Fi­gu­ra de gru­pos ne­go­cia­do­res cons­ti­tu­ye ca­so atí­pi­co en paí­ses de la OC­DE

Así lo ar­gu­men­ta­ron los mi­nis­tros que emi­tie­ron el vo­to de mi­no­ría en el fa­llo del TC. Se­gún in­for­mes de la BCN y da­tos de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, en paí­ses ame­ri­ca­nos y eu­ro­peos exis­ten otras or­ga­ni­za­cio­nes que re­pre­sen­tan tra­ba­ja­do­res y que no son sin­di­cat

Pulso - - Economia & Dinero - JUAN PA­BLO PA­LA­CIOS “A río re­vuel­to pue­den ver­se fa­vo­re­ci­das po­si­cio­nes que no sien­do las ma­yo­ri­ta­rias, son más bien doc­tri­na­rias”, ad­vir­tió la pre­si­den­ta de la mul­ti­sin­di­cal, Bár­ba­ra Fi­gue­roa. J.P. PA­LA­CIOS

—Tras el fa­llo del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal ( TC), que echó por tie­rra la ti­tu­la­ri­dad de los sin­di­ca­tos en el pro­ce­so de ne­go­cia­ción co­lec­ti­va y es­ta­ble­ció que el de­re­cho a ne­go­ciar es de ca­da tra­ba­ja­dor, Chi­le se­ría un ca­so ex­cep­cio­nal den­tro de los paí­ses de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co (OC­DE) -en­ti­dad de la cual for­ma par­te-, al se­guir per­mi­tien­do la exis­ten­cia de los gru­pos ne­go­cia­do­res en pa­ra­le­lo a las or­ga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les. Lo an­te­rior, si no pros­pe­ra el pro­yec­to de re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal de los se­na­do­res de la DC que pre­ten­de re­po­ner la ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal.

Así lo hi­cie­ron ver los mi­nis­tros del TC Car­los Car­mo­na (pre­si­den­te), Gonzalo García, Do­min­go Her­nán­dez y Nel­son Po­zo, en su vo­to de mi­no­ría en el dic­ta­men del Tri­bu­nal.

“En las re­la­cio­nes co­lec­ti­vas de con­tra­ta­ción de­be pri­mar la bue­na fe, va­lor fun­da­men­tal de ho­nes­ti­dad in­te­lec­tual pa­ra en­ten­der que los gru­pos ne­go­cia­do­res son un ejem­plo atí­pi­co y cons­ti­tu­ye un re­tro­ce­so en pers­pec­ti­va com­pa­ra­da. Exis­ten or­ga­nis­mos dis­tin­tos a los sin­di­ca­tos en el mun­do que pue­den ne­go­ciar pe­ro to­dos ellos con po­der su­pe­rior al que el le­gis­la­dor les ha re­co­no­ci­do en Chi­le”, di­cen los ma­gis­tra­dos.

So­bre la ba­se de in­for­mes que pre­pa­ró la Bi­blio­te­ca del Con­gre­so Na­cio­nal (BCN) y da­tos de la Co­mi­sión Eu­ro-

¿Qué ha pa­sa­do? La fi­gu­ra de los gru­pos ne­go­cia­do­res es atí­pi­ca den­tro de los paí­ses de la OC­DE y de la re­gión, se­gún da­tos de la BCE y de la Co­mi­sión Eu­ro­pea.

¿Por qué ha pa­sa­do? Esa fue la con­clu­sión a la que lle­ga­ron los mi­nis­tros que emi­tie­ron el vo­to de mi­no­ría en el fa­llo del TC que de­cla­ró in­cons­ti­tu­cio­nal la ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal y la su­pre­sión de los gru­pos ne­go­cia­do­res.

¿Qué con­se­cuen­cias tie­ne? Con el dic­ta­men, se va­li­da la co­exis­ten­cia de los sin­di­ca­tos y los gru­pos de tra­ba­ja­do­res en la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va. pea (CE), se de­ja en evi­den­cia que en le­gis­la­cio­nes de paí­ses ame­ri­ca­nos y eu­ro­peos (ver ta­bla) la ma­yo­ría de las or­ga­ni­za­cio­nes que re­pre­sen­tan a tra­ba­ja­do­res y que no cons­ti­tu­yen sin­di­ca­tos, no ne­go­cian co­lec­ti­va­men­te, y cuan­do lo ha­cen es­tán so­me­ti­das a res­tric­cio­nes de re­pre­sen­ta­ti­vi­dad y su cons­ti­tu­ción es re­gu­la­da por la ley. Asi­mis­mo, tie­nen otras fun­cio­nes que no coin­ci­den con los ro­les del sin­di­ca­to, co­mo la co­ges­tión de la em­pre­sa. Tam­bién la ma­yo­ría de es­tas or­ga­ni­za­cio­nes efec­ti­va­men­te re­pre­sen­tan a los tra­ba­ja­do­res de una em­pre­sa, ya sea por­que son ele­gi­dos de­mo­crá­ti­ca­men­te y por ma­yo­ría, o por­que só­lo pue­den ne­go­ciar cuan­do re­pre­sen­tan a un por­cen­ta­je ma­yo­ri­ta­rio de los tra­ba­ja­do­res de una em­pre­sa.

“Los gru­pos ne­go­cia­do­res chilenos tie­nen por ca­rac­te­rís­ti­cas esen­cia­les el de per­mi­tir la acu­mu­la­ción de in­tere­ses co­lec­ti­vos de los tra­ba­ja­do­res en un mo­men­to de­ter­mi­na­do, ne­go­ciar­los a tra­vés de un con­ve­nio co­lec­ti­vo y des­apa­re­cer del or­de­na­mien­to sin que exis­ta afi­lia­ción, re­pre­sen­ta­ción ni ca­pa­ci­dad de fis­ca­li­zar el cum­pli­mien­to del mis­mo con­ve­nio. ¿Al­gu­na or­ga­ni­za­ción de tra­ba­ja­do­res del pri­mer ni­vel de ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción real­men­te se asi­mi­la o se pa­re­ce a és­tos?”, cues­tio­nan los jue­ces.

En el ca­so de Es­ta­dos Uni­dos, se se­ña­la que no exis­ten or­ga­ni­za­cio­nes no sin­di­ca­les de tra­ba­ja­do­res y que só­lo se ne­go­cia con “unit of em­plo­yees”, que son equi­va­len­tes a “unions” o sin­di­ca­tos. Su cons­ti­tu­ción es for­ma­li­za­da, y sus di­ri­gen­tes re­pre­sen­tan a los tra­ba­ja­do­res.

En Ale­ma­nia es­tán los “Be­triebs­rat”, que son ór­ga­nos de re­pre­sen­ta­ción uni­ta­ria y de co­ges­tión de la em­pre­sa y ex­cep­cio­nal­men­te pue­den lo­grar acuer­dos co­lec­ti­vos con la em­pre­sa.

En Ita­lia, Ir­lan­da, Sue­cia, Fin­lan­dia y Reino Uni­do, só­lo exis­ten sin­di­ca­tos. Mien­tras en Fran­cia es­tán los co­mi­tés de em­pre­sa, que no tie­nen fa­cul­tad pa­ra ne­go­ciar co­lec­ti­va­men­te. Reúnen a em­plea­do­res y tra­ba­ja­do­res, sien­do pre­si­di­dos por los pri­me­ros.

A ni­vel re­gio­nal, en Ar­gen­ti­na es­tán los de­le­ga­dos de per­so­nal, que son ele­gi­dos por los tra­ba­ja­do­res y ne­go- cian só­lo en con­jun­to con el sin­di­ca­to. En Colombia es­tán los gru­pos de tra­ba­ja­do­res no sin­di­ca­li­za­dos, que no re­pre­sen­tan a los tra­ba­ja­do­res, pues los efec­tos se apli­can a quie­nes ce­le­bran o ad­hie­ren con pos­te­rio­ri­dad a esa ne­go­cia­ción, y se les prohí­be el de­re­cho a ne­go­ciar co­lec­ti­va­men­te si hay un sin­di­ca­to que agru­pe a más de la ter­ce­ra par­te de los tra­ba­ja­do­res.

En Bra­sil, en tan­to, no es­tán per­mi­ti­das las or­ga­ni­za­cio­nes no sin­di­ca­les de tra­ba­ja­do­res. —La pre­si­den­ta de la Cen­tral Uni­ta­ria de Tra­ba­ja­do­res (CUT), Bár­ba­ra Fi­gue­roa, cri­ti­có las po­si­cio­nes dia­me­tral­men­te opues­tas en las que se man­tie­nen los mi­nis­tros de Ha­cien­da, Rodrigo Val­dés, y del Tra­ba­jo, Ximena Rin­cón, res­pec­to de las im­pli­can­cias del fa­llo del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal (TC) so­bre el fu­tu­ro de la Re­for­ma La­bo­ral.

“Ge­ne­ran un es­pa­cio de ten­sión y de con­fu­sión don­de a río re­vuel­to pue­den ver­se fa­vo­re­ci­das po­si­cio­nes que no sien­do las ma­yo­ri­ta­rias, son más bien doc­tri­na­rias. Ba­jo esa pre­mi­sa, pu­die­sen im­po­ner­se. Lo sa­lu­da­ble se­ría que el Eje­cu­ti­vo man­tu­vie­se tem- EE.UU. Es­pa­ña Ale­ma­nia Fran­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.