Ri­car­do Sen­nes, de Atlan­tic Coun­cil: “Pa­ra el PT se­ría un error lla­mar a elec­cio­nes aho­ra”

En cuan­to al pro­ce­so, ¿cuá­les son las di­fe­ren­cias res­pec­to de la vo­ta­ción del 17 de abril en la Cá­ma­ra? ¿Por qué?

Pulso - - Actualidad & Politica - PAU­LA NAMUR Y.

— El ana­lis­ta de Atlan­tic Coun­cil pa­ra Bra­sil, Ri­car­do Sen­nes, quien tam­bién es so­cio de la con­sul­to­ra Pros­pec­ti­va, con se­de en Sao Pau­lo, ase­gu­ra que, aun­que to­da­vía es po­si­ble que el go­bierno lo­gre ha­cer al­go so­bre la vo­ta­ción de la ad­mi­si­bi­li­dad del im­peach­ment, lo má­xi­mo que po­drían lo­grar se­ría re­tra­sar­la un par de días, pe­ro que la de­ci­sión ya es­tá to­ma­da. Por otra par­te, ase­gu­ra que la man­da­ta­ria cum­pli­rá con su pa­la­bra y no re­nun­cia­rá, por­que ha­cer­lo y con­vo­car a elec­cio­nes no ten­dría nin­gún sen­ti­do da­da la ba­jí­si­ma apro­ba­ción ac­tual del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT).

Lue­go de la pre­sen­ta­ción de úl­ti­ma ho­ra de un re­cur­so an­te la Cor­te Su­pre­ma, por par­te del go­bierno, ¿Pue­de ser que hoy no se reali­ce la vo­ta­ción?

—Siem­pre es po­si­ble. El pro­ce­so en Bra­sil es muy fle­xi­ble. Hay va­rios es­pa­cios don­de las mi­no­rías pue­den cues­tio­nar al­gu­nas de­ci­sio­nes. No me sor­pren­de­ría si sur­ge una pe­que­ña ges­tión pa­ra atra­sar­lo un día, pe­ro aun­que esos mo­vi­mien­tos pue­den ocu­rrir, es­tá bas­tan­te con­so- li­da­da la ma­yo­ría a fa­vor del im­peach­ment. El sis­te­ma po­lí­ti­co bra­si­le­ño es permea­ble pa­ra es­tas ges­tio­nes. De he­cho, la Cor­te Su­pre­ma no es ho­mo­gé­nea en Bra­sil: de los 11 mi­nis­tros de la Cor­te Su­pre­ma, dos o tres tie­nen una vi­sión más crí­ti­ca de có­mo va el pro­ce­so del im­peach­ment. En­ton­ces, de­pen­dien­do de la ca­pa­ci­dad de los ac­to­res de mo­vi­li­zar­se en al­gu­nas de las bre­chas ins­ti­tu­cio­na­les en la Cá­ma­ra, en el Se­na­do y la Cor­te Su­pre­ma, pue­den usar me­di­das pa­ra pos­ter­gar la vo­ta­ción. Pe­ro es po­co pro­ba­ble, y si ocu­rre, pue­de atra­sar uno o dos días, o má­xi­mo una se­ma­na, el pro­ce­so, pe­ro la ad­mi­si­bi­li­dad del im­peach­ment se apro­ba­rá en el cor­to pla­zo.

Res­pec­to de la vo­ta­ción de hoy en el Se­na­do, ¿pue­de re­tra­sar­se más allá de la me­dia­no­che, co­mo es­tá pre­vis­to?

—Es­tá pre­vis­to 15 mi­nu­tos pa­ra ca­da uno de los 81 se­na­do­res y no siem­pre obe­de­cen los 15 mi­nu­tos. De to­das ma­ne­ras, el pre­si­den­te del Se­na­do, Re­nan Cal­hei­ros, di­jo que la in­ten­ción de él es vo­tar la acep­ta­bi­li­dad del im- peach­ment an­tes de la me­dia­no­che, en­ton­ces in­ten­ta­rá ha­cer­lo. Él tie­ne mu­cha ex­pe­rien­cia, es­tá muy en­tre­na­do en es­ta fun­ción. —El Se­na­do tie­ne un ri­tual y los po­lí­ti­cos en ge­ne­ral tie­nen más ex­pe­rien­cia y tien­den me­nos a un de­ba­te aca­lo­ra­do, en­ton­ces su pro­nun­cia­mien­to es bas­tan­te pon­de­ra­do. Pe­se a que es año de elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les, y que los se­na­do­res in­ten­ta­rán apro­ve­char su tiem­po en su pro­pia cam­pa­ña, de cual­quier ma­ne­ra, son va­ria­bles que no van a re­ver­tir la ex­pec­ta­ti­va de apro­ba­ción.

¿Qué po­si­bi­li­dad tie­ne la Pre­si­den­ta de re­nun­ciar lle­ga­do es­te pun­to?

—Es muy po­co pro­ba­ble, por dos ra­zo­nes. Una es que a la man­da­ta­ria no le con­vie­ne por­que ha di­cho que es una mu­jer que ha re­sis­ti­do la dic­ta­du­ra, ha re­sis­ti­do la pri­sión, tor­tu­ra, etc., y que va a lu­char has­ta el fin por sus de­re­chos, en­ton­ces es po­co pro­ba­ble que ella re­nun­cie. La se­gun­da ra­zón, que es más re­le­van­te, es que, des­de el pun­to de vis­ta del cálcu­lo po­lí­ti­co, pa­ra el PT, se­ría un error lla­mar a elec­cio­nes aho­ra.

—Por­que el PT es­tá en su peor mo­men­to de los úl­ti­mos 20 años. Es­tá fuer­te­men­te afec­ta­do por las de­nun­cias y la apro­ba­ción es­tá muy ba­ja. No veo nin­gu­na ven­ta­ja en que Dil­ma re­nun­cie y con­vo­que a elec­cio­nes, por­que Lu­la, que se­ría el can­di­da­to, ten­dría una vo­ta­ción muy ba­ja. Es mu­cho más in­tere­san­te pa­ra ellos su­frir es­te im­peach­ment, y lue­go ha­cer una cam­pa­ña. Esa es la es­tra­te­gia de Dil­ma: ten­drá seis me­ses pa­ra de­fen­der­se, en­ton­ces ha­rá seis me­ses de cam­pa­ña, y re­co­rre­rá el país pa­ra ex­pli­car su ver­sión y, cuan­do su­fra el im­peach­ment en seis me­ses, ten­drá una na­rra­ti­va pa­ra usar en 2018, que es cuan­do el par­ti­do se pre­sen­ta­rá nue­va­men­te a las elec­cio­nes. Des­pués de un año y me­dio fue­ra del fo­co de las de­nun­cias, va a es­tar me­jor des­de el pun­to de vis­ta de la ima­gen y, por otro la­do, los par­ti­dos que fue­ron pro go­bierno, lue­go de dos años de ma­ne­jo de cri­sis que­da­rán más des­gas­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.