Se­ña­les de hu­mo

Pulso - - Opinion - AN­TO­NIO LA­RRAÍN E.

EN ES­TOS pri­me­ros me­ses de 2016 los mer­ca­dos en La­ti­noa­mé­ri­ca han mar­ca­do re­tor­nos po­si­ti­vos en tér­mi­nos ab­so­lu­tos y re­la­ti­vos. Es­to pa­re­ce ser un ali­vio des­pués de los úl­ti­mos cin­co años que han si­do com­pli­ca­dos pa­ra los in­ver­sio­nis­tas en las bol­sas la­ti­noa­me­ri­ca­nas y chi­le­nas, pe­ro no hay que en­ga­ñar­se, ya que es­te apa­ren­te ali­vio se con­vier­te en un error de cálcu­lo cuan­do uno mi­ra lo pro­fun­do de las caí­das en los úl­ti­mos cin­co años. Pa­ra gra­fi­car­lo bien, si us­ted ha­ce cin­co años hu­bie­se in­ver­ti­do en ac­cio­nes la su­ma de US$1.000 en el ín­di­ce de la bol­sa nor­te­ame­ri­ca­na S&P 500, al cie­rre de mar­zo 2016 ten­dría US$1.719,1, es de­cir, hu­bie­se ga­na­do 71,9%. Si es­ta in­ver­sión hu­bie­se si­do en el ín­di­ce de la bol­sa chi­le­na IPSA, ten­dría US$608,8, es de­cir, hu­bie­se per­di­do 39,1%, y en La­ti­noa­mé­ri­ca los US$1.000 so­lo se­rían US$549,7, per­dien­do 45% de su in­ver­sión ini­cial. Tra­tan­do de bus­car los fac­to­res de es­tas di­fe­ren­cias y ana­li­zan­do el pun­to de par­ti­da ha­ce cin­co años, uno po­dría enu­me­rar que la va­lo­ri­za­ción era muy fa­vo­ra­ble pa­ra las ac­cio­nes la­ti­noa­me­ri­ca­nas, que los com­mo­dit­ties es­ta­ban a pre­cios al­tos, que el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co es­ta­ba ga­ran­ti­za­do, que en los por­ta­fo­lios glo­ba­les La­ti­noa­mé­ri­ca es­ta­ba muy sub-re­pre­sen­ta­da, que Chi­na es­ta­ba “a ple­na má­qui­na”, que en La­ti­noa­mé­ri­ca los go­bier­nos e ins­ti­tu­cio­na­li­dad fun­cio­na­ban, y que los go­bier­nos eran pro-mer­ca­do. Bus­car ex­pli­ca­cio­nes ex post pa­re­cie­ra ser bas­tan­te fá­cil, ya que to­dos los fac­to­res an­te­rio­res no se die­ron. To­do pa­re­ce in­di­car que lo ocu­rri­do es­tos pri­me­ros me­ses de 2016 no es más que un ve­ra­ni­to que se di­si­pa­rá cuan­do la Fed dé in­di­ca­cio­nes más cla­ras de al­zas de ta­sas, pe­ro so­bre to­do cuan­do Chi­na vuel­va a un mo­de­lo más sos­te­ni­ble. Pa­ra au­men­tar las in­ver­sio­nes en ac­cio­nes de La­ti­noa­mé­ri­ca de for­ma más es­truc­tu­ral en un por­ta­fo­lio uno de­be­ría es­pe­rar as­pec­tos de cam­bios más per­ma­nen­tes, co­mo por ejem­plo las elec­cio­nes ocu­rri­das en nues­tros paí­ses ve­ci­nos, me­jo­ras en las con­fian­zas em­pre­sa­ria­les o una Chi­na más or­de­na­da.

El au­tor es so­cio Econ­sult Ase­so­ría de In­ver­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.