Lo di­jo su pre­si­den­te UBS po­dría apli­car ta­sas ne­ga­ti­vas a sus clien­tes adi­ne­ra­dos

Pulso - - Trader - (REUTERS)

PUE­DE que ha­ya mu­cho más re­ser­va­do pa­ra los in­ver­sio­nis­tas de los mer­ca­dos emer­gen­tes que rea­li­za­ron una se­rie de acuer­dos du­ran­te una pur­ga de US$220.000 mi­llo­nes de bo­nos cor­po­ra­ti­vos con gra­do de in­ver­sión el año pa­sa­do.

Es­te año, unos US$100.000 mi­llo­nes adi­cio­na­les de la deu­da de los paí­ses en desa­rro­llo po­drían ser de­gra­da­dos a ba­su­ra con­for­me Moody’s In­ves­tors Ser­vi­ce y S&P Glo­bal Ra­tings eva­lúan los efec­tos de la cri­sis del pe­tró­leo, se­gún los ana­lis­tas de Bar­clays. Los bo­nos que fue­ron re­ba­ja­dos al gra­do es­pe­cu­la­ti­vo, tam­bién lla- ma­dos án­ge­les caí­dos, han pro­por­cio­na­do a los in­ver­sio­nis­tas ren­di­mien­tos de un 8,6% es­te año, su­peran­do a los ín­di­ces de los mer­ca­dos emer­gen­tes y a sus pa­res de al­to ren­di­mien­to, se­gún da­tos de Bank of Ame­ri­ca Me­rrill Lynch y Bloom­berg.

“En es­te en­torno, las re­ba­jas de las ca­li­fi­ca­cio­nes es­tán crean­do opor­tu­ni­da­des”, di­jo An­ton Ker­ke­ne­zov, un ge­ren­te de car­te­ra de Avi­va In­ves­tors con ofi­ci­na en Lon­dres, que ayu­da a su­per­vi­sar al­re­de­dor de US$5.000 mi­llo­nes de la deu­da de los mer­ca­dos emer­gen­tes, in­clu­yen­do a los án­ge­les caí­dos. “Cuan­do tie­nes con­di­cio­nes cre­di­ti- cias que sa­bes que son bas­tan­te es­ta­bles y sólidas, pe­ro que han si­do cas­ti­ga­das por las agencias de ca­li­fi­ca­ción, pue­des in­ver­tir a un me­nor pre­cio y es­pe­rar una re­cu­pe­ra­ción”.

Los bo­nos de las em­pre­sas nor­mal­men­te caen des­pués de una re­ba­ja a ba­su­ra a cau­sa de las ven­tas for­za­das de ges­to­res de fon­dos cu­yas re­glas de in­ver­sión les im­pi­den te­ner una deu­da ba­jo el gra­do de in­ver­sión. Eso crea una opor­tu­ni­dad de com­pra pa­ra aque­llos que es­tén en con- di­cio­nes de efec­tuar­la. Si bien en sep­tiem­bre pa­sa­do S&P de­gra­dó a ba­su­ra a Pe­tró­leo Bra­si­lei­ro SA y eso ini­cial­men­te pro­vo­có que sus bo­nos al­can­za­ran una má­xi­ma his­tó­ri­ca, dos me­ses des­pués vol­vie­ron a caer a los ni­ve­les pre­vios a la re­ba­ja de la ca­li­fi­ca­ción.

La his­to­ria su­gie­re que los án­ge­les caí­dos em­pie­zan a su­pe­rar a sus pa­res en los dos me­ses pos­te­rio­res a la de­gra­da­ción, di­jo Badr El Mou­ta­wa­kil, un es­tra­te­ga de cré­di­to de Bar­clays con ofi­ci­na en Lon­dres. Por lo ge­ne­ral, re­cu- pe­ran la ma­yor par­te de las pér­di­das en las que in­cu­rrie­ron en los cua­tro me­ses pre­vios, aun­que no to­das, di­jo en la in­ves­ti­ga­ción de la que fue coau­tor en fe­bre­ro. Los ren­di­mien­tos de es­te año se com­pa­ran con un 6,9% pa­ra el to­tal de la deu­da cor­po­ra­ti­va de mer­ca­dos emer­gen­tes, y con un 7% pa­ra sus pa­res de al­to ren­di­mien­to, de acuer­do con los ín­di­ces de Bloom­berg.

Los in­ver­sio­nis­tas que bus­can al­ter­na­ti­vas a los ren­di­mien­tos ne­ga­ti­vos en el mun­do desa­rro­lla­do pue­den pa­sar por al­to el de­te­rio­ro de las con­di­cio­nes cre­di­ti­cias que de­ri­va de los me­no­res pre­cios de los pro­duc­tos bá­si­cos de­bi­do a la ba­ja pro­ba­bi­li­dad de im­pa­go. En Eu­ro­pa, a pe­sar de que S&P es­pe­ra que la ta­sa de mo­ro­si­dad de las em­pre­sas con ca­li­fi­ca­ción ba­su­ra suba es­te año, és­tas só­lo re­pre­sen­ta­rán un 2,4% de la deu­da, fren­te al 2,1% de 2015.

El vo­lu­men de án­ge­les caí­dos de los paí­ses en desa­rro­llo se ha mul­ti­pli­ca­do en los úl­ti­mos 18 me­ses, ya que el de­rrum­be de los pre­cios del pe­tró­leo y de las mo­ne­das lo­ca­les a mí­ni­mas mul­ti­anua­les han dre­na­do las ar­cas cor­po­ra­ti­vas.

El ma­yor ban­co de Sui­za, UBS, po­dría au­to­ri­zar el uso de ta­sas de in­te­rés ne­ga­ti­vas pa­ra sus clien­tes acau­da­la­dos o aña­dir nue­vos car­gos por ges­tio­nes pa­ra ga­ran­ti­zar ren­ta­bi­li­dad y re­tor­nos de ca­pi­tal en el ac­tual am­bien­te fi­nan­cie­ro, di­jo el pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de la com­pa­ñía.

UBS ya apli­ca ta­sas ne­ga­ti­vas a sus clien­tes cor­po­ra­ti­vos, pe­ro el anun­cio del pre­si­den­te eje­cu­ti­vo Ser­gio Er­mot­ti cons­ti­tu­ye una se­ñal so­bre la pre­sión que en­fren­tan los pres­ta­mis­tas sui­zos por la po­lí­ti­ca del ban­co cen­tral del país de im­ple­men­tar ti­pos de in­te­rés ne­ga­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.