Ja­vier Cou­so: “La ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal que­da ab­so­lu­ta­men­te pos­ter­ga­da, y no hay na­da que una ley cor­ta pue­da ha­cer”

Pulso - - Economia & Dinero - PIERINA BERTONI ¿Qué es lo que más res­ca­ta de él?

—Ja­vier Cou­so es ta­jan­te en se­ña­lar que es­te fa­llo del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal ( TC) cam­bió la Cons­ti­tu­ción, sin te­ner la atri­bu­ción pa­ra ello. El miem­bro del equi­po ju­rí­di­co del Go­bierno en es­ta ma­te­ria, re­fle­xio­na so­bre las con­se­cuen­cias que ten­drá la re­so­lu­ción del TC, tras co­no­cer­se su fun­da­men­ta­ción.

¿Qué le pa­re­ció el fa­llo?

— Es­ta fun­da­men­ta­ción del fa­llo a mi jui­cio no fue de­ma­sia­do sor­pren­den­te, más allá de que adop­tan una vi­sión ex­tre­ma­da­men­te in­di­vi­dua­lis­ta del de­re­cho a ne­go­ciar co­lec­ti­va­men­te. Me pa­re­ce bas­tan­te de­li­ca­do que de ha­ber ha­bi­do una opi­nión di­fe­ren­te de uno so­lo de los mi­nis­tros, el fa­llo ha­bría si­do dis­tin­to. Si no se hu­bie­ra ido en agos­to pa­sa­do el mi­nis­tro Fer­nán­dez que ju­bi­ló, el fa­llo ha­bría si­do dis­tin­to.

¿Los vo­tos se ali­nea­ron po­lí­ti­ca­men­te?

— Hu­bo una ali­nea­ción en ti­tu­la­ri­dad, que era el co­ra­zón de lo que es­ta­ba en jue­go, bas­tan­te pre­de­ci­ble. Vo­ta­ron en con­tra de la ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal to­dos los mi­nis­tros que tie­nen una sen­si­bi­li­dad po­lí­ti­ca de cen­tro­de­re­cha, y a fa­vor de ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal los 4 que tie- nen una sen­si­bi­li­dad po­lí­ti­ca de cen­troiz­quier­da.

¿Es en­ton­ces un fa­llo más po­lí­ti­co que téc­ni­co?

— Es una mues­tra de que es­te es un fa­llo ex­tre­ma­da­men­te ajus­ta­do, no es un fa­llo con­tun­den­te. Es pe­no­so que el pri­mer fa­llo, que de­ter­mi­na cuál es el sta­tus cons­ti­tu­cio­nal de los sin­di­ca­tos, es­ta­ble­ce prác­ti­ca­men­te una equi­pa­ra­ción en­tre los sin­di­ca­tos y es­tos gru­pos ne­go­cia­do­res, al­go que no tie­ne pre­ce­den­te en el de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal com­pa­ra­do. No es un te­ma de si es po­lí­ti­co o no, es un te­ma de que en fa­llos que tie­nen es­ta tras­cen­den­cia, es la­men­ta­ble que sea por una per­so­na. De cam­biar la com­po­si­ción de es­te tri­bu­nal a fu­tu­ro, nos ve­ría­mos qui­zás en la si­tua­ción de que es­te fa­llo se re­vier­ta y eso ge­ne­ra muy po­ca cer­te­za pa­ra el fu­tu­ro.

¿Qué opi­na de que el TC le en­tre­gue el de­re­cho a ne­go­ciar al tra­ba­ja­dor?

— Co­mo lo plan­tea el vo­to de mi­no­ría, pa­ra los cua­tro mi­nis­tros que es­tu­vie­ron en con­tra de es­to, es­tá bas­tan­te acre­di­ta­do que los gru­pos ne­go­cia­do­res sue­len ser una prác­ti­ca an­ti­sin­di­cal, sue­len ser uti­li­za­dos co­mo una prác­ti­ca pa­ra mi­nar el rol que jue­gan los sin­di­ca­tos.

¿Mo­di­fi­ca la Cons­ti­tu­ción?

— El fa­llo co­me­te el error, a mi jui­cio, de ele­var, sin que la Cons­ti­tu­ción lo ha­ga, a los gru­pos ne­go­cia­do­res. Es­te fa­llo mo­di­fi­ca la Cons­ti­tu­ción, la es­tá re­for­man­do sin te­ner atri­bu­cio­nes. Hay ve­ces en que los tribunales in­ter­pre­tan la Cons­ti­tu­ción y hay otras ve­ces que la cam­bian con sus fa­llos. A mi jui­cio és­te es un ca­so de esos úl­ti­mos.

¿Qué op­cio­nes tie­ne el Go­bierno pa­ra tra­tar de sal­var el co­ra­zón de la Re­for­ma La­bo­ral?

— Ha­bía dos co­sas im­por­tan­tes de la re­for­ma: una era la ti­tu­la­ri­dad y la otra era la huel­ga efec­ti­va. Es­ta úl­ti­ma no fue im­pug­na­da, así que eso se sal­vó. Da­do que el TC ha plan­tea­do es­to so­bre la ti­tu­la­ri­dad, no de­ja al­ter­na­ti­va sino una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal, por­que co­mo el Go­bierno de­be aca­tar el fa­llo y el Par­la­men­to tam­bién, no hay na­da que se pue­da ha­cer.

¿Con es­to en­ton­ces mue­re la ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal?

— Por el fu­tu­ro in­me­dia­to y me­dia­to, la ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal que se in­ten­tó in­cor­po­rar que­da ab­so­lu­ta­men­te pos­ter­ga­da, y no hay na­da que una ley cor­ta pue­da ha­cer al res­pec­to.

¿La R. La­bo­ral co­mo se pen­só en su mo­men­to no po­dría sa­lir has­ta que no se ha­ga un cam­bio cons­ti­tu­cio­nal?

— Da­da es­ta in­ter­pre­ta­ción que en la prác­ti­ca mo­di­fi­ca la Cons­ti­tu­ción, si qui­sie­ra al­te­rar­se lo que re­sol­vió la ma­yo­ría, la úni­ca al­ter­na­ti­va se­ría una re­for­ma al ar­tícu­lo 19 nú­me­ro 16 y nú­me­ro 19, por­que en Chi­le afor­tu­na­da­men­te to­dos los go­bier­nos res­pe­tan los fa­llos del TC.

¿Se­ría una op­ción fac­ti­ble?

— No, me pa­re­ce que es evi­den­te que no es fac­ti­ble por un pro­ble­ma de tiem­pos po­lí­ti­cos y de ener­gía po­lí­ti­ca. Es­to pro­ba­ble­men­te va a que­dar pen­dien­te a fu­tu­ro. Lo que es­te fa­llo ha­ce en la prác­ti­ca, es pos­ter­gar un de­ba­te la­bo­ral que el país se va a vol­ver a plan­tear en un par de años.

— Es un fa­llo bien fun­da­men­ta­do, ra­zo­na­do. De to­do lo que se ha leí­do, el fa­llo res­pal­da y re­co­no­ce to­do lo que no­so­tros siem­pre di­ji­mos en ma­te­ria de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad. Abor­da to­dos los as­pec­tos que uno qui­sie­ra que se de­ba­tan, las nor­mas na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, la Cons­ti­tu­ción po­lí­ti­ca.

— La cla­ri­dad. Que­da en cla­ro que de ha­ber­se apro­ba­do la Re­for­ma La­bo­ral con la ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal que plan­tea­ba el Go­bierno, se ha­bría caí­do en un mo­no­po­lio sin­di­cal. Eso es lo más con­tun­den­te del fa­llo, lo que tam­bién va en la lí­nea de que siem­pre el su­je­to que se in­ten­tó pro­te­ger era el tra­ba­ja­dor y su li­ber­tad de ele­gir.

¿Có­mo que­dan con es­to los gru­pos ne­go­cia­do­res?

— Que­dan igual­men­te le­gi­ti­ma­dos pa­ra po­der ejer­cer el de­re­cho a ne­go­cia­ción co­lec­ti­va que la Cons­ti­tu­ción les re­co­no­ce, por­que la Cons­ti­tu­ción ha­bla del de­re­cho de los tra­ba­ja­do­res. El TC de­jó cla­ro que la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va es un de­re­cho que se ejer­ce de mo­do co­lec­ti­vo, pe­ro es in­di­vi­dual.

¿Es­tán con­for­mes con el fa­llo?

— Ob­via­men­te, da­do que tam­bién ale­ga­mos otros dos as­pec­tos co­mo de­re­cho a la in­for­ma­ción y ne­go­cia­ción in­ter­em­pre­sa, nos hu­bie­ra gus­ta­do que se ob­tu­vie­ran y ha­bía fun­da­men­tos muy cla­ros pa­ra eso. Pe­ro sí que­da­mos con­for­mes, por­que no es la de­fen­sa de in­tere­ses de nin­gún gru­po en par­ti­cu­lar, sino que es la de­fen­sa de to­dos los tra­ba­ja­do­res, que pue­dan ejer­cer li­bre­men­te su de­re­cho a ele­gir có­mo ne­go­ciar y que esa elec­ción que hi­cie­ran no fue­ra dis­cri­mi­na­to­ria. Por­que cla­ro, los gru­pos ne­go­cia­do­res es­ta­ban en la ne­go­cia­ción se­mi re­gla­da, pe­ro era sin de­re­cho a fue­ro o a huel­ga.

¿Có­mo evalúa que no se aco­gie­ra el re­cla­mo por el de­re­cho de la in­for­ma­ción?

— No­so­tros pen­sa­mos que es un te­ma re­le­van­te, por­que en la pla­ni­lla de re­mu­ne­ra­cio­nes uno ve mu­cho más que un suel­do, ve los des­cuen­tos en don­de se pue­de de­no­tar al­go muy pri­va­do, co­mo un tra­ta­mien­to mé­di­co, prés­ta­mos, pen­sio­nes ali­men­ti­cias por ejem­plo, lo que es in­for­ma- ción de la vi­da pri­va­da. Cree­mos que es­te pue­de ser un te­ma que en el fu­tu­ro va a ge­ne­rar con­tro­ver­sia.

¿Y en ne­go­cia­ción in­ter­em­pre­sa?

— Era una nor­ma con­fu­sa, en don­de el tri­bu­nal es­ti­mó que la redacción que te­nía la nor­ma no im­pli­ca­ba una ne­go­cia­ción ra­mal. Pe­ro el de­ta­lle im­por­tan­te es que quien re­pre­sen­ta a los tra­ba­ja­do­res de la em­pre­sa no ne­ce­sa­ria­men­te va a ser tra­ba­ja­dor de esa mis­ma em­pre­sa y, por lo tan­to, va a ha­ber una ne­go­cia­ción con un re­pre­sen­tan­te ajeno a la fir­ma.

¿Se cie­rra la puer­ta a la ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal con es­te fa­llo?

— Creo que sí. Cual­quier in­ten­to del Go­bierno, de mo­do di­rec­to o in­di­rec­to, tran­si­to­rio, per­ma­nen­te, ac­ce­so­rio de nor­mas que in­sis­tan en lo que cla­ra­men­te el TC de­cla­ró in­cons­ti­tu­cio­nal, es in­cons­ti­tu­cio­nal. Cuan­do uno pier­de, pier­de y cuan­do ga­na, ga­na, y en es­te ca­so el Go­bierno ga­nó dos as­pec­tos. Creo que lo ra­cio­nal, y lo que co­rres­pon­de a un Go­bierno que quie­re ir ce­rran­do los ca­pí­tu­los pa­ra que las co­sas va­yan te­nien­do más se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca, más cla­ri­dad pa­ra to­dos los ac­tos, se­ría sen­ci­lla­men­te que la ley cor­ta se re­mi­tie­ra a ade­cuar to­dos los as­pec­tos a con­cre­tar en el pro­yec­to de ley, la to­tal va­li­dez y constitucionalidad de los gru­pos ne­go­cia­do­res, que son un ac­tor, tal co­mo el fa­llo lo di­ce, igual­men­te vá­li­do que los sin­di­ca­tos en una ne­go­cia­ción co­lec­ti­va. El fa­llo es tan cla­ro, tie­ne una tra­za­bi­li­dad ju­rí­di­ca tan cla­ra, hay un de­ta­lle tan es­pe­ci­fi­co, que la ver­dad es que na­die pue­de no en­ten­der que cual­quier in­ten­to por in­sis­tir en nor­mas de ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal es in­vá­li­do.

GRU­POS NE­GO­CIA­DO­RES “El fa­llo co­me­te el error de ele­var a los gru­pos ne­go­cia­do­res, sin que la Cons­ti­tu­ción lo ha­ga”.

REF. CONS­TI­TU­CIO­NAL “Da­do que el TC ha plan­tea­do es­to so­bre la ti­tu­la­ri­dad, no de­ja al­ter­na­ti­va sino una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal”.

CON­SE­CUEN­CIAS “Lo que es­te fa­llo ha­ce en la prác­ti­ca, es pos­ter­gar un de­ba­te la­bo­ral que el país se va a vol­ver a plan­tear en un par de años”. TI­TU­LA­RI­DAD SIN­DI­CAL “Na­die pue­de no en­ten­der que cual­quier in­ten­to de ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal es in­vá­li­do”.

GRU­POS NE­GO­CIA­DO­RES “Son un ac­tor igual­men­te vá­li­do que los sin­di­ca­tos en una ne­go­cia­ción co­lec­ti­va”.

DE­RE­CHO A IN­FOR­MA­CIÓN “En la pla­ni­lla de re­mu­ne­ra­cio­nes uno ve mu­cho más que un suel­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.