Goic: preo­cu­pa­ción de los po­bres no son las re­for­mas, sino que có­mo cu­brir sus ne­ce­si­da­des

El obis­po de Ran­ca­gua se­ña­ló que en el de­ba­te pa­ra fi­jar el sa­la­rio mí­ni­mo se ha pues­to el cre­ci­mien­to por so­bre la vi­da dig­na de las per­so­nas.

Pulso - - Economia & Dinero - CAR­LOS ALON­SO M.

En 2007 acu­ñó el con­cep­to de suel­do éti­co de $ 250 mil, cuan­do el mon­to es­ta­ba en $144 mil. Aho­ra, nue­ve años des­pués, di­ce que el suel­do éti­co de­be­ría es­tar en $400 mil. Pa­ra lle­gar a es­te cálcu­lo mon­se­ñor Ale­jan­dro Goic no uti­li­zó mo­de­los eco­nó­mi­cos, sino que su ex­pe­rien­cia dia­ria, la que fue com­par­ti­da en un se­mi­na­rio or­ga­ni­za­do ayer por la Fun­da­ción Chi­le 21.

En el even­to, Goic de­ba­tió jun­to a los eco­no­mis­tas de Li­ber­tad y Desa­rro­llo (LyD), Ce­ci­lia Ci­fuen­tes, y de Chi­le 21, Ra­fael Urrio­la. En el pa­nel tam­bién es­tu­vie­ron pre­sen­tes los ex mi­nis­tros Car­los Omi­na­mi y Fran­cis­co Vidal.

En su ex­po­si­ción, el obis­po de Ran­ca­gua se­ña­ló que “más que un te­ma ne­ta­men­te eco­nó­mi­co, mi vi­sión apun­ta a que el sa­la­rio al­can­ce a cu­brir las ne­ce­si­da­des bá­si­cas co­mo ali­men­tos, sa­lud, vi­vien­da, edu­ca­ción”. Sin em­bar­go, aña­dió que en es­te de­ba­te ha es­ta­do pre- sen­te el cre­ci­mien­to del PIB por so­bre la vi­da dig­na de las per­so­nas más vul­ne­ra­bles, y la pro­duc­ti­vi­dad so­bre el tra­ba­jo de­cen­te. “La vi­sión éti­ca es­tá le­jos de es­ta dis­cu­sión”, pre­ci­só.

Goic en­fa­ti­zó que la prin­ci­pal preo­cu­pa­ción que tie­nen los pen­sio­na­dos y sec­to­res más vul­ne­ra­bles “no es la nue­va Cons­ti­tu­ción ni las re­for­mas, sino que la an­gus­tia que sien­ten por­que no tie­nen los re­cur­sos pa­ra vi­vir dig­na­men­te, ni cu­brir sus ne­ce­si­da­des bá­si­cas. Esa es su ver­da­de­ra preo­cu­pa­ción”. Pa­ra Mon­se­ñor Goic “el sa­la­rio mí­ni­mo éti­co de­be­ría re­co­no­cer la dig­ni­dad de las per­so­nas y no só­lo el cre­ci­mien­to”.

Pos­te­rior­men­te, Ci­fuen­tes se­ña­ló que el prin­ci­pal pro­ble­ma de la po­bre­za no es el sa­la­rio mí­ni­mo, sino que la ba­ja par­ti­ci­pa­ción la­bo­ral de los seg­men­tos más vul­ne­ra­bles. “Los ba­jos in­gre­sos se ex­pli­can prin­ci­pal­men­te por una re­du­ci­da par­ti­ci­pa­ción en el mer­ca­do for­mal de los gru­pos vul­ne­ra­bles”, di­jo.

Ade­más, la eco­no­mis­ta apun­tó que “un au­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo del sa­la­rio mí­ni­mo be­ne­fi­cia­ría a un gru­po muy mi­no­ri­ta­rio de tra­ba­ja­do­res, por lo que po­dría ha­ber una pér­di­da de tra­ba­jo for­mal y ma­yo­res di­fi­cul­ta­des de ac­ce­so”.

Asi­mis­mo, Ci­fuen­tes aña­dió que “los efec­tos de la cre­cien­te au­to­ma­ti­za­ción de­ben ser to­ma­dos en cuen­ta”. A su turno, Car­los Omi­na­mi se­ña­ló que en es­te de­ba­te se de­be avan­zar ha­cia un equi­li­brio en­tre un in­gre­so que per­mi­ta me­jo­rar el bie­nes­tar de los tra­ba­ja­do­res, dis­mi­nuir la de­sigual­dad y la po­bre­za, pe­ro con­ci­lián­do­lo con el desa­rro­llo de la eco­no­mía. En el pa­nel de Chi­le 21, Fran­cis­co Vidal, Mon­se­ñor Goic, Ce­ci­lia Ci­fuen­tes y Car­los Omi­na­mi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.