“Hoy no bas­ta con ge­ne­rar di­ne­ro, hay que re­de­fi­nir el con­cep­to de éxi­to”

—Pi­no­chet se­ña­la que apli­car cri­te­rios de sus­ten­ta­bi­li­dad va en di­rec­ta re­la­ción con el aho­rro de cos­tos. —Ade­más cuen­ta có­mo es­tán re­la­cio­nán­do­se las em­pre­sas con sus sta­kehol­ders.

Pulso - - Empresas & Mercados - Una en­tre­vis­ta de PAU­LA NÚ­ÑEZ LÓ­PEZ ¿Có­mo ha vis­to la evo­lu­ción em­pre­sa­rial en nues­tro país?

DU­RAN­TE AÑOS tra­ba­jó en el sec­tor pri­va­do, sin em­bar­go es­te en­torno no lo­gra­ba dar res­pues­ta a sus as­pi­ra­cio­nes, por lo que a fi­nes de los 90, Juan Pe­dro Pi­no­chet en­tró a Un Te­cho pa­ra Chi­le (ac­tual­men­te Te­cho), en­ti­dad don­de se desem­pe­ñó co­mo di­rec­tor eje­cu­ti­vo por 12 años. Tras su pa­so por es­ta or­ga­ni­za­ción, de­ci­dió me­ter­se en el mun­do de la sus­ten­ta­bi­li­dad, área don­de po­dría mez­clar lo que él lla­ma “lo me­jor de los dos mun­dos”. En otras pa­la­bras, ges­tión em­pre­sa­rial, don­de la cohe­ren­cia con las co­mu­ni­da­des y la ges­tión me­dioam­bien­tal son pi­la­res es­tra­té­gi­cos. Ac­tual­men­te es el ge­ren­te ge­ne­ral de la con­sul­to­ra Ges­tión So­cial.

¿Qué vi­sión tie­ne de la sus­ten­ta­bi­li­dad?

—Nues­tro pro­pó­si­to es cam­biar la em­pre­sa pa­ra cam­biar al mun­do. Es de­cir, a par­tir de la em­pre­sas que­re­mos con­tri­buir a tra­vés de tres ejes: Pri­me­ro, el ne­go­cio co­mo tal en to­da la ca­de­na de va­lor, don­de de­be­rían ha­ber cri­te­rios de sos­te­ni­bi­li­dad. Se­gun­do, la mar­ca, ya que ca­da vez en­ten­de­mos que es la iden­ti­dad de la em­pre­sa, la cual de­be re­fle­jar en al­gu­na me­di­da lo que la so­cie­dad pi­de, que es ma­yor cohe­ren­cia y con­sis­ten­cia en­tre lo que soy y lo que ha­go. El úl­ti­mo eje son las per­so­nas, don­de la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial o sos­te­ni­bi­li­dad de­ben te­ner­la co­mo pri­mer fo­co. —La res­pon­sa­bi­li­dad so­cial par­tió co­mo fi­lan­tro­pía y creo que aún el 90% de­be las em­pre­sas se ri­ge de esa for­ma. De ahí se ori­gi­na el mar­ke­ting con cau­sa, don­de to­dos usa­ban las donaciones pa­ra su­mar los atri­bu­tos de la fun­da­ción a la or­ga­ni­za­ción. Des­pués sur­gió el con­cep­to de mi­ti­ga­ción de ries­gos, so­bre to­do en áreas co­mo la mi­ne­ría o ener­gía. La más re­cien­te con­sis­te en en­ten­der el desa­rro­llo sos­te­ni­ble co­mo un pro­ce­so pro­gre­si­vo y con­ti­nuo de me­jor ca­li­dad de vi­da ba­jo los im­pe­ra­ti­vos del ám­bi­to so­cial, me­dioam­bien­tal y eco­nó­mi­co.

¿Cree que la so­cie­dad real­men­te es­tá exi­gien­do esa mi­ra­da en las com­pa­ñías?

—De to­das ma­ne­ras. Ya no se en­tien­de a la em­pre­sa co­mo un or­ga­nis­mo que só­lo bus­ca ma­xi­mi­zar las uti­li­da­des. Aho­ra es más com­ple­jo. En­ton­ces, si en­ten­de­mos que la com­pa­ñía tie­ne que ser el fiel re­fle­jo de la so­cie­dad, hay una ca­de­na que ya no se pue­de de­sin­te­grar. So­bre to­do hoy, cuan­do la so­cie­dad es­tá em­pu­jan­do a la em­pre­sa a ha­cer­se res­pon­sa­ble y am­pliar la mi­ra­da. Sin em­bar­go, aún se tie­ne es­ta vi­sión don­de la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial es el área hip­pie de la em­pre­sa.

Más allá de las gran­des co­mo mi­ne­ría o ener­gía que ven en es­ta área la dis­mi­nu­ción de ries­gos, ¿las em­pre­sas de me­nor ta­ma­ño es­tán adop­tan­do es­tas po­lí­ti­cas?

— To­da­vía cues­ta. Si­gue sien­do ca­ro ser res­pon­sa­ble. Hay una vi- sión de que es­to es más gas­to. Pe­ro, in­de­pen­dien­te del ta­ma­ño de la em­pre­sa, si em­pe­za­mos a con­si­de­rar que es par­te del ne­go­cio y si en­ten­de­mos que la sos­te­ni­bi­li­dad es el có­mo lo es­ta­mos ha­cien­do (no el qué), se tra­ta de una vi­sión vá­li­da in­de­pen­dien­te­men­te del ta­ma­ño de la em­pre­sa. Hoy no bas­ta con ge­ne­rar di­ne­ro, hay que re­de­fi­nir el con­cep­to del éxi­to por­que la so­cie­dad hoy lo es­tá exi­gien­do. Cuan­do se ha­ce un ne­go­cio y se es­ta­ble­ce la pla­ni­fi­ca­ción es­tra­té­gi­ca, tie­nes que ne­ce­sa­ria­men­te po­ner las dis­tin­tas va­ria­bles so­bre la me­sa.

¿Qué es lo que se ne­ce­si­ta pa­ra apli­car es­tos cri­te­rios?

—Nues­tro país avan­zó mu­cho en las úl­ti­mas dos dé­ca­das, cua­dru­pli­có su PIB. Ya no son tan ne­ce­sa­rias las me­dia­guas, ya no se ve tan­to la po­bre­za fí­si­ca, sino que pa­sa­mos a te­ner otro ti­po de po­bre­za, una que es de víncu­lo. Cuan­do nues­tra so­cie­dad ad­quie­re es­tos ma­ti­ces más com­ple­jos, em­pie­za a emer­ger otro rol que tie­ne que ver con ge­ne­rar el víncu­lo con las per­so­nas, por­que ya no hay vi­da de ba­rrio, nues­tros círcu­los tam­bién se han ido achi­can­do y te­ne­mos me­nos amis­ta­des.

¿Qué cam­bios ha vis­to res­pec­to a la re­la­ción de las em­pre­sas?

—Las trans­for­ma­cio­nes que ha su­fri­do nues­tra so­cie­dad se tra­du­cen hoy en có­mo ac­túan los gru­pos de in­te­rés. Por lo mis­mo es que no­so­tros tra­ta­mos de in­ter­pre­tar es­tas nue­vas for­mas de re­la­cio­nar­se con los sta­kehol­ders, ya sea a ni­vel co- mu­ni­dad, pro­vee­do­res, me­dioam­bien­te o tra­ba­ja­do­res.

¿Qué im­por­tan­cia tie­ne hoy el in­cor­po­rar es­ta vi­sión sus­ten­ta­ble?

—Ha­ce que las em­pre­sas, con ma­yor vi­sión de lar­go pla­zo, pue­dan au­men­tar in­gre­sos o dis­mi­nuir gas­tos. A par­tir de eso, los em­pre­sa­rios tie­nen que in­cor­po­rar en su ADN es­ta vi­sión, es­ta nue­va for­ma de ha­cer ne­go­cios.

¿Có­mo es­tán tra­ba­jan­do las em­pre­sas chi­le­nas la re­la­ción con sus co­mu­ni­da­des, qué pa­sa con el re­la­cio­na­mien­to tem­prano?

—Por lo ge­ne­ral, ac­tual­men­te, una em­pre­sa que bus­ca desa­rro­llar un pro­yec­to que ne­ce­sa­ria­men­te afec­ta a cier­tas lo­ca­li­da­des, es­tá uti­li­zan­do po­lí­ti­cas de res­pues­ta reac­ti­va. Esa em­pre­sa que po­nía co­mo un apén­di­ce el des­ti­nar cier­to mon­to a la co­mu­ni­dad, hoy se da cuen­ta que a la lar­ga, es más ca­ro y que pa­ra el si­guien­te pro­yec­to, de­be in­cor­po­rar la en el desa­rro­llo del mis­mo, por­que se da cuen­ta que si lo ha­ce de for­ma tem­pra­na y an­ti­ci­pa­da, va a aho­rrar cos­tos y tiem­po.

Se­gui­mos pen­san­do y ali­men­tan­do a las co­mu­ni­da­des en es­ta es­truc­tu­ra ver­ti­cal, don­de cree­mos que con di­ne­ro so­lu­cio­na­mos los pro­ble­mas. Pe­ro así no es­toy lo­gran­do que la co­mu­ni­dad crez­ca en ba­se a au­to­ges­tión pa­ra con­se­guir crear un po­lo de desa­rro­llo.

“Ya no se en­tien­de a la em­pre­sa co­mo un or­ga­nis­mo que só­lo bus­ca ma­xi­mi­zar las uti­li­da­des, es más com­ple­jo”.

¿Qué pa­sa cuan­do sí se ha­ce par­tí­ci­pe a la co­mu­ni­dad?

“Aún se tie­ne es­ta vi­sión don­de la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial es el área hip­pie de la em­pre­sa”.

“Las trans­for­ma­cio­nes que ha su­fri­do nues­tra so­cie­dad hoy se tra­du­cen en có­mo ac­túan los gru­pos de in­te­rés”.

— Ge­ne­ro cri­te­rios de co­rres­pon­sa­bi­li­dad. La co­mu­ni­dad no só­lo ejer­ce sus de­re­chos, sino que tam­bién sus de­be­res y hoy , nues­tra so­cie­dad es­tá más da­da a exi­gir de­re­chos que de­be­res. La em­pre­sa que desa­rro­lla un pro­yec­to a lar­go pla­zo tie­ne que ser ca­paz de pen­sar en ge­ne­rar ha­bi­li­da­des que le per­mi­ta ha­cer cre­cer a la co­mu­ni­dad. Sin em­bar­go, a pe­sar de lo bo­ni­to que sue­na, mu­chos ven es­to co­mo al­go pe­li­gro­so por­que creen que si les en­se­ño a au­ges­tio­nar­se o a or­ga­ni­zar­se, es­te em­po­de­ra­mien­to se pue­de ve­nir de vuel­ta.

¿Y cuál es la cla­ve en­ton­ces?

— La trans­pa­ren­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.