Pri­me­ra Mi­ra­da Y si ga­na Trump

Pulso - - Intro - JUAN IG­NA­CIO EY­ZA­GUI­RRE— In­ge­nie­ro ci­vil PUC y MBA-MPA Har­vard

S—por

I GA­NA Trump, el frá­gil equi­li­brio del or­den glo­bal se po­dría tri­zar. Por­que las pa­cho­ta­das y bra­va­tas nun­ca han lle­ga­do a buen puer­to en la are­na de la di­plo­ma­cia. Me­nos to­da­vía a sa­bien­das de que el ver­da­de­ro po­der de EEUU no re­si­de en las to­ne­la­das de ace­ro de sus tan­ques y avio­nes, sino en la in­fluen­cia con­gé­ni­ta en las re­la­cio­nes hu­ma­nas que man­tie­ne en el glo­bo. Si ga­na Trump, la nue­va for­ma de ha­cer cam­pa­ña se im­pon­drá. Una ba­sa­da en aca­pa­rar aten­ción, cá­ma­ras y lu­ces a pun­ta de vio­len­cia ver­bal. De in­sul­tos. ¿De­cen­cia? Pa­ra los dé­bi­les. Pa­ra qué ha­blar de res­pe­to si ni a los he­chos se les tie­ne. El des­dén por la ver­dad es la tó­ni­ca. La fór­mu­la dic­ta que la in­ju­ria per­ni­cio­sa lle­ga fá­cil­men­te al ho­ra­rio es­te­lar, y es ahí don­de es­tá el bo­tín de vo­tos. Así po­co a po­co el be­ne­fi­cio de la du­da se ex­tin­gue y los ver­du­gos se eri­gen. Si ga­na Trump, se­rán más de 65 mi­llo­nes de per­so­nas cu­yas frus­tra­cio­nes, iras y te­mo­res mar­ca­ron el vo­to. Por­que a es­to ape­la Trump. A quie­nes vie­ron men­guar sus sa­la­rios por­que la glo­ba­li­za­ción se lle­vó sus em­pleos a Chi­na o Mé­xi­co. A quie­nes la tec­no­lo­gía re­em­pla­zó. A quie­nes re­sul­ta tan ten- ta­dor co­mo cri­mi­nal prometer que echan­do a los me­xi­ca­nos y ce­rran­do las fron­te­ras al co­mer­cio me­jo­ra­rán sus vi­das. A pe­sar que pro­ba­ble­men­te ocu­rra lo con­tra­rio. Son jus­ta­men­te los vo­tan­tes de Trump -los que ope­ra­ban en fá­bri­cas que hoy es­tán en Chi­na y los que re­co­gían la ba­su­ra que se lle­van ca­mio­nes me­ca­ni­za­dos-, quie­nes más su­fri­rán la des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca que Trump es­tá in­cu­ban­do. Por­que la eco­no­mía mun­dial no tie­ne aguan­te pa­ra pa­ya­sa­das. Con las tur­bu­len­cias chi­nas, los mi­llo­nes de re­fu­gia­dos e in­mi­gran­tes, la dé­bil eco­no­mía eu­ro­pea, la mon­ta­ña ru­sa del pe­tró­leo, los con­flic­tos de Me­dio Orien­te y las va­ci­la­cio­nes de la Fed, ya tie­ne su­fi­cien­te. El nom­bre de Trump en la pa­pe­le­ta pre­si­den­cial po­dría dar el gol­pe de gra­cia a las ex­pec­ta­ti­vas de cre­ci­mien­to mun­dial. Por­que cuan­do la si­tua­ción em­peo­ra lo úni­co que le que­da a quien se le­van­ta con po­pu­lis­mos es obs­ti­nar­se más to­da­vía. Le­van­tar las ban­de­ras de gue­rra con­tra un enemi­go que no exis­te pa­ra afe­rrar­se al po­der en un show tan tris­te co­mo ma­ca­bro. Po­cas ve­ces en la his­to­ria un país ha ne­ce­si­ta­do más una mu­jer Pre­si­den­ta.

@jiey­za­gui­rre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.