Có­mo se com­por­tan los pre­cios de com­mo­di­ties

Exis­te evi­den­cia acer­ca de la re­la­ción que se es­ta­ble­ce en­tre pre­cios, stocks, cam­bios en la pro­duc­ción y en la de­man­da.

Pulso - - Opinion - EU­GE­NIO BOBENRIETH

US$140 el 2008, pa­ra fi­nal­men­te si­tuar­se en un pre­cio cer­cano a US$40 en el pre­sen­te. La ex­pli­ca­ción pa­ra el re­du­ci­do pre­cio del pe­tró­leo es­tá en la per­cep­ción mun­dial de ex­ce­so de ofer­ta, la cual en ba­lan­ce con un cre­ci­mien­to mo­de­ra­do de la de­man­da, ha ge­ne­ra­do re­duc­cio­nes en las ex­pec­ta­ti­vas en el mer­ca­do del pe­tró­leo.

El pre­cio del pe­tró­leo es muy sen­si­ble a los cam­bios en la in­for­ma­ción de los mer­ca­dos. Al res­pec­to, mu­cho se ha es­pe­cu­la­do so­bre el rol del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de Chi­na en la vo­la­ti­li­dad de pre­cios de com­mo­di­ties. Sin em­bar­go, no es el cre­ci­mien­to o la des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca lo que ge­ne­ra las gran­des va­ria­cio­nes sor­pre­si­vas en pre­cios. En con­tras­te, son las re­vi­sio­nes no-es­pe­ra­das en ex­pec­ta­ti­vas lo que ge­ne­ra los epi­so­dios de vo­la­ti­li­dad.

Cam­bios ines­pe­ra­dos en pro­duc­ción o de­man­da pue­den ge­ne­rar cam­bios im­por­tan­tes en las ex­pec­ta­ti­vas del mer­ca­do. Pa­ra el pe­tró­leo, la vi­sión pre­va­len­te pa­ra el lar­go pla­zo es un re­gre­so a pre­cios del pe­tró­leo sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te ma­yo­res, aun­que man­te­nien­do ele­va­da vo­la­ti­li­dad.

Es­ta vo­la­ti­li­dad de pre­cios de com­mo­di­ties no es si­mé­tri­ca, y se ca­rac­te­ri­za por dos re­gí­me­nes re­cu­rren­tes: lar­gos pe­río­dos de re­la­ti­va es­ta­bi­li­dad, con pre­cios spot y de mer­ca­dos de fu­tu­ros sin gran­des cam­bios (en tér­mi­nos re­la­ti­vos), in­te­rrum­pi­dos por epi­so­dios de agu­das al­zas. Ta­les au­men­tos de pre­cios, aun­que pue­den lle­gar a ser muy pro­nun­cia­dos, no tie­nen un com­por­ta­mien­to si­mé­tri­co en las dis­mi­nu­cio­nes.

En se­gun­do tér­mino, se ob­ser­va que los cam­bios en pre­cios son no-li­nea­les. Cuan­do el pre­cio real es re­la­ti­va­men­te ba­jo, la pro­ba­bi­li­dad de tran­si­ción a pre­cios ma­yo­res es re­la­ti­va­men­te es­ta­ble. Sin em­bar­go, exis­ten ni­ve­les de um­bral que, si son so­bre­pa­sa­dos, en­ton­ces las va­ria­cio­nes pos­te­rio­res tien­den a ser ne­ga­ti­vas. co­mo pa­ra con­di­cio­nar la per­cep­ción de ni­ve­les ade­cua­dos de in­ven­ta­rios en el cor­to pla­zo. Par­ti­ci­pan­tes del mer­ca­do tie­nen du­das so­bre las reac­cio­nes de los otros paí­ses pro­duc­to­res de pe­tró­leo.

En ter­cer lu­gar, hay con­sen­so en que los pre­cios de los com­mo­di­ties tie­nen va­ria­cio­nes co­rre­la­cio­na­das. Los mer­ca­dos no es­tán ais­la­dos, exis­ten re­la­cio­nes de sus­ti­tu­ción o com­ple­men­ta­rie­dad en los pro­duc­tos que ha­cen que los shocks de de­man­da u ofer­ta de un mer­ca­do afec­ten los ex­ce­sos de de­man­da u ofer­ta en los otros mer­ca­dos. Es­te fe­nó­meno no es cau­sa­li­dad en­tre pre­cios, sino co­mo­vi­mien­to de pre­cios e in­ven­ta­rios.

Fi­nal­men­te, po­de­mos ob­ser­var que los com­mo­di­ties en ge­ne­ral se ca­rac­te­ri­zan por ten­den­cias de lar­go pla­zo. En efec­to, si el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co mun­dial ge­ne­ra un in­cre­men­to en la de­man­da ne­ta, en­ton­ces el pre­cio ex­hi­bi­rá una ten­den­cia al al­za, en el lar­go pla­zo. El ca­so opues­to se da cuan­do las me­jo­ras tec­no­ló­gi­cas ocu­rren a un rit­mo ma­yor que los even­tua­les cre­ci­mien­tos en la de­man­da.

Es­tos he­chos es­ti­li­za­dos, ana­li­za­dos en de­ta­lle en la in­ves­ti­ga­ción fi­nan­cia­da por el pro­yec­to Fon­decyt 1130257, con la co­la­bo­ra­ción in­ter­na­cio­nal de pro­fe­so­res de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Ber­ke­ley, tie­nen una in­ne­ga­ble im­pli­can­cia pa­ra nues­tro país.

Im­por­tan­tes de­ci­sio­nes de pla­ni­fi­ca­ción e in­ver­sión en Chi­le se de­ben to­mar en un con­tex­to de al­ta in­cer­ti­dum­bre, don­de es fun­da­men­tal la me­di­ción e in­ter­pre­ta­ción pa­ra mer­ca­dos de com­mo­di­ties que se ca­rac­te­ri­zan por su com­ple­ji­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.