Erich Aris­pe, de Fitch: “La pre­gun­ta de fon­do es si hay ca­pa­ci­dad de to­mar me­di­das es­truc­tu­ra­les”

Pulso - - Actualidad&Politica - PAULA NAMUR

— El jueves pa­sa­do, el mis­mo día en que el Su­pre­mo Tri­bu­nal Fe­de­ral de­ci­dió ex­pul­sar de for­ma tem­po­ral al pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Dipu­tados de Bra­sil ( Eduar­do Cun­ha) del car­go, Fitch Ra­tings lan­zó un nue­vo bal­de de agua fría al re­cor­tar aún más la no­ta den­tro del gra­do es­pe­cu­la­ti­vo, des­de BB+ a BB, con pa­no­ra­ma ne­ga­ti­vo. Co­mo ana­lis­ta de Fitch Ra­tings pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na, Erich Aris­pe par­ti­ci­pó de esa de­ci­sión. A su jui­cio, lo más im­por­tan­te se­rá co­no­cer si hay po­si­bi­li­dad de apro­bar las re­for­mas ne­ce­sa­rias.

¿Qué los lle­va a re­cor­tar la no­ta a Bra­sil?

— Son dos fac­to­res re­la­cio­na­dos: el pro­ce­so po­lí­ti­co que vi­ve Bra­sil y su re­fle­jo en el desem­pe­ño eco­nó­mi­co y fis­cal. Unas fi­nan­zas pú­bli­cas que con­ti­núan en de­te­rio­ro, lo que es­tá lle­van­do a una car­ga de deu­da más ele­va­da, sin la po­si­bi­li­dad de apro­bar me­di­das pa­ra es­ta­bi­li­zar las fi­nan­zas pú­bli­cas y lue­go lle­var a una ru­ta de con­so­li­da­ción fis­cal. Más allá de parches fis­ca­les con al­za de im­pues­tos o re­cor­tes de gas­tos dis­cre­cio­na­les, la pre­gun­ta de fon­do es si hay ca­pa­ci­dad de to­mar me­di­das es­truc­tu­ra­les en el sen­ti­do de ha­cer más fle­xi­ble el gas­to fis­cal. Es­ta in­cer­ti­dum­bre tam­bién se ha­ce pa­ten­te en la eco­no­mía: la con­trac­ción del año pa­sa­do se man­ten­drá y, si bien es al­go me­nor, si­gue con ries­gos a la ba­ja.

¿De qué for­ma lo que ocu­rrió ayer agrava la si­tua­ción de pa­rá­li­sis en el Con­gre­so?

— Es­to pro­vo­ca más in­cer­ti­dum­bre por­que to­dos es­tos me­ses ha ha­bi­do fal­ta de cla­ri­dad so­bre qué ti­po de im­peach­ment iba a ha­ber en Bra­sil y qué po­día traer un go­bierno de tran­si­ción en tér­mi­nos de res­pues­ta de po- lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, que es lo im­por­tan­te pa­ra no­so­tros. No ha­ce­mos va­lo­ra­cio­nes de par­ti­dos po­lí­ti­cos, sino que va­mos a lo prác­ti­co de de­cir, cuál se­ría la po­si­bi­li­dad de un go­bierno de tran­si­ción de te­ner al­gu­na res­pues­ta de cor­te es­truc­tu­ral pa­ra me­jo­rar las fi­nan­zas pú­bli­cas y su ca­pa­ci­dad de reac­ti­var la eco­no­mía me­dian­te una re­ver­sión en la con­fian­za. En­ton­ces, se man­tie­ne la in­cer­ti­dum­bre en el cor­to pla­zo, por­que se es­pe­ra­ba pa­ra es­ta se­ma­na una vo­ta­ción y aho­ra no se sa­be si es­to pro­lon­ga­rá o no la in­cer­ti­dum­bre.

La pers­pec­ti­va ne­ga­ti­va ¿sig­ni­fi­ca que po­dría ha­ber pron­to otro re­cor­te?

—Bra­sil ha si­do una his­to­ria atí­pi­ca en tér­mi­nos de mo­vi­mien­tos de ca­li­fi­ca­ción, y re­fle­ja la mag­ni­tud de la cri­sis que en­fren­ta. Nor­mal­men­te asig­na­mos la pers­pec­ti­va, que tie­ne un lap­so de re­so­lu­ción de en­tre 12 y 18 me­ses, pe­ro des­de que ba­ja­mos la ca­li­fi­ca­ción en abril del año pa­sa­do en Bra­sil, los tiem­pos se han ido acor­tan­do. Es una ca­li­fi­ca­ción que mo­ni­to­rea­mos muy se­gui­do, tra­tan­do de en­ten­der to­das las aris­tas. No te po­dría dar un tiem­po, pe­ro reac­cio­na­re­mos en cuan­to vea­mos que nues­tro es­ce­na­rio ba­se se es­tá desa­rro­llan­do o que el es­ce­na­rio que pre­ve­mos se ha­ga más com­pli­ca­do. To­do tie­ne que ver con la fac­ti­bi­li­dad de que ha­ya una res­pues­ta de po­lí­ti­cas pú­bli­cas, y si es­to no se pre­sen­ta, ten­dre­mos que re­eva­luar la ca­li­fi­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.