TC di­ce que ti­tu­la­ri­dad pa­ra ne­go­ciar re­cae en ca­da tra­ba­ja­dor y de­fien­de con­trol pre­ven­ti­vo

Fa­llo del Tri­bu­nal con­tra la Re­for­ma La­bo­ral de­cla­ró que la nor­ma de ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal es­ta­ble­cía una vul­ne­ra­ción a las nor­mas cons­ti­tu­cio­na­les so­bre la igual­dad an­te la ley, la li­ber­tad de aso­cia­ción y li­ber­tad sin­di­cal. Tam­bién ase­gu­ra que los con­ven

Pulso - - Economia&Dinero - JUAN PA­BLO PALACIOS

—Pa­sa­das las seis de la tar­de de ayer, el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal (TC) li­be­ró el con­te­ni­do de la sen­ten­cia que de­cla­ró in­cons­ti­tu­cio­nal la ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal y la ex­ten­sión de be­ne­fi­cios por afi­lia­ción sin­di­cal.

El fa­llo, de 325 pá­gi­nas, sur­gió lue­go de que se­na­do­res y dipu­tados de Chi­le Va­mos pre­sen­ta­ran el pa­sa­do 6 de abril un re­que­ri­mien­to pa­ra im­pug­nar cua­tro pun­tos del corazón del pro­yec­to. El 20 de abril el pleno de la ma­gis­tra­tu­ra in­for­mó los acuer­dos de su ve­re­dic­to. En tan­to, el fin de se­ma­na pa­sa­do el Go­bierno se ade­lan­tó a la sen­ten­cia y en­vío un ve­to su­pre­si­vo a los pac­tos de adap­ta­bi­li­dad y los quó­rum pa­ra ne­go­ciar co­lec­ti­va­men­te.

“Se de­cla­ró in­cons­ti­tu­cio­nal la ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal de la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va por ser és­ta un de­re­cho de los tra­ba­ja­do­res, es­ti­mán­do­se que la nor­ma es­ta­ble­cía una vul­ne­ra­ción a las nor­mas cons­ti­tu­cio­na­les so­bre la igual­dad an­te la ley, la li­ber­tad de aso­cia­ción y li­ber­tad sin­di­cal”, di­ce el dic­ta­men.

So­bre es­te pun­to, que a jui­cio del Go­bierno era uno de los prin­ci­pa­les mo­to­res del pro­yec­to, el fa­llo sos­tie­ne que “la Cons­ti­tu­ción es­ta­ble­ce que la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va con la em­pre­sa en que la­bo­ren es un de­re­cho de los tra­ba­ja­do­res (ar­tícu­lo 19, Nº 16º, in­ci­so quin­to). En otras pa­la­bras, la ti­tu­la­ri­dad del de­re­cho pa­ra ne­go­ciar co­lec­ti­va­men­te es de to­dos y ca­da uno de los tra­ba­ja­do­res”.

Sos­tie­ne que la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va “se tra­ta de un de­re­cho fun­da­men­tal, cu­ya ac­ti­va­ción o de­ter­mi­na­ción ori­gi­na­ria pa­ra ejer­cer­lo o no re­si­de en los tra­ba­ja­do­res in­di­vi­dual­men­te con­si­de­ra­dos. Di­cho de otra ma­ne­ra, se ga­ran­ti­za el de­re­cho de ca­da tra­ba­ja­dor de ma­ni­fes­tar­se de for­ma gru­pal pa­ra la con­se­cu­ción de un in­te­rés co­lec­ti­vo con­sis­ten­te en ne­go- b ¿Qué ha pa­sa­do? El TC li­be­ró ayer su sen­ten­cia, en la que de­cla­ró in­cons­ti­tu­cio­nal la ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal de la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va por ser és­ta un de­re­cho de los tra­ba­ja­do­res.

¿Por qué ha pa­sa­do? El fa­llo sur­ge a raíz de un re­cur­so que pre­sen­ta­ron se­na­do­res y dipu­tados de la opo­si­ción pa­ra de­rri­bar par­te del corazón de la Re­for­ma La­bo­ral.

¿Qué con­se­cuen­cias tie­ne? An­tes del dic­ta­men, el Go­bierno anun­ció el en­vío de un ve­to pre­si­den­cial su­pre­si­vo a tres ti­pos de pac­tos de adap­ta­bi­li­dad y al quó­rum pa­ra ne­go­ciar co­lec­ti­va­men­te. Adi­cio­nal­men­te a lo an­te­rior, man­da­rá un pro­yec­to de ley cor­ta.

ciar con su em­plea­dor con­di­cio­nes de tra­ba­jo, en­tre ellas la más im­por­tan­te, la re­tri­bu­ción por su tra­ba­jo”.

El TC aña­de que “los efec­tos de un ins­tru­men­to co­lec­ti­vo re­caen fun­da­men­tal­men­te, y de ma­ne­ra di­rec­ta, en los tra­ba­ja­do­res in­di­vi­dual­men­te con­si­de­ra­dos. Es­ta cir­cuns­tan­cia es­tá en ar­mo­nía con la con­si­de­ra­ción de que la ti­tu­la­ri­dad del de­re­cho a ne­go­ciar co­lec­ti­va­men­te re­cae, co­mo se se­ña­ló, en to­dos y en ca­da uno de los tra­ba­ja­do­res”. Así, sin de­cir­lo ex­plí­ci­ta­men­te, el fa­llo del TC sa­ca de ma­nos del sin­di­ca­to ese de­re­cho, a di­fe­ren­cia de lo plan­tea­do por la Re­for­ma La­bo­ral.

El or­ga­nis­mo, asi­mis­mo, ex­po­ne que la co­exis­ten­cia de sin­di­ca­tos y gru­pos ne­go­cia­do­res no cons­ti­tu­ye, en sí mis­ma, un me­nos­ca­bo a la ac­ti­vi­dad sin­di­cal, pe­ro que no per­mi­tir­la, en cam­bio, cons­ti­tu­ye una me­di­da ex­tre­ma­da­men­te per­ju­di­cial pa­ra los gru­pos ne­go­cia- do­res. Lo mis­mo ocu­rre, aña­de, con la de­ne­ga­ción del de­re­cho a huel­ga de los tra­ba­ja­do­res no sin­di­ca­li­za­dos con oca­sión de una ne­go­cia­ción co­lec­ti­va, cuan­do ello es po­si­ble.

“En con­se­cuen­cia, las me­di­das dis­pues­tas por el pro­yec­to de ley cons­ti­tu­yen una dis­cri­mi­na­ción ar­bi­tra­ria y, por en­de, in­frin­gen el ar­tícu­lo 19, Nº 2º, in­ci­so se­gun­do de la Cons­ti­tu­ción”, pre­ci­sa la sen­ten­cia.

So­bre la ex­ten­sión de be­ne­fi­cios a tra­ba­ja­do­res re­cién afi­lia­dos, el fa­llo di­ce que vul­ne­ra el de­re­cho a la li­bre con­tra­ta­ción con­tem­pla­do en el ar­tícu­lo 19, Nº 16º, in­ci­so se­gun­do de la Cons­ti­tu­ción.

“És­ta se de­cla­ró in­cons­ti­tu­cio­nal por es­ti­mar que se vul­ne­ran las nor­mas cons­ti­tu­cio­na­les so­bre li­ber­tad sin­di­cal, li­ber­tad de tra­ba­jo y so­bre el de­re­cho a desa­rro­llar ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas”, se­ña­la el fa­llo.

En cuan­to al ac­ce­so a in­for­ma­ción de re­mu­ne­ra­cio­nes de la em­pre­sa, el re­que­ri­mien­to de la opo­si­ción fue re­cha­za­do y se con­si­de­ra­ron ajus­ta­das a la Cons­ti­tu­ción Gru­pos ne­go­cia­do­res. Ba­sa­do en da­tos de la En­cla y la Di­rec­ción del Tra­ba­jo, el TC di­ce que pac­tos sus­cri­tos por es­tas en­ti­da­des han ve­ni­do ca­yen­do. Di­si­den­cia. El pre­si­den­te y otros tres mi­nis­tros es­tu­vie­ron por re­cha­zar los vi­cios de la ti­tu­la­ri­dad. las nor­mas im­pug­na­das.

Res­pec­to de la ne­go­cia­ción in­ter­em­pre­sa, tam­bién se des­es­ti­mó la so­li­ci­tud de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad.

CON­VE­NIOS OIT Y CON­TROL PRE­VEN­TI­VO. En sus fun­da­men­tos, el TC tam­bién des­es­ti­mó las ob­ser­va­cio­nes del Go­bierno en cuan­to a que los con­ve­nios e ins­tru­men­tos de la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT) pro­mo­vían la ti­tu­la­ri­dad de los sin­di­ca­tos en los pro­ce­sos de ne­go­cia­ción co­lec­ti­va.

“No exis­te nor­ma en los Con­ve­nios N°s 87 y 98 de la OIT que obli­gue a ex­cluir de la le­gis­la­ción in­ter­na a los gru­pos ne­go­cia­do­res”, di­ce el fa­llo. Aña­de que di­chos ins­tru­men­tos son tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les ra­ti­fi­ca­dos por Chi­le, “y no cons­ta su in­com­pa­ti­bi­li­dad con la le­gis­la­ción la­bo­ral chi­le­na. De he­cho, las au­to­ri­da­des y le­gis­la­do­res han ex­pli­ci­ta­do su con­for­mi­dad”, pre­ci­sa.

Pre­ci­sa que só­lo la Re­co­men­da­ción N° 91 de la OIT, de 1951, “se ma­ni­fies­ta a fa­vor de un or­den de pre­la­ción ex­clu­yen­te de los sin­di­ca­tos en la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va y que im­pli­ca eli­mi­nar a los gru­pos ne­go­cia­do­res en em­pre­sas don­de ya exis­ten sin­di­ca­tos. Sin em­bar­go, de­be te­ner­se pre­sen­te que las re­co­men­da­cio­nes de la OIT no son tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les y no tie­nen un ca­rác­ter ju­rí­di­ca­men­te vin­cu­lan­te”.

En me­dio de las crí­ti­cas po­lí­ti­cas de la Nue­va Ma­yo­ría a la ile­gi­ti­mi­dad de sus po­tes­ta­des, en uno de sus con­si­de­ran­dos, el TC tam­bién apro­ve­chó de de­fen­der el con­trol pre­ven­ti­vo de cons­ti­tu­cio­na­li­dad de las le­yes des­pa­cha­das por el Con­gre­so.

“(Es­ta fa­cul­tad) ha si­do uti­li­za­da du­ran­te di­fe­ren­tes go­bier­nos y pa­tro­ci­na­da por gru­pos de Dipu­tados y Se­na­do­res de mi­li­tan­cia po­lí­ti­ca di­ver­sa. A mo­do ilus­tra­ti­vo res­pec­to de lo pri­me­ro, du­ran­te el pe­río­do pre­si­den­cial 2006-2010 se pre­sen­ta­ron ocho (8) re­que­ri­mien­tos y du­ran­te el pe­río­do pre­si­den­cial 2010-2014 se pre­sen­ta­ron die­ci­ocho (18) re­que­ri­mien­tos”, pre­ci­só.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.