dan­do em­pleo, pa­gan­do sa­la­rios jus­tos y a tiem­po y ayu­dan­do a que pro­duz­ca­mos más y de ma­ne­ra co­rrec­ta.

Me que­do, pa­ra se­guir so­ñan­do con que al­gún día la es­ta­tua de Allen­de sea re­mo­vi­da de la Pla­za de la Cons­ti­tu­ción. Me que­do, pa­ra que más chi­le­nos ten­gan fe en un mun­do que no co­no­ce­mos. Me que­do, pa­ra se­guir­le re­zan­do a la Vir­gen del Car­men, Rei­na y Pa­tro­na de Chi­le.

Me que­do, pa­ra trans­mi­tir ex­pe­rien­cias a los más jó­ve­nes y fo­men­tar­les el amor al es­tu­dio y al tra­ba­jo res­pon­sa­ble. Me que­do, pa­ra im­pe­dir que una mi­no­ría ha­ga y des­ha­ga en Chi­le a su ar­bi­trio. Me que­do, pa­ra ayu­dar a que la jus­ti­cia sea pa­re­ja pa­ra to­dos.

Me que­do, pa­ra pro­tes­tar por la igual­dad mal en­ten­di­da. Me que­do, pa­ra es­tar muy aten­to a que los re­cur­sos fis­ca­les no se si­gan di­la­pi­dan­do y de­nun­ciar los abu­sos cuan­do co­rres­pon­da. Me que­do, pues ca­da vez que sal­go de Chi­le, quie­ro vol­ver pron­to. Me que­do, pues si nos va­mos los que tra­ba­ja­mos, nues­tro país que­da­ría en ma­nos de pa­rá­si­tos que no le han tra­ba­ja­do un día a na­die y que son los que más exi­gen. Me que­do, pa­ra pre­sen­ciar que Chi­le sea al­gún día de nue­vo go­ber­na­do por gen­te res­pon­sa­ble.

Qué bueno Benito que te que­des, pues eres un gran hom­bre. Yo tam­bién me que­do y así co­mo en el atle­tis­mo nues­tro ob­je­ti­vo era lle­gar a la me­ta, hoy el tu­yo y el mío es ha­cer de Chi­le un me­jor país pa­ra to­dos. Co­mo Benito y Sil­vio Ro­drí­guez: yo me que­do.

AN­DRÉS MON­TE­RO J.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.